Carta a la Luna 347 – Noches bajo el sol

Noches bajo el sol, a unos metros
arrastrando este traje, este secreto
desterrando a mi cabeza poco a poco
liberándome de todo, viajo solo

Noches bajo un rayo golpeando
desvistiéndome sin prisa, caminando
abrazando el corazón con mucha fuerza
disparando lo que siento con crudeza

Noches bajo el peso del océano
ahogado, pero sigo respirando
naufragando tan contento y sin remedio
desgastando el recuerdo con el tiempo.

Carta a la luna 18 – Canción

El astronauta, nuevamente atrapado por una nube estelar con gases alucinógenos, que nublaban la vista y confundían la razón…pero él sigue al corazón y recordando algunas canciones que sonaron en su viaje, escribió:

Esta nube, me hace imaginar dragones, y a ti,

en un castillo de plata, perdida entre espejos…

donde mi reflejo te susurraba, “sólo respira”…voy hacia ti

no estoy tan lejos…

Debajo del uniforme llevo traje y corbata

para llevarte a bailar una noche sobre puentes

incendiados de ilusión.

Nada que perder y muchísimo que ganar…

como por arte de magia, resucitar si vienes o te vas

Prefiero besarte una vez, que beber del santo grial…

vivir para siempre sin ti, sería como dejar de respirar.

Confía Luna, confía…que al final todo va a estar bien…

mientras escucho a las estrellas cantar entre susurros,

como Marilyn Monroe…que se acabarán pronto estos días oscuros.

Yo sigo, lentamente, hacia ti, y lo haré a mi manera,

somos como dos extraños en la noche, que sienten conocerse

y no pueden dejar de mirarse, no pueden dejar de quererse.