Carta a la Luna 323 – Poco sabor

El sabor del espacio ahora
es tan frágil, tan escaso
es más plano a cada paso
sabe un poco también a ti
sabe a ruido, a espejismo
el sabor de esta sombra
que me abraza y me devora
es primario y muy antiguo
sabe a falso, sabe a engaño
las estrellas espolvoreadas
y aún no sabe
no sabe a nada
el crujir de mis pisadas
sobre mi ultimo camino
traen al eco intrigado
si mi voz siguiera viva
si quisiera enfocarte
la canción se fue con ella
a sembrar en otro valle
el desierto de las penas
lo dejé a punto de lluvia
mis dibujos y mis manos
mi sonrisa verdadera
la mirada gritó tanto
pero se usa la cabeza
para hablar de sentimientos
y que pena
que condena
al del centro le usamos para cuentos
como acento en una frase
un tatuaje, un poema, un anclaje
corazón es el reflejo
de lo que llevamos dentro
sólo un nombre
un motor representante
somos vida y somos muerte
somos también algo de suerte
y somos magia
no un traje, unos zapatos
o una máscara
para siempre o sólo un rato
la apariencia es la demencia
el reflejo accidentado
de un modelo obligado
astronauta o sólo un tipo
o algún tipo de astronauta
un intento, un regalo
sin ningún destinatario
voy mejor y voy helado
aún escribo, a veces canto
ya no espero, ya no extraño
queda poco y será un año.

Carta a la Luna 240 – Si trato

Si trato de describirte seguro fallaría,
te veo por la noche, pero estabas en mis días,
diría que eres mi vida, pero me muero por ti,
dejaste atrincherada alguna herida sobre mi,
una sonrisa inmortal y duradera,
la mentira mas sincera y verdadera,
el antojo más intenso de mi piel,
el recuerdo que se va para volver.

Si trato de decirte que te quiero escribiendo,
es porque mi voz perdió la guerra del silencio,
esa mujer que no esperé y que ahora espero,
aquella luna que no he vuelto a ver de nuevo,
voy viajando en pedazos con el corazón entero,
nadando en el espacio, respirando poco y lento,
renunciando hasta a mis manos si te encuentro,
renunciando a mis sueños, si resulta que te pierdo.

Carta a la Luna 42

Que difícil es encontrar a alguien que te haga sentir verdadera pasión,

que signifique un recorrido de electricidad desde las venas al corazón

y que fácil es encontrar abrazos de consuelo…cometí muchas veces ese error.

Por eso siempre apuesto por lo que siento, aunque huela a imposible,

lo fácil caduca demasiado pronto y mentirle al espejo es tan absurdo…

eso me lo enseño la vida y el tiempo que voy recorriendo por el universo.

Una rosa artificial dura mucho, pero nunca estará viva, sólo acumulará polvo,

tres segundos de un abrazo intenso, pueden regalarme la vida eterna

la nada vestida de regalos no me vale, prefiero mirar a la luna y tenerlo todo.

Sigo, por lo que llevo dentro, por lo que el instinto me late al oído,

por ésta utopia lunar y por viajar en la ola de la vida tranquilo…

ésta es la única forma de vivir…la otra, sólo una forma cómoda de morir.