Carta a la Luna 395 – Viajando otra vez

Oceanos de arena, espejismo y dilema
voces enemistadas, lenguaje en la mirada
viajando estoy otra vez, dónde estaré…

Frases que sin palabras, saltaron por la ventana
sigue golpeando el pecho, mientras me alejo
viajando estoy otra vez, dónde estaré…

Apagando la cabeza, esto termina y empieza
siempre es hoy y mañana, aún no se inventa
viajando estoy, ya lo ves, dónde estaré…

Carta a la Luna 394 – Como si nada

Como si nada, la noche cayó
apretando al sol bien al sur
llevando mañanas al revés
siempre hay un lado que no ves

Como si nada, se estrelló en mi ventana
una brisa con estrellas atrapadas
y tal vez, la luna sonriendo a lo lejos
mientras baila el mar con ella, sin saberlo…

Carta a la Luna 393 – Todavía astronauta

Siento el cristal delgado de la vida
por momentos, arañando en el viento

Siento el aroma del desierto de un adiós
aferrándose, a este corto tiempo

Siento esta noche el ayer de la mañana
de aquella luz antigua en mi ventana

Siento dibujarse una sonrisa extraviada
todavía astronauta, en mis manos, una carta.

Carta a la Luna 378 – Hay

Hay, una caída, un pendiente
aprendí, a flotar en la corriente
hay, un espacio que no quiere
también hay algo nuevo, lo de siempre

Hay, un color que sabe mal
un motor rugiendo en la ciudad
hay, una chica alunizada
también hay una verdad, disfrazada

Hay, algo más porque hay menos
en la memoria, algo que no recuerdo
hay, un eclipse en mi ventana
también hay algo escondido, en la mirada

Hay, una sonrisa y despedida
nada que ver, donde antes siempre había
hay, un camino muerto de risa
también hay, algún golpe que no avisa…

Carta a la Luna 152 – Estas palabras

Esto es para ti, este disfraz de papel de mi, estas ganas amortiguadas con final feliz, esta catarsis personal, este oasis invernal, una respuesta por llegar, estas palabras que resumen un momento espacial.

Esto es para ti, frases que sueñan con vivir, esta manía de escribirte, cada día desde aquí, esta mirada desde el pecho, lo que siento va derecho, el dolor que ahora es amor, estas palabras resumiendo el corazón.

Esto es para ti, pero también es para mi, esa silueta en la galaxia, este astronauta no descansa, la abstinencia inmortal de no morir, esa canción que me empuja a seguir, estas palabras que en realidad quise decir.

Esto es para ti, por enseñarme a creer, esa mirada que me inspira, siempre la vuelvo a ver, esa sonrisa y los senderos de la piel, esos recuerdos de mañana, cuando entras por mi ventana, estas palabras al final de otra semana.

Carta a la Luna 115 – Todo, seguro va a estar bien

Todo, seguro va a estar bien, ya no tienes que correr, sólo debes caminar por la curva en tu sonrisa y confiar, todo va estar bien, el espacio entero brillará, yo escribiré para alegrarte desde Marte o desde cualquier parte, que más da, porque todo estará bien aunque cueste empezar, al terminar tu siempre sonreirás, todo va a estar bien al final.

Todo, seguro va a estar bien, me lo prometió una estrella fugaz que te conocía también, todo estará bien por la noche y por el día, tu risa es la más bella poesía y también es medicina para el corazón, deja que entre por el balcón, por la ventana cada mañana, antes que salga el sol, todo estará bien cuando despiertes y sonrías otra vez.

Todo, te aseguro estará bien, me lo tienes que creer no es mentira…el futuro está crudo y el pasado de moda está pasado, lo que sientes está aquí y está mejor que nunca, ahora, cada segundo junto a ti es lo más bello en mis horas, ahora todo está contento y la vida es más vida y mejora, cuando estás cerca de mi, te miro y lo presiento…serás feliz, no vas a poder parar de sonreír.

Todo estuvo bien cuando me decidí, a cruzar el mar y ahora el espacio, por ti…porque di el paso estando descalzo, por que sin paracaídas pegué el salto, porque escribo lo que siento y hasta lo canto cuando estoy a tu lado, camuflado en cualquier canción, todo se siente tan bien con emoción y la imaginación renace y se vino a vivir junto a mi…todo, te aseguro va a estar bien, princesa no debes temer, que yo siempre estaré, éste astronauta no te dejará de querer.

Carta a la Luna 87 – Lo mejor que me pasó

Lo mejor que me pasó es tu mirada y la mía está enamorada,
se encontraron y hablaron sin decir, esta mañana…
tu sonrisa y la brisa que que regala bajo el sol,
ese efecto que consigue sonrojarme el corazón,
cuando hablamos y me cuentas que pasó hace algunos años,
cuando puedo darte un beso en las manos,
y ese plus que te dedico en el dedo siempre que puedo.

Lo mejor que me pasó es tu sonrisa y la mía está enamorada,
cada vez que estamos juntos es imposible controlarla,
esa risa y mis ganas de abrazarla y no soltarla,
ese efecto que consigue alegrarme el corazón,
cuando cantamos la misma frase de una canción,
cuando haces que me suden las dos manos,
y ese plus de tu llegada, que me incendia la inspiración.

Lo mejor que me pasó es tu vida y la mía está enamorada,
desde que entras por la puerta o por la ventana cada mañana,
tu energía y ese espacio que vibra entre los dos,
ese efecto que consigue calentarme el corazón,
cuando conectamos y somos libres y somos uno y nunca dos,
cuando te vas de vacaciones pero te quedas y no existe el “adiós”,
y ese plus en mis días que eres tú, desde hace mucho, eres tú.

Carta a la Luna 83 – Hoy más y mejor

El astronauta, por la mañana, sintió hablar con la luna, comunicándose a miles de kilómetros, desde su mente y haciendo escala en el corazón…le propuso algo para el futuro…y ella aceptó. Entonces, por fin, tomó un lápiz y escribió:

Esta mañana fue mejor que otras, ese viernes fue el mejor,
esta mañana no existía el reloj y éramos sólo tu y yo,
y se nos pasó en un segundo y no trabajamos, pero hablamos
y nos entendimos…te quiero mujer, hoy más y mejor que ayer.

Esta semana será la mejor y la próxima lo será también,
desde mi ventana te veo brillar y mañana te volveré a ver,
y se nos pasó la mañana, cruzamos miradas, te siento en la piel
los dos conectados…te quiero mujer, hoy más y mejor que ayer.

Este momento, es siempre el mejor si estás junto a mi,
te escribo y te cuento lo mucho que quiero estar junto a ti,
y se nos pasó el infinito, quiero una historia contigo sin fin,
y poder abrazarnos…te quiero mujer, hoy más y mejor que ayer.

Carta a la Luna 79 – Eres tanto y tantas cosas

Eres la risa que acompaña a mi sonrisa,
cuando apareces me aprieta la camisa,
eres el lienzo de mis tatuajes de mentira,
la responsable de la alegría en mi vida.

Eres lo que te escribo cada día en un papel,
la esperanza de mis ganas esperando suceder,
tengo un beso para cada milímetro de tu piel,
y un poema cada noche, para que sueñes con él.

Eres la eternidad de la belleza en una mujer,
todos los días la suerte de aprender a querer,
tengo tiempo y te espero en silencio sin correr,
quiero respirar contigo, en el espacio a tu lado, renacer.

Esta noche te escribo sintiendo algo distinto, no es lo mismo, es mejor, esta mañana fue mejor y te confieso que ya no estoy seguro de estar tan cuerdo, siento que estoy perdiendo la razón y es algo bueno, me vuelvo loco por tu boca y te tatúo en el hombro un corazón.

Hoy reímos y sentimos juntos, fuimos juntos, y es que a veces creo que entiendo exactamente lo que piensas desde que entras por la puerta, me imagino lo que viaja en tu cabeza. Creo que este sueño es real y agradezco a la vida por tu vida y vivir aquí en tu tiempo, por sentarme junto a tu cuerpo y su energía, por la noche al soñarte y por poder mirar y verte en las mañanas y en mis días entrando hasta por la ventana.

No sabes cuanto quiero abrazarte, contarte un cuento o cantarte y volver a cogerte de la mano y sentir electricidad, sentirte recorriéndome las venas como lo haces cada día…me siento vivo de verdad, te quiero tanto que hasta me haces temblar…ya no quiero razonar con la razón, sólo quiero escuchar al corazón.

Carta a la Luna 75 – Un momento

Un momento antes de la medianoche, sujetando un lápiz en la mano,
y te escribo esta carta de origen compartido, sin ti y contigo,
si tu no estuvieras nada de esto existiría, ni siquiera mi alegría,
tu belleza es la cura del insomnio en mi vida por un sueño…
y desde esta esquina del espacio te repito junto al eco, que te quiero.

Un momento antes que den las doce, en mi cita con éste papel,
trato de explicarte que eres para mi un milagro hecho mujer,
si tu no estuvieras, el universo perdería el color y cualquier verso,
tu belleza es la envidia de la vida eterna resumida en tu sonrisa…
y sentado en una estrella te recuerdo susurrando, que te quiero.

Un momento antes que por fin sea mañana y te vea por toda la semana,
ya imagino cuando te vea llegar y despierto me obligues a soñar,
si tu no estuvieras este astronauta jamás habría podido despegar,
tu belleza es como una musa infinita incendiando mi creatividad…
y sentado mirando por la ventana, te busco y recuerdo cuánto te quiero.