Carta a la Luna 380 – Ciego

Vamos a decir las cosas claras
porque esto está muy turbio
vamos, que no dices nada
y esto es tan, tan absurdo

Ahora que aprendo a observar
ya no vivo de espejismos
ahora, que no queda nada más
vamos a dejarnos de eufemismos

La mentira era cierta y no verdad
tú sonríe hacia donde quieras
la mentira, la moneda universal
yo sonrío, pero es una pena

Nadie sabe, nadie dice, nadie vio
todo pasa y esto pasará
nadie, como siempre, sólo yo
por abrirme y enseñar el corazón…

Carta a la Luna 336 – Mañana es mejor

La conciencia claudicó
esta noche siempre empieza
delirando el corazón
se vistió y se marchó
la promesa se quebró
pero sigo en una pieza
creo yo…
el descanso ahora me espera
debo hacerlo a mi manera
el camino y la caída
la historia que no termina
mañana será mejor.

Carta a la Luna 326 – No seré yo

Todo disperso al rededor
absurda y torpe la razón
seré un recuerdo un rato
un cuadro en el salón
y no seré yo…

Todo de pronto se nubló
hasta el tiempo se paró
seré una frase escrita
quizás una oración
y no seré yo yo…

Todo es nada al final
tal vez no sepa regresar
seré un beso antiguo
en vías de extinción
y no seré yo.

Carta a la Luna 309 – Partiendo

Partió la senda y me dejó
despistando a la ilusión
partió el camino en mi reloj
no vi a la noche apagar el sol.

Partió mi voz y silenció
la melodía en tu rincón
partió el ayer, ahora es hoy
y aún retumbo, aún estoy.

Partió el calor y aquí enfrió
quise abrigarte en mi corazón
partió el disparo y me alcanzó
aún escribo, aún soy yo.

Carta a la Luna 188 – Tú, Luna

Medias luces, espacial, no dormir, dejar de soñar, el fantasma de mi peor versión exiliado, tú y una canción, siempre tú, por este camino tú, mi corazón y tú asociados, tú y yo extrañando…

La explosión que no sé oyó, magia, tú sonrisa y yo a pintar, tratando a veces de abrazarla, clavada en el centro de mi, tú, y nada se parece a ti, te quiero, aunque no estés aquí, te veo, tú y yo viajando…

Las palabras para decir, lo que llevo, te siento desde aquí, en algún lugar lejano del espacio, tú sin mi, yo sin ti escribiendo, manteniendo cuerda a la locura, expandiendo mi libertad, mi verdad, tú y mi vida enamorada, dedicándote otra carta , tú Luna, tú y yo sin ti.

Carta a la Luna 120 – Este viaje

Este viaje es extraño me hace daño pero también me hace bien, viajo solo durante un par de años, voy besando un papel, firmando cada carta que te escribo y no respiro sin quererte, durmiendo siempre vuelvo a verte, desde el filo de mi mente ya no se puede volver y el corazón me late tan fuerte, que a veces no sé que hacer…nunca estuve tan enamorado y me cuesta comprender.

Este viaje es honesto, ya no miento, estoy dispuesto a ser libre a cualquier precio, no me importa recorrer el universo, no respiro sin quererte, durmiendo siempre vuelvo a verte, desde el centro de mi pecho un idioma que no logro entender y la piel me late tan fuerte, a veces no sé que hacer…nunca estuve tan inspirado y me cuesta comprender.

Este viaje es criminal pero me salva, un poco maltrecho pero me siento en forma, eso es un hecho, no existe ninguna norma universal o en mi columna vertebral, que me pueda acobardar, respiro mejor si estás conmigo y no me importa lo que piensen los amigos, aunque hiele aquí, contigo hace mucho menos frío, sé que puedo esperarte antes de empezar a congelarme, no espero que sea fácil este viaje es un misterio, nadie sabe el fin del cuento, el final guarda silencio, yo, mis cosas, tú, las tuyas, nuestras cruces sobre el cuerpo, a veces ya no sabemos lo que debemos hacer…nunca es siempre y para siempre puede ser un rato, a veces cuesta comprender.

Carta a la luna 45 – Hoy vamos

Hoy que pintaste un poco de luz de plata en mi noche,

vamos a sonreír, cantar y abrazar, que invito yo,

vamos a volvernos locos en medio de un beso…sin prisa,

vamos a ponerle el soundtrack a la vida con tu risa.

Hoy sigo flotando en el espacio y el viaje está contento,

vamos a bailar, que aunque no sea muy bueno yo lo intento,

vamos a romper algunas reglas hasta que ya no quede ninguna,

vamos a soñar con una historia entre un hombre y la luna.

Hoy que ya no puedo dar marcha atrás, que no me voy a rendir,

vamos a pasear por el universo, libres, dejémos al corazón rugir,

vamos a quitarnos la armadura, para entre las estrellas podernos fundir,

vamos a confiar en nuestra suerte, vamos a atrevernos a sentir.

Carta a la Luna 40

El viaje continua, es por momentos accidentado pero puedo con ello,

ahora que no te veo, sólo cuento con mi memoria enamorada y un sueño…

tengo tus ojos y sonrisa en mis manos al escribir y estoy bien con eso.

Mientras pasa a mi lado una estrella fugaz deseo que seas feliz de verdad,

que jamás te detengas y sigas creando, que te atrevas a vivir en libertad…

tengo canciones, dibujos, momentos de ti y un deseo latiendo sin parar.

Me ayudaste a liberarme de cadenas imaginarias y aquí estoy yo, tal cual soy,

viajando sin miedo, sin ti pero contigo y por fin, conmigo contento voy…

no sé si éste será mi viaje final…sólo sé que aún sin aire, voy a continuar.