Carta a la Luna 402 – Desierto y noche

Desierto y noche, luces del final
voz de caída, nadie va a esperar
qué sueño extraño, regresó a por mi
cuando despierte no estaré más aquí

Luna en mis cartas, viajan sin parar
quizás orbitan, reflejando en el mar
qué importa nada, yo no tengo lugar
naufragio interno, restos por encontrar…

Carta a la Luna 396 – Poco tiempo es tiempo

Tengo poco tiempo y por eso vale tanto
tengo algo dentro golpeando, golpeando
tengo la raíz, ya no escapo por las ramas
tengo lo que siento, lo demás me sabe a nada

Tengo poco tiempo y por eso escribo tanto
tengo este sueño despertando, despertando
tengo en la cabeza algo haciendo las maletas
tengo lo que siento, lo demás no me interesa

Tengo poco tiempo y por eso tengo tanto
tengo mar adentro un reflejo esperando
tengo el recuerdo, una sonrisa en el espacio
tengo lo que siento, queda poco, tengo tiempo.

Carta a la Luna 388 – Cambiando

Dejé la orilla y el mar me arrastró
crucé el tiempo y la noche cayó
no tengo miedo, no siento dolor
viajero eterno no sé dónde voy

Mandé otra carta en su dirección
rompí el hielo, mirando hacia el sol
no hace frío en mi corazón
cerré los ojos para ver mejor

Habló el silencio y todo estalló
guardé en el pecho aquella canción
no tengo un sitio pero siempre estoy
subí a la luna y todo cambió…

Carta a la luna 294 – Todo bien

Todo bien, digo que si
siento esto y vuelve a mi
soy y vuelo en picada
ya por fin no pienso en nada
aún vestido de astronauta.

Todo nace y llega al fin
o quizás va a repetir
voy y vengo sin aliento
este cuento se acabó
o tal vez algo empezó.

Todo surge desde abajo
hace días que no canto
desde dentro, desde aquí
es más libre el sentimiento
viaja lento ahora en mi.

Todo es polvo en el viento
somos llamas del incendio
asumimos sin sustento
y perdemos tanto tiempo
ahora abrazo lo que tengo
cada día vivo y muero
soy eterno a momentos.

Carta a la Luna 69 – Una hora junto a ti

El astronauta escribe a la luna con el corazón latiendo con mucha fuerza, parece que tuvo un pequeño problema con un meteoro gordo y cobarde que intentó cubrirla con su sombra….el viajero tiene ganas de abrazarla y decirle que todo estará bien, que ella es mucho más grande, que la protegerá de cualquier problema y que nunca se rendirá, aunque deba enfrentarse a la galaxia siempre estará a su lado…el meteoro desapareció, porque lo que no vale la pena no suele durar demasiado…el astronauta, frente a la luna, por fin escribió:

Hoy, una hora junto a ti y tuve todo en un momento,

una hora con tus manos y tus ojos increíbles sonriendo,

con tu boca y su alegría, no sé que decir…sólo que te quiero.

Hoy, una hora junto a ti y me inspiras un poema en un segundo,

no me importa el universo mientras viva tu sonrisa en mi mundo,

con la magia de tus días, no sé que decir…sólo que te espero.

Hoy, una hora junto a ti y un regalo para mi está mañana,

por la noche en mi ventana, con tu luz sobre mi cama de acampada,

con un beso y un abrazo en mi recuerdo, eres lo mejor que tengo.

Hoy, una hora junto a ti y te prometo que te siento hasta en el aire,

y quisiera susurrarte un secreto, que te cure el corazón cuando estés triste,

tal vez no tenga demasiado pero contigo te aseguro, tengo más que suficiente,

vales tanto que el infinito es pequeño, tienes mi vida enamorada para siempre.