Carta a la Luna 354 – Sucede nuevo

Los vacíos en el cielo dicen algo
los instantes cuando todo es extraño
y quizás caer, romperme y no morir
despertar, esto no es el final

Las cenizas del espacio no lo entienden
todo inmerso en tus mares de repente
y quizás cerrar los ojos para ver
el soñar, enmascara la verdad

Los recuerdos se interpretan en mis manos
tus sonidos desgarrando este ensayo
y quizás no vuelva a verte otra vez
sin parar, el tiempo volvió a nacer…

Carta a la Luna 303 – Mientras sigo

Desde mi, todo lo que queda
desde aquí, llueve la marea
pude verte, desde la casualidad
esta noche, reflejada sobre el mar

Desperté, sigo mi camino
escapé, del bluff de mi destino
saludé, al ver caer el día
y recorrí, las luces de salida

Escuché, la misma melodía
y subí, sintiendo la caída
recordé, a golpe de sonrisa
y respiré, sentado en la cornisa

Conspiré, en contra del dolor
y naufragué, sintiéndome mejor
hoy escribí, una más para ti
mientras estoy, aún sigo por aquí.

Carta a la Luna 300 – Después de todo sigo aquí

Después de trescientas cartas
sigo escribiéndole a la luna
sigo entre estrellas, entre tantas
pero similar, ninguna
después de un golpe de suerte
y otro del olvido
después del tiempo
aquí sigo vivo.

Después del pasado
sólo tengo presente
voy más desgastado
pero jamás ausente
un beso y sonrisa
aprendí por fin a verte.

Después pero antes
que sea tan tarde
después de hablar tanto
y al final, en realidad, nadie sabe
después todo, es igual
después, volveré a estar.

Carta a la Luna 218 – Cuando tú no estás

Sigo vivo por los pelos, sigo en busca del tesoro, aún respiro de algún modo y si apareces en mi mente soy feliz, vuelvo a tomar las riendas, flotando en el espacio sideral, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Sigo vivo y en camino, sigo olvidando sobre mi, aún te espero con los brazos bien abiertos y un regalo para ti, vuelves a encender mis venas, si recuerdo tu sonrisa espacial, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Sigo entero pero partido, sigo deseando verte llegar, aún te quiero y es tan intenso, me enamoro si pienso en ti, te vuelvo a escribir princesa, tu efecto es inmortal, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Carta a la Luna 199 – Cruzando el espacio por ti

No sé si sigo vivo o simplemente sobrevivo, no sé que día es hoy porque aquí es siempre de noche, la gravedad, el blanco y negro espacial, filtraron algo en mi cabeza, no sé si estoy entero o me faltan piezas, el corazón ya no golpea al latir, quisiera engañar a la muerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si sigo cuerdo o en la cuerda floja, camino al filo de la locura, quisiera atar un lazo a tu cintura, soñar de nuevo contigo, luna, perdiendo fuerzas, mantengo el tipo, me trago todo lo que no digo, mis manos sólo quieren verte, no planeé sentirte tan fuerte, quisiera engañar a la suerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si respiro o me ahogo, si es agua o me hundo en el lodo, quisiera hacerme amigo del tiempo, mirarte y decir que te quiero, poder verte en el horizonte, pero nebulosas te esconden, no sé si tú tienes el remedio, ya sea un abrazo o veneno, quisiera saber si tienes algo que decir, mientras aún pueda seguir, cruzando el espacio por ti.

Carta a la Luna 197 – A veces creo verte

Otra vez vuelve a anochecer, cubrió una sombra la ilusión, en mi cabeza la razón se extinguió, por los caminos de mis venas, sigue viajando el calor, sobre la piel el frío me anestesió, no sé dónde fuiste a parar, ¿por qué no te puedo encontrar?, a veces creo verte pero no estás.

Otra vez vuelve a anochecer, cantó una estrella tu canción, en mi sistema tu sonido se quedó, perdí la luz y el color, perdí el aroma y el sabor, cuando te fuiste te llevaste lo mejor, no sé dónde fuiste a parar, ¿por qué ya no puedo soñar?, a veces creo verte pero no estás.

Otra vez vuelve a anochecer, perdido siento que me voy, en mi cabeza todo ya desconectó, por el recuerdo que se aferra, resiste aún mi corazón, el traje de astronauta ya se me rasgó, el aire dice que se va, mientras escribo para ti, envío en el sobre un trozo más de mi, no sé dónde fuiste a parar, si estas palabras llegarán, a veces creo verte pero no estás.

Carta a la Luna 137 – Te espero desde aquí

Subido en un árbol espacial, observo la distancia criminal y el tiempo muerto reviviendo para mi, espero que un día aparezcas aquí, espero abrazándome para engañar al frío, espero y hago este bosque mío, escribo protegido del qué dirán, escribo enamorado, te veo aunque no estás…te espero sin dormir, te espero desde aquí.

Mirando el horizonte espacial, estrellas y cometas pero tú no estás, el corazón experimenta un panic attack, mis textos describiendo toda mi verdad, no sueño más, espero con canciones, mis condiciones sólo son querer y amar, nada más, no existe más y la verdad es que te siento pero no estás…te espero sin dormir, te espero desde aquí.

Sonriendo si recuerdo tu risa espacial, mañanas en desiertos, viajo por dunas de sal, quisiera verte luego, otro café de aquellos, quisiera sólo un beso y hacer todo esto real, espero inspirado igual, espero en un laberinto sensorial, espero que sonrías siempre luna, haz lo que sientas para estar segura que es de verdad, yo siento otra vez esta mañana tu figura entrando…pero no estás…te espero sin dormir, te espero desde aquí.

Carta a la Luna 121 – Todo por fin va a mejorar

Se acabó nuestra prisión mental, esos barrotes de barro y desiertos en el espacio asfixiándonos despacio, con la presión de un dictador inflado de cuello abultado, ahora damos el paso al otro lado del charco que nos quiso ahogar, sonríe tranquila princesa lunar, todo por fin va a mejorar.

Se acabó el aguantar, tenía que terminar y estoy feliz porque te veo respirar con una sonrisa, un festival se organizó bajo mi camisa, y creo que oí a tu corazón echarse unas risas, ahora demos el paso largo hacia adelante, revive ese blog súper chic y elegante, todo por fin va a mejorar.

Se acabó pero en realidad empieza, un nuevo viaje y paz en la cabeza, lo siento por mis mañanas a tu lado, porque eres lo mejor que me ha pasado…cada día durante más de un año, pero confío en la suerte de poder volver a verte y muchas veces, este cambio era evidente, ahora damos un paso necesario, lejos de aquel tirano de cuello engrasado, hoy abrimos el candado y alguien cantó esa canción con ritmo de libertad, todo por fin va a mejorar.

Carta a la Luna 59 – Viaje Lunar, día 7

Cuando vi esa foto tuya sonriendo…cuando me noto enamorado,

cuando sentí ese escalofrío que me asusta ya no saber disimular,

cuando decidí confiar en un viaje final, cuando te empecé a extrañar.

Cuando paseo por el espacio y creo reconocer tu energía conmigo,

cuando me sudan las manos, cuando me gusta que me pongas nervioso,

cuando te pongo una canción para verte feliz y tal vez cantarla contigo.

Cuando no estás pero te quedas recorriéndome el cuerpo y las ideas,

cuando mis dedos se ponen a trabajar en las palabras que no puedo decir,

cuando recuerdo lo intenso de nuestro abrazo, cuando me hiciste revivir.

Cuando sé que falta poco para volver a verte, y me emociona imaginarlo,

cuando me siento un tonto ilusionado con un sueño, cuando te quiero tanto,

cuando estés aquí y me tiemblen las piernas, cuando siento que no aguanto.

Carta a la luna 28

Quiero agradecerte Luna, por el milagro que ha sido conocerte,

todo por lo que hemos pasado y la alegría de poder cada día verte

cada mañana riéndonos juntos y compartiendo algún sueño…

Me regalaste días supersónicos de sentimiento, me enseñaste, por lo pronto

más que cualquier maestro…y todo ello sin querer, siempre sonriendo,

siempre siendo tú.

Quiero agradecerte, Luna preciosa, porque me has cambiado a mejor,

paso a paso, día a día y entonando siempre una canción.

Esto no es una despedida, sino una bienvenida…

eres ahora parte de mi vida, otra vez sin quererlo, y para siempre.

El viaje ahora, no ha hecho más que empezar, en ésta roca,

donde sigo sentado, escribiéndote este texto emocionado…

no necesito más que verte sonriendo y saber que eres feliz.

Gracias Luna, de verdad, te quiero.