Carta a la Luna 217 – Vivo y sin ti

Esta noche perdí el miedo, el reloj se me rompió, el calor poco a poco se apagó, no sentí que respiraba y muy poco el corazón, tengo todavía tatuada tu canción, quisiera romper las sombras para ver si estás ahí, duele tanto estar vivo y sin ti.

Esta noche la tormenta, abrazó y me pegó, creí verte pero era una ilusión, no siento que estoy despierto y me olvido de quien soy, tengo el pecho abierto sin temor, quisiera que el sol brillara para ver si estas ahí, duele tanto estar vivo y sin ti.

Esta noche no se acaba, todo gira sin control, tu recuerdo otra vez me alimentó, sabes bien de lo que hablo, sabes que te quiero tanto, seguiré por ti viajando aunque pierda la razón, quisiera estirar los brazos y alcanzarte desde aquí, duele tanto estar vivo y sin ti.

Carta a la Luna 213 – Allí y yo aquí

Allí en mi planeta los años arrasaron, las ideas se olvidaron y el recuerdo se perdió, aquí en mi cabeza el vacío pego fuerte y sentenció, aquí en esta noche de invierno ya no sé muy bien quién soy.

Allí en mi planeta te observaba desde casa, sentado en el balcón, aquí vine a buscarte y no puedo encontrarte, la belleza se perdió, aquí en estos días sigo vivo aunque no sepa bien si estoy.

Allí en mi planeta estaba mudo, siempre mirando al futuro y perdiéndome del hoy, aquí en esta parte del espacio, ahora respiro despacio y susurro tu canción, aquí en esta noche aún te espero y te guardo el corazón.

Carta a la Luna 207 – Espero que sepas

Sigo visitando el pueblo que construiste, sigo sintiéndome un poco triste, porque tu sonrisa se marchó, porque la que llevo guardada no es igual, es mejor en vivo, es mejor el corazón lleno que vacío, tu calor y no este absurdo frío, sigo contigo y cada vez menos conmigo.

Sigo confiando en lo que siento, en que todo esto es real y no un cuento, porque sentí cada segundo contigo tan fuerte, porque sigo escribiendo todos los días, porque te quiero aún sin tenerte, cada día en mis manos naciendo un poco de ti, cada día en el pecho muriendo un poco de mi.

Sigo adjuntando mis pedazos, sin inspiración intentando algunos trazos, porque tus ojos se llevaron el efecto de la musa, porque tengo la imaginación demasiado confusa, porque todavía respiro un poco de ti, el tiempo se ríe y aún se apiada de mi, espero que sepas que sigo AQUÍ.

Carta a la Luna 199 – Cruzando el espacio por ti

No sé si sigo vivo o simplemente sobrevivo, no sé que día es hoy porque aquí es siempre de noche, la gravedad, el blanco y negro espacial, filtraron algo en mi cabeza, no sé si estoy entero o me faltan piezas, el corazón ya no golpea al latir, quisiera engañar a la muerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si sigo cuerdo o en la cuerda floja, camino al filo de la locura, quisiera atar un lazo a tu cintura, soñar de nuevo contigo, luna, perdiendo fuerzas, mantengo el tipo, me trago todo lo que no digo, mis manos sólo quieren verte, no planeé sentirte tan fuerte, quisiera engañar a la suerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si respiro o me ahogo, si es agua o me hundo en el lodo, quisiera hacerme amigo del tiempo, mirarte y decir que te quiero, poder verte en el horizonte, pero nebulosas te esconden, no sé si tú tienes el remedio, ya sea un abrazo o veneno, quisiera saber si tienes algo que decir, mientras aún pueda seguir, cruzando el espacio por ti.

Carta a la Luna 198 – Te quiero

Quisiera decir lo que escribo, ganarle al tiempo y seguir vivo, ahora se acerca la locura y tú te fuiste con la cura, tengo un beso amarrado al corazón y aprieta tanto, tengo abrazos para ti aún guardados, te extraño y no sabes cuanto, creo oírte cuando canto, quiero alcanzarte y te quiero tanto…

Quisiera que ya no me duela, que el frío se quede por fuera, volverte a mirar y navegar por tu marea, tengo un conflicto con el aire, que ya no quiere alimentarme, tengo canciones que me suenan a tu nombre, tengo sin ti mucho vacío, yo me quedé y tú te has ido, quiero un motivo y te quiero tanto…

Quisiera seguir siendo artista, pero sin musa a la vista, la inspiración huele a traición y no sé yo, tengo el espacio sin estrellas, tengo cometas sin estela, un sentimiento que me declaró la guerra, tengo sin ti poco de mi, no sé porque no estás aquí, quiero encontrarte y te quiero tanto…

Carta a la Luna 192 – Todavía en movimiento

Todavía en movimiento, dentro de una poesía, sin gloria y sin pena, extraña condena, prefiero gastarme el corazón, en una sonrisa, aunque haya dolor, prefiero decir que te quiero y quedarme expuesto, porque simplemente es lo que siento.

Todavía en movimiento, dentro de mi centro, sin musa presente, en carne y hueso, prefiero estar muerto, por hacerme adicto a la luna, que nunca haberte encontrado y estar vivo, sin fuego, entre tantos, pero sin ti.

Todavía en movimiento, por el universo, sin buscar sentido, estando perdido pero decidido, en cada canción, algo todavía, en todas mis cartas, algo de mi vida, yo sigo y también sé resistir, sólo espero que seas feliz.

Carta a la Luna 171 – Noche apagada

Esta noche me apagaron el espacio, tengo que andar despacio, estrellas desenchufadas, la canción amordazada, esta noche es extraña porque tú no estás aquí, por suerte guardo algo de ti, la realidad y su venganza, yo me subí a la balanza a ver si peso más que un sueño, sonreiría pero no puedo, hace frío y no es posible ese gesto, estoy vivo porque sé que no estoy muerto, esta noche me cortaron la raíz.

Esta noche me apagaron el espacio, tengo que tener cuidado, un cometa me pegó, el cristal se me rajó y veo doble oscuridad, contra el pecho abrazo mi libertad y algo de ti, con eso pienso seguir, el calor y la esperanza, yo escribiendo a media luz y el invierno en mis dedos, cantaría pero no puedo, las palabras se congelan bajo cero, estoy vivo sólo porque sé que puedo, esta noche me cortaron la raíz.

Carta a la Luna 169 – Todavía sigo aquí

Sobre el manto negro de la noche inmutable del espacio, dibujando el camino hacia ti, sobre la piel un traje de astronauta alquilado, por lo pronto aguanta bien, sobre mi cabeza un gran casco, donde existo yo y el aire que respiro, porque todavía sigo vivo, sigo sintiendo y sigo aquí.

Sobre mil planetas he volado, abrigado por el fulgor de las estrellas, sé que no vine por ellas pero me hacen compañía, sobre mi puedes oír mil teorías, pero tú sabes bien quién soy, ese que envolvió para regalo el corazón, porque todavía sigo sintiendo, estoy vivo y sigo aquí.

Sobre tú sonrisa escribí varios poemas, algún dibujo, una oda y un esquema, pero aún con todo eso, tratar de describirla es blasfema, sobre mis ojos tú imagen infiltrada, cuando hace frío siempre quema, me perdí por encontrarme en tú mirada, pero vivo, porque todavía respiro, sigo sintiendo y sigo aquí.

Carta a la Luna 166 – Bienvenido

Adiós tierra natal planeta con mares de sal, adiós lugar de mentira, de las puertas de salida, del naufragio cada día, adiós rincón de la soledad junto a todo el mundo, bienvenido este viaje lunar, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós despertar de soñar con lo que no tenía, adiós a atentar contra mi propia vida, de entre la espada y la pared me mudé, de un delirio de estupidez renegué, bienvenido este viaje espacial, bienvenido este viaje que no tiene al final.

Adiós al terror de ese lobo feroz viviendo en el espejo, adiós a verte sólo en reflejos, tengo todo lo que necesito, sin oxígeno pero todavía respiro, todavía estoy vivo, bienvenido este viaje especial, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós al disfraz, a la suerte en el azar, al milagro de cualquier santo, si no te escucho, ahora canto, adiós al silencio entre cada canción, no se acaba el ritmo de mi corazón, bienvenido este viaje inmortal, bienvenido este viaje que no tiene final.

Carta a la Luna 135 – Volví a despertar

Sigo despertando, porque me dormí, las heridas con antojo de sal, la noche mantiene esa sensualidad espacial, la luz se abstiene y siempre vuelvo a cantar, no vuelvo a soñar, volví a despertar.

Sigo anestesiando ese golpe frontal, sigo acariciando tu recuerdo y nada más, mañanas sin más que yo conmigo, que diferente era todo contigo y otra vez intento respirar, no vuelvo a soñar, volví a despertar.

Sigo viajando por un camino, embarrado de destino y mis pasos tropezando una vez soñaron que flotaban, el amor ausente de repente por capricho juvenil, yo latente, tú estando sin estar y no vuelvo a soñar, volví a despertar.

Sigo cantando sin canciones, todas eligieron a mamá, me quedé sin la custodia, con un tatuaje de tu boca dando un beso en la memoria, aprendiendo a convivir con eso doy un paso más y no vuelvo a soñar, volví a despertar.

Sigo y ya no persigo, frío pero todavía vivo, duele pero aún sonrío, eligiendo siempre la sensación de un abrazo, ciertos momentos como un balazo y vuelvo a apretar los dientes, nada existe si no haces lo que sientes, luna, todo pasa, envejece, encantadores de serpientes dando siempre la razón, yo siempre doy el corazón y no tengo nada más, ya no vuelvo a soñar, hoy volví a despertar.