Carta a la Luna 363 – Peor el sol

Caminando por la noche y el espacio
apretando en las manos una carta
no me importa el final, porque tiene que llegar
y la luna ya no sale, por aquí no se ve a nadie
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando paso a paso, muy despacio
me acompaña un recuerdo que no calla
la cordura es pesada, la dejé por ahí tirada
y la luna se ha marchado, ni un cuarto ha quedado
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando, hace frío, no me paro
voy curado por haberme enfermado
las estrellas despertando, todo otra vez girando
y la luna está dormida, se olvidó la despedida
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Carta a la luna 357 – Viaje y cambio

El sol cayó dormido, llueve en sal
el universo encendido, vuelve a gritar
nada más que un latido y todo acabó
este traje de cera se marchitó

El aire sigue extinto, todo acabó
lo que golpeaba en el pecho, no resistió
nada más que el abismo y todo empezó
la historia en las estrellas se fracturó

La melodía indigente, hoy renunció
cerré los ojos muy fuerte y todo vibró
nada más que un instante y algo murió
el viaje por la galaxia pronto cambió…

Carta a la Luna 355 – Ahora caigo

Después de compartir tanto quedó cortado
el fuego helando el aire y apagando
un golpe seco de reloj marcó lo eterno
me olvidó la voz del sol en este invierno

Espada cruzando la pared sobre mi pecho
sal lloviendo de este adiós y esta hecho
mi sonrisa es sobresalto a pie y descalzo
el reflejo filtró un rayo sobre el mar, escaso

Disfunción retráctil del misil allí en mis brazos
voz de cuero resbalando lenta por mis manos
el adiós que se aproxima es cercano, es hermano
me subí por encontrarte, me perdí y ahora caigo.

Carta a la Luna 349 – Aún estoy aquí

Desperté y todavía cicatrizando
estas cartas en la luna orbitando
sin mentirme ahora cambio y doy un paso
la verdad es un instante en intervalos
bajo el sol un latido fue menguando
pero aún estoy aquí

Ahora abrazo algún vacío
el camino cae conmigo
el calor haciendo frío
soy igual, el mismo tipo, soy distinto
de mis huellas nacen textos, mueren sueños
astronauta, estoy presente pero lejos y ausente
pero aún estoy aquí

Sigo extraño conociéndome de nuevo
casi un año escribiendo, haciendo sombra en el cielo
la sonrisa en amuleto y un disparo como un trueno
otro paso, estoy más cerca
el corazón siempre lo intenta
una luz y es de noche, otra vez
la canción gritó en silencio al nacer
aún respiro allí en el fondo
el espacio esta muy solo
todos se tienen que ir
pero aún estoy aquí.

Carta a la Luna 347 – Noches bajo el sol

Noches bajo el sol, a unos metros
arrastrando este traje, este secreto
desterrando a mi cabeza poco a poco
liberándome de todo, viajo solo

Noches bajo un rayo golpeando
desvistiéndome sin prisa, caminando
abrazando el corazón con mucha fuerza
disparando lo que siento con crudeza

Noches bajo el peso del océano
ahogado, pero sigo respirando
naufragando tan contento y sin remedio
desgastando el recuerdo con el tiempo.

Carta a la Luna 344 – Lugares de mi

Un café, aroma a soledad
un teatro y mascarás de sal
el camino, los paisajes del adiós
no se ve, si no es con el corazón

Un disfraz bajo el sol, todo ardió
un veneno camuflado de ese adulador
el destino, un placebo sin motor
quise tanto, pero nadie lo apreció

Una orilla y la caída del dolor
un recuerdo que partió y no volvió
el desastre que la mente dirigió
escribirle a la luna, siempre fue mejor…

Carta a la Luna 343 – Luz oxidada

Tanto tiempo navego, bajo tus aguas
la memoria en mis dedos, corre descalza
el sol ríe en secreto, arden mis alas…

Tanta magia olvidada, era un sueño
apretando la sombra, luz oxidada
el espacio vacío, no queda nada…

Cada paso me habla, yo sin palabras
la canción se desnuda, sobre la almohada
el adiós se libera, marcho en calma..