Carta a la Luna 174 – Después de la vida

Después del deseo en una estrella, después de la tormenta y la marea, después de mis manos y mil cartas, después de vestirme de astronauta, después de un beso en la memoria, después del final de mis historias, después de mi derrota y mi victoria, después de todo lo que  yo viva, siempre estarás tú.

Después del milagro del amor, después de los golpes del dolor, después de cruzar todo el espacio, después de aprender a ir despacio, después de tú sonrisa y su efecto, después de mi huída y tú regreso, después de mis noches y tus días, después de todo lo que yo viva, siempre estarás tú.

Después de decirte que te quiero, después de vivir, por ti me muero, después de un café y un té rojo, después de la vida y sus antojos, después de un abrazo justiciero, después de escribir por ti de nuevo, después de un dibujo enmarcado, después de todo lo que ha pasado, después siempre es antes porque vuelves, después de todo eres la luna, después de ti no existe ninguna, después de todo lo que yo viva, siempre estarás tú.

Carta a la Luna 132 – Tu dirección

Vuelves si te vas, frente a mi cuando no estás, herida que reta a mi corazón, locura inevitable de la razón, vuelves cuando no dices adiós, hablaste cuando la música terminó, cortaste de raíz la explicación, vuelvo a mirar en tu dirección.

Vuelves cuando ya no estás aquí, lloro cuando tendría que reír, un disparo en tu nombre hacia el sol, escribo otra carta por amor, vuelves porque no te despediste, sueño sin querer que apareciste, desapareces a continuación, vuelvo a mirar en tu dirección.

Vuelves a pesar de no estar, corres cuando aprendí a caminar, el infinito resumido en unas horas del reloj, el silencio silenciado por mi voz, vuelves aquí porque yo también volví, lo que siento y tu dosis de inspiración, vuelvo a mirar en tu dirección.