Carta a la Luna 390 – Siendo

He llegado al fin, a la luz de una estrella
todo abierto hacia mi, resolviendo el dilema
fui una idea cortando el espacio
fui también prisionero del sol y fui

He iniciado el fin, perdiendo la cabeza
el latido senil, golpeando con fuerza
fui un astronauta, fui un emisario
fui también un eclipse de sol y fui

He caído al fin, al sur de este planeta
todo bien, sobreviví, sigo de una pieza
fui un sueño que ha despertado
fui también exiliado del sol y soy.

Carta a la Luna 350 – Medianoche y más

Medianoche, escribiendo en una estrella
desechando, sin problema mis ideas
el espacio ahora gira, entre vértigo y caída
soy de mi, ahora de todos
estoy rodeado, estoy solo

Medianoche, asomado a la ventana de mi vida
sujetando fuerte al corazón en la cornisa
el espacio ahora sabe a despedida
soy momentos, poco eterno
tanto frío, aún latiendo

Medianoche, a la sombra de un recuerdo
anestesia enamorada, pateando el proceso
el espacio ahora fluye más despacio
soy el mismo, ahora extraño
soy la huella, dando un paso.

Carta a la Luna 327 – Buenas noches, buenas noches

Buenas noches luna
duerme en calma sobre el mar
las estrellas han venido
pronto el sol calentará

Buenas noches melodía
esa canción siempre será
los cometas no hacen ruido
pronto el cielo cantará

Buenas noches astronauta
soy contigo y aún mucho más
en un sueño hemos escrito
pero es hora de despertar…

Carta a la Luna 317 – Hora soy

Mi viaje es un intento de retorno constante
las idas y vueltas del deseo hambriento
el enfoque opaco maquillado y delirante
mi casa universal y mi querido intento

Mi viaje tuvo causa en un instante prolongado
despertó una mañana y soñó, pero no durmió
un paisaje esmeralda y me había encontrado
unas manos, tinta y ganas, un sonido que estalló

Mi viaje agoniza y va contento hacia el final
ya no duelen estos pasos, ya no espero, ahora voy
abracé el corazón, aquí dejé lo racional
fui una brisa, una tormenta, un astronauta y ahora soy.

Carta a la Luna 309 – Partiendo

Partió la senda y me dejó
despistando a la ilusión
partió el camino en mi reloj
no vi a la noche apagar el sol.

Partió mi voz y silenció
la melodía en tu rincón
partió el ayer, ahora es hoy
y aún retumbo, aún estoy.

Partió el calor y aquí enfrió
quise abrigarte en mi corazón
partió el disparo y me alcanzó
aún escribo, aún soy yo.

Carta a la Luna 182 – Vine y estoy

Vine a regalarte el corazón, vine desde lejos, en el medio ahora estoy, mi planeta allí atrás, un recuerdo, se acabó, las estrellas iluminan, los cometas difuminan, aquí estoy, vine y prometo que ya no me voy, vengo exactamente como soy.

Vine a regalarte unos poemas, vine sin temores, sin promesas, mi problema ahora es mi solución, si te veo siempre todo es mejor, universos estallando alrededor, sigo escribiendo enamorado, ya no guardo el pasado, sólo tengo lo que doy, vengo exactamente como soy.

Vine a regalarte también una canción, vine sin idea, con inspiración, vine atravesando el espacio exterior, el silencio inunda, por cada rincón, mis barcos naufragan, pero el capitán nunca se ahogó, vuelve a latir, aquí estoy, vengo exactamente como soy.

Carta a la Luna 167 – A veces, confieso

A veces creo que prefiero no saber, a la mentira en la verdad, prefiero tu sonrisa en mi mente, o si aparece de repente, prefiero nada seguro, prefiero casualidad, y las miradas desde dentro, la palabra desde el pecho, prefiero encontrarte o morir en el intento, prefiero escribirte en cada carta lo que siento y aunque lejos, quererte de verdad.

A veces siento que no llego, pero sigo respirando, a veces creo que voy cantando y el viaje es aún mejor, siento algo por dentro, todo el día está latiendo al compás de esa canción, siento que no cabe el corazón, siento que a veces no puedo, pero te observo, me pongo a escribirte en cada carta lo que soy y lo que eres para mi, todo lo que tengo aquí lo doy.

A veces creo que me prefiero perder en tus corrientes estelares, contarte los lunares para no perder el juicio, esto no es un sacrificio, esto es absoluta libertad, porque prefiero apagarme en tú soplido, que incendiarme en el desquicio del olvido personal, es que prefiero, sin dudar, un sólo momento en tú mirada, sumergido en la galaxia, que tenerlo todo en mi mundo y no tener nada de nada, prefiero escribirte y dedicarte cada día…un momento de mi vida espacial.

Carta a la Luna 40

El viaje continua, es por momentos accidentado pero puedo con ello,

ahora que no te veo, sólo cuento con mi memoria enamorada y un sueño…

tengo tus ojos y sonrisa en mis manos al escribir y estoy bien con eso.

Mientras pasa a mi lado una estrella fugaz deseo que seas feliz de verdad,

que jamás te detengas y sigas creando, que te atrevas a vivir en libertad…

tengo canciones, dibujos, momentos de ti y un deseo latiendo sin parar.

Me ayudaste a liberarme de cadenas imaginarias y aquí estoy yo, tal cual soy,

viajando sin miedo, sin ti pero contigo y por fin, conmigo contento voy…

no sé si éste será mi viaje final…sólo sé que aún sin aire, voy a continuar.