Carta a la Luna 393 – Todavía astronauta

Siento el cristal delgado de la vida
por momentos, arañando en el viento

Siento el aroma del desierto de un adiós
aferrándose, a este corto tiempo

Siento esta noche el ayer de la mañana
de aquella luz antigua en mi ventana

Siento dibujarse una sonrisa extraviada
todavía astronauta, en mis manos, una carta.

Carta a la Luna 392 – Sonríe y mira

La violencia de aquella sonrisa
rompiendo el crimen de una pena
la curva haciendo cicatriz en el dolor
la vida vibrando otra vez alrededor

Los ojos reflejando un beat del corazón
robándole estrellas al espacio
dibujándote en ellos muy despacio
sintiendo sin palabras, hablando sin razón.

Carta a la Luna 350 – Medianoche y más

Medianoche, escribiendo en una estrella
desechando, sin problema mis ideas
el espacio ahora gira, entre vértigo y caída
soy de mi, ahora de todos
estoy rodeado, estoy solo

Medianoche, asomado a la ventana de mi vida
sujetando fuerte al corazón en la cornisa
el espacio ahora sabe a despedida
soy momentos, poco eterno
tanto frío, aún latiendo

Medianoche, a la sombra de un recuerdo
anestesia enamorada, pateando el proceso
el espacio ahora fluye más despacio
soy el mismo, ahora extraño
soy la huella, dando un paso.

Carta a la Luna 323 – Poco sabor

El sabor del espacio ahora
es tan frágil, tan escaso
es más plano a cada paso
sabe un poco también a ti
sabe a ruido, a espejismo
el sabor de esta sombra
que me abraza y me devora
es primario y muy antiguo
sabe a falso, sabe a engaño
las estrellas espolvoreadas
y aún no sabe
no sabe a nada
el crujir de mis pisadas
sobre mi ultimo camino
traen al eco intrigado
si mi voz siguiera viva
si quisiera enfocarte
la canción se fue con ella
a sembrar en otro valle
el desierto de las penas
lo dejé a punto de lluvia
mis dibujos y mis manos
mi sonrisa verdadera
la mirada gritó tanto
pero se usa la cabeza
para hablar de sentimientos
y que pena
que condena
al del centro le usamos para cuentos
como acento en una frase
un tatuaje, un poema, un anclaje
corazón es el reflejo
de lo que llevamos dentro
sólo un nombre
un motor representante
somos vida y somos muerte
somos también algo de suerte
y somos magia
no un traje, unos zapatos
o una máscara
para siempre o sólo un rato
la apariencia es la demencia
el reflejo accidentado
de un modelo obligado
astronauta o sólo un tipo
o algún tipo de astronauta
un intento, un regalo
sin ningún destinatario
voy mejor y voy helado
aún escribo, a veces canto
ya no espero, ya no extraño
queda poco y será un año.

Carta a la Luna 322 – Fuera del aire

Si supiera lo poco que queda
si supiera que decir al final
hundo huellas y un quizás
este tipo ya no volverá

Cruzaré el mar oscuro
hacia el sur mi vida caerá
las estrellas harán fotos
de lo que ya jamás será

Ahora el miedo es absurdo
ahora que no hay marcha atrás
el astronauta que escribía
dejará el aire y se apagará.

Carta a la Luna 315 – Treinta y tres

Treinta y tres años
los ojos cansados
corazón intacto
viaje de espacio
prueba y ensayo
quizás astronauta
con todo y nada
años que pesan
termina y comienza
la ruta infinita
la sal de la vida
sonrisa dormida
despierta en herida
y se siente más viva
disparo errante
buscando guarida
pasión delirante
artista flotante
un paso sumando
el sendero restando
pronto seré un sueño
pronto seré eterno.

Carta a la Luna 302 – Menos viaje

Este viaje acaba y muere
sin respirar, fue tener suerte
y ver la vida tan diferente
sin ti, contigo y estar ausente

Este viaje va a terminar
y todo vuelve a empezar
te quise tanto y me encontré
porque me fui, no volveré

Este viaje también es tuyo
esta canción, este susurro
el corazón que llevo roto
aún sonríe, aún lo noto.