Carta a la Luna 347 – Noches bajo el sol

Noches bajo el sol, a unos metros
arrastrando este traje, este secreto
desterrando a mi cabeza poco a poco
liberándome de todo, viajo solo

Noches bajo un rayo golpeando
desvistiéndome sin prisa, caminando
abrazando el corazón con mucha fuerza
disparando lo que siento con crudeza

Noches bajo el peso del océano
ahogado, pero sigo respirando
naufragando tan contento y sin remedio
desgastando el recuerdo con el tiempo.

Carta a la Luna 313 – Preparativos

Las estrellas se despiden
lagrimas que me sonríen
ahora me voy pero yo no
me guardarán en la memoria
se contará alguna historia

Tengo fuerte el corazón
mantengo lejos mi razón
descoso rastros de dolor
aprieto fuerte algún recuerdo
rompo el sueño y me despierto

Aún cubierto de astronauta
escribo y viajo en otra carta
observo el aire mientras escapa
es momento de tocar el suelo
es momento de dejar el cielo.

Carta a la Luna 297 – Magia, tal vez

Magia, llámalo magia
que me permite estar aquí
realidad disfrazada quizás
recurso en curso por sobrevivir
fin, sé que es hora del fin
llega a gotas pero llega
esta vez lo voy a permitir
quería romper nuestras fronteras
quería escapar muy dentro de ti
respiro y existo un rato
desvisto el misterio de mi
aún astronauta novato
aún la verdad al mentir
luna, que giraste oscura
luna, que incendiaste el alba
luna, fue por ti y por ninguna
luna, ahora viajo en calma…

Carta a la Luna 291 – Si parece

Si parece que me apago
y viajo al revés
si te escribo por un año
cometas de papel
si me extrañas algún día
allí donde tú estés
mándame una sonrisa
quizás la pueda ver.

Si parece que me gasto
y olvido hasta la piel
si parece que me pierdo
es porque me encontré
si vuelve esa melodía
e inunda lo que ves
luna, cierra las pestañas
y déjala vencer.

Carta a la Luna 250 – Viajo y sigo

Viajo dentro de tu distancia,
sigo sucediendo sin querer,
sigo resistiendo al pasado,
viajo y no pienso en volver.

Viajo con un feeling vagabundo,
sigo apostando a mi verdad,
sigo y sobrevivo moribundo,
viajo y no pienso regresar.

Viajo apretando lo que siento,
sigo intentando respirar,
sigo abrazando tu recuerdo,
viajo y no pienso renunciar.

Carta a la Luna 150 – Acompañando al corazón

Las rutas del espacio gritan sólo en silencio, no me detengo ni un momento, ya no duermo y no contengo la palabra al escribir, sólo siento y estoy contento porque si, estoy despierto para mi, parece que no hay nada junto a mi en este mapa, no te preocupes por eso, va conmigo todo el universo…viajo solo, acompañando al corazón.

Las grutas en los mares espaciales me protegen, para poderte escribir algo de mi, de este viaje interminable y lo difícil que fue a veces aquí, pero si dolió también aprendí, ahora siento la sonrisa, que hace eco en la brisa, sabes que estás conmigo, hace frío pero no hace falta abrigo…viajo solo, acompañando al corazón.

Las multas acumuladas fueron pagadas, el equipaje era inútil en este viaje y lo perdí, cada palabra, una mirada por la ventana y soy feliz, se aburrió de mi el tiempo y se fugó con mi reloj, una canción y todo está mucho mejor, me gustó esta semana y nadie sabe que será mañana…viajo solo, acompañando al corazón.

Carta a la Luna 140 – No sé si estás

Cuando un huracán te quiere arrancar de mi, cuando se me inundan los ojos por ti, cuando el corazón no sabe que pasa aquí, entonces siempre le hago caso a lo que siento…cuando te busco y no sé si estás.

Cuando me mirabas y mi adicción por ti, cuando cantabas lo que iba a decir, cuando escribo y cada palabra me golpea, cuando respiro y huele a ausencia, cuando en el espacio me siento un intruso y cuando te busco…no sé si estás.

Cuando el sonido me recuerda a ti, cuando soñaba y ahora sin dormir, cuando sonrío y todavía siento frío, cuando no estás tú, un tono azul, cuando viajo solo y sin tu luz, cuando miro y no se ve…cuando te busco y no sé si estás.

Carta a la Luna 128 – ¿Dónde?

El astronauta parpadeó, una nube espacial mareó el norte del compás natural en su camino estelar…y de repente perdió de vista a la luna, acostumbrado a la suerte de poder verla a diario, estos días extraños le juegan malas pasadas…él sigue escribiendo, él sigue sintiendo….tal vez hoy la vuelva a ver, tal vez no.

Ahora viajo solo acompañado de todo y de nada, el universo no se levantó de la cama y bosteza estrellas cada medio minuto, no necesito refugio, me quedo expuesto y así estoy bien y hasta contento, sin nada que esconder y sin perderme de mi propia vida, flotando conmigo a la deriva y con el corazón incendiado, el calor por mis venas, muy lejos las penas…y dónde estas tú?

Ahora sueño solo y sueño contigo seguido, tengo la enfermedad de tu sonrisa de capitán de mis latidos, tan fuertes que hasta el pecho se me ha partido, me quedo un rato en silencio sin querer entender lo que no entiendo, simplemente sonriendo y let it be, todo cambió desde que te conocí y sigue cambiando y es así, el corazón siempre pateando, yo siempre cantando…y dónde estás tú?

Ahora quiero tanto, arde tanto, espero tanto y no hago más el tonto, estoy creando y escribiendo gracias a tu regalo, estoy atento al golpe de la idea empezando en tu recuerdo, yo me acuerdo y lo siento todavía, nunca fue mentira o fue menos, aunque lejos no me alejo ni un momento, siempre empiezo el día abrazado a lo que me haces sentir, estoy aquí en el espacio y esta carta es para ti…dónde estas tú?