Carta a la Luna 234 – Arriesgarme

Un paseo eterno espacial, una apuesta imposible, mis sentidos inservibles y me pierdo en mi, pero sé muy bien por qué me fui, amo arriesgarme así, si lo hago por ti.

Un descanso racional, inevitable herida por latir, aunque se quiebre, el corazón sabe seguir, pero si tu no estás, no sé por cuanto más, amo arriesgarme así, si lo hago por ti.

Un equilibrio artificial, un intento mudo de gritar, ya sin aire en realidad, sólo el que escapa de mi, si te interesa, espero aún estar aquí, amo arriesgarme así, si lo hago por ti.

Carta a la Luna 199 – Cruzando el espacio por ti

No sé si sigo vivo o simplemente sobrevivo, no sé que día es hoy porque aquí es siempre de noche, la gravedad, el blanco y negro espacial, filtraron algo en mi cabeza, no sé si estoy entero o me faltan piezas, el corazón ya no golpea al latir, quisiera engañar a la muerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si sigo cuerdo o en la cuerda floja, camino al filo de la locura, quisiera atar un lazo a tu cintura, soñar de nuevo contigo, luna, perdiendo fuerzas, mantengo el tipo, me trago todo lo que no digo, mis manos sólo quieren verte, no planeé sentirte tan fuerte, quisiera engañar a la suerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si respiro o me ahogo, si es agua o me hundo en el lodo, quisiera hacerme amigo del tiempo, mirarte y decir que te quiero, poder verte en el horizonte, pero nebulosas te esconden, no sé si tú tienes el remedio, ya sea un abrazo o veneno, quisiera saber si tienes algo que decir, mientras aún pueda seguir, cruzando el espacio por ti.

Carta a la Luna 187 – Ojalá estuvieras

Estuviste siempre ahí, al salvarme de mi mismo, eres esa medicina y una dulce enfermedad, me volviste a inspirar, lo que dice tu mirada sin hablar es espacial, energía que alimenta cada carta hambrienta, me haces mucho bien y no sé si te das cuenta, sé que puedo esperar, pero a veces es difícil porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Saliendo de un abismo, con tu mano en la mía, el universo estalló, empezó a llover color y el silencio me gritó, tu sonrisa es una droga espacial recorriéndome las venas, yo intentaré llegar en una pieza, te quisiera encontrar aunque me pierda, pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Entre el espacio y la pared, a veces yendo al revés, eres musa inevitable, batería infinita entre mis manos y el papel, me empecé a mover cuando aprendí a no correr, empecé a respirar casi sin aire a tu lado y reviví, tengo tanto para ti…pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Carta a la Luna 184 – Breve ataque al corazón

Breve ataque al corazón, sin aviso, sin perdón, en medio de nada y del universo, luces y brumas espaciales, momentos especiales, mientras viajo algo me golpeó en el pecho y la música paró, sigo vivo, reviviendo, sigo entero, a pedazos si no estoy atento, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve stop en mi centro, no hubo gritos, hubo dolor, este es el camino que elegí, entre el frío y el abismo que rodea, incendio clandestino y tu marea, olas repletas de sirenas entonando otra canción que me hace recordarte, ya no sueño, estoy despierto, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve vértigo ahí dentro, sin norte y sin sur, perdí la voz para buscar ayuda, la mirada inundada, por momentos naufragaba, mientras trato de entenderlo, si me pierdo, es sólo para encontrarme, te escribo porque es todo lo que puedo darte desde tan lejos…si no lo sabes, todavía sigo aquí, me reparto en cada carta para ti.

Carta a la Luna 183 – De mi

El fantasma de mi barrio se acercó a mi cabeza, el ruido de mis calles empieza, oscuro el espacio, las estrellas se alejan, cometas agotados caminan y no vuelan, yo sigo con mi viaje, no llevo equipaje… y sigo enamorado de ti, no sé que será de mi.

El recuerdo a patadas me despierta ideas, el triste argumento del silencio me espera, colores y paisajes de lugares remotos, quedaron en mi sueños y todos se me han roto, despierto en mi viaje, dentro de este traje…y sigo loco por ti…no sé que será de mi.

El momento que regresa, ya no sienta cabeza, el recuerdo de tus ojos, el sonido de tu risa, el calor entre mis manos, la musa en tu sonrisa, aprendí a esperar, a no tener prisa, yo sigo en tu camino, muero pero siempre revivo…y sigo respirando por ti…no sé que será de mi.

Carta a la Luna 169 – Todavía sigo aquí

Sobre el manto negro de la noche inmutable del espacio, dibujando el camino hacia ti, sobre la piel un traje de astronauta alquilado, por lo pronto aguanta bien, sobre mi cabeza un gran casco, donde existo yo y el aire que respiro, porque todavía sigo vivo, sigo sintiendo y sigo aquí.

Sobre mil planetas he volado, abrigado por el fulgor de las estrellas, sé que no vine por ellas pero me hacen compañía, sobre mi puedes oír mil teorías, pero tú sabes bien quién soy, ese que envolvió para regalo el corazón, porque todavía sigo sintiendo, estoy vivo y sigo aquí.

Sobre tú sonrisa escribí varios poemas, algún dibujo, una oda y un esquema, pero aún con todo eso, tratar de describirla es blasfema, sobre mis ojos tú imagen infiltrada, cuando hace frío siempre quema, me perdí por encontrarme en tú mirada, pero vivo, porque todavía respiro, sigo sintiendo y sigo aquí.

Carta a la Luna 161 – Hay momentos

Hay momentos en los que el cielo se parte, el silencio se reparte y yo me abrazo a tú recuerdo, hay momentos infinitos si me pierdo en tu sonrisa y yo sonrío desde aquí, hay momentos en los que te necesito tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Hay momentos sin estrellas, ni un sólo rastro de ellas y yo mantengo fuerte la memoria, hay momentos que empiezan y nunca acaban, me reparto en estas cartas desde mi, hay momentos en los que te quiero tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Hay momentos sin mis ganas, alguna veces por semana, yo dibujo esa mirada y estás ahí, entre la tinta y el papel, también regresas en canciones, en el poema que se escapa desde dentro de la piel, hay momentos en los que te extraño tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Carta a la Luna 136 – No sé bien que pasó

No sé bien que pasó, pero sé que es así, ahora estoy aquí volando y no te vi, yo sé que resistiré porque siento en la piel, todo lo que dije ayer y lo siento hoy también, quererte me sucedió de un golpe en el corazón, no tengo la razón en sintonía, no se que pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

No sé bien que me pasó, pero algo me cambió, me pierdo muy hondo en una canción, yo sé y qué sé yo…el tiempo sucedió, las garras del reloj arañándome por dentro, robándome el valor por un segundo, el duelo terminó y enfundo, se jubila el temor, no sé que pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

No sé bien que te pasó, pero el espacio te escondió, traté de ver pero todo se me apagó, tal vez nunca vuelva a dormir y extrañaré soñar contigo, yo sé muy bien lo que te di, cada carta es un pedazo de mi para ti y así será mientras escriba, no se qué pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

Carta a la Luna 117 (lado B) – Si

Si te cuento que te quiero no es un cuento, si te digo que respiro mejor contigo es porque me haces sentir más vivo, si te digo que te encuentro en mis sueños, no es mentira es lo que siento cada noche y cada día.

Si te escribo, cada texto es lo que siento, si te espero es porque tengo todo mi tiempo para ti, si te miro y ves que no parpadeo, es porque quiero memorizar ese momento, junto a ti.

Si sonrío es porque vuelve tu recuerdo, si me duele es porque esto es verdadero, si me atrevo a cruzar el universo es por la suerte de tus besos, por la suerte de tenerte junto a mi.

Carta a la Luna 113 – Ahí en tu sonrisa

Ahí en tu sonrisa me perdí y me vuelvo a encontrar cada mañana, en ese lugar quisiera vivir, podría esperar hasta que mis manos se olviden de escribir, podría esperar junto a mi ventana, porque ahí en tu sonrisa todo es más claro, viajo sin prisa, hipnotizado, me acerco a la cornisa de tu sonrisa en un sueño y nunca me caigo, siempre me quedo encaramado…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.


Ahí en tu sonrisa está todo lo que siento, si me lo preguntas te lo digo de nuevo, que te quiero y te quiero ver feliz…ahí en tu sonrisa encontré el mejor lugar, un sitio espacial y especial donde puede volver a respirar, cuando estaba ahogado, casi asfixiado…ahí en tu sonrisa quisiera darte un beso con toda mi vida y quedarme un rato amarrado a eso…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.

Ahí en tu sonrisa quisiera sólo el presente, que importa el pasado y mañana no está todavía inventado, no está ni siquiera planificado, sonriamos ahora que nos tenemos al lado…ahí en tu sonrisa el tiempo es sólo un reloj que en casa he olvidado, en esa sonrisa ocurre un milagro siempre que le rezo al santo de lo inesperado, ahí en tu sonrisa tan bella, en esa curva super-fashion, se inspiran mis manos, mis cartas, mis cuadros y todas las estrellas…con esa sonrisa vestida de rojo, quedaste inmortalizada detrás de mis ojos, en esa sonrisa existe otro mundo, un nuevo universo en un gesto improvisado…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.