Carta a la Luna 338 – Debajo del sur

Luces ausentes, ya no volverá
espacio pendiente, espacio final
yo llevo conmigo, el sueño y la sal
abrió este abismo, pronto no habrá más

Cometas terrestres, princesa lunar
sonido envolvente, eclipse total
yo empujo mis pasos, evito mirar
el sur me reclama, ya no va a esperar

Cartas que no vuelven, eligen volar
palabras que sienten, sin punto final
yo dejo la mente, vuelvo a respirar
caída inconsciente, vuelvo a comenzar.

Carta a la Luna 337 – Soñando al despertar

La herida era un fantasma
una frase ensayada, enyesada
este astronauta ahora parte
se rompe en olas sobre el mar
reúne un respiro para el final
la gravedad ahora pesa un poco más
las cartas que no llegan
de mi se olvidarán
que encierro puede ser la libertad
cuando sales a volar, pero sin alas
eres preso de la brisa en picada
en segundos eres nada y aceleras
apretando el corazón
mientras sientes que no llegas
pero ya no eres, eras
golpeaste otro paisaje
te adueñaste de un instante
hombre del espacio
duérmete despacio y sueña
sueña al despertar.

Carta a la Luna 92 – Viaje Lunar 2 – Día 5

Con la sinceridad a niveles espaciales,
te digo que te quiero y que te espero,
viví en el mar, luego volé a otra ciudad
y ahora soy astronauta en cero gravedad,
no estoy loco, pero me faltó poco,
ahora estoy contento y te siento hasta en el viento,
no soy del cuento ni el príncipe ni el dragón,
mientras pelean soy el que trepa a tu balcón,
ese que sueña mientras dibuja un corazón,
el que sonríe cuando escucha tu canción,
soy este tipo que no se quiere rendir,
ese que haría lo que sea…por verte feliz.

Estoy seguro que no soy el primero,
pero tal vez sea el único que en tú galaxia es forastero
por una oportunidad, perdida en un millón,
de poderte tocar y tenerte a mi lado,
no estoy solo, tu siempre estas conmigo al volar,
yo quiero darte un abrazo estelar…
de esos que dejan huella y que se suelen extrañar,
yo quiero ser ese motivo principal
para que sonrías y tengas ganas de cantar,
soy la esperanza de ese que late en mi pecho,
ese que viaja sin parar y va derecho,
soy este tipo que te puede asegurar,
el infinito no se puede comparar
cuando apareces y me pones a temblar,
la existencia es muchísimo mejor, si es contigo.

Carta a la Luna 67

Yo era un tipo perdido en la idea de nunca encontrarte y no poder inventarte,

soñando con ese suceso imposible y perdiendo mi tiempo con la soledad,

de haber sabido entonces que eras real, hubiese cruzado nadando el mar.

Yo era un tipo enfadado de nudillos rosados por tanto pegarme a mi mismo,

por querer controlar al destino, luchaba, fumaba, bebía…vivía un espejismo,

de saber que existía alguien como tú…hubiese cruzado de un salto ese abismo.

Eres mi presente, lo más sorprendente que ningún sueño podría crear,

lo más bello que el universo se ha atrevido a inventar y he podido abrazar,

si puedo te regalo mi vida y te escribo un poema mientras dure la eternidad.

Eres mi mejor momento, te veo y el corazón me late contento, te quiere hablar,

cuando estás cerca mío siento por todo el cuerpo recorrer electricidad ,

si pudiera te diría “te quiero” justo antes de un beso y te llevaría a volar.

Carta a la Luna 52 – Buen viaje

Te vas de paseo a visitar otra galaxia, pero aquí conmigo siempre estás,

en las canciones que más quiero y el instante donde empieza mi alegría,

sigues siendo lo más lindo que veo, oigo y siento todos los días…

Aquí yo cuido de tu espacio, cada mañana te veré ahí sentada sonriendo,

y por las noches si tengo suerte, esperándome en algún sueño…

Yo caliento el corazón entre mis manos para escribirte alguna oración,

mientras tu energía, que es fuerte y se queda, me regala inspiración.

Hice un alto en mi camino y me detengo un momento a descansar,

y les cuento una historia a las estrellas que se tuvieron que quedar,

sobre un tipo nadando entre nebulosas a la luz de una princesa espacial.

Estar aquí con tu recuerdo y aún sintiéndote tan fuerte me asusta un poco,

no entiendo a veces este magnetismo inevitable, pero sé que no estoy loco.

Me despertaste de manera irreversible, ya no estoy varado, ahora fluyo…

luna viajera, jamás sentí tanto como lo que siento con sólo estar cerca tuyo.

Buen viaje y no temas volar, sonríe no te muerdas las uñas y ponte a cantar…

este astronauta enamorado, aquí escribiendo contento, te va a esperar.