Carta a la Luna 372 – Rastro

El sonido del vacío grita a tiempo
el espacio se desprende del silencio
yo no tengo un solo rastro más aquí
nada más caerá al final

La sonrisa de la sombra del momento
la promesa de papeles en el viento
yo no tengo un sólo rastro más aquí
y quizás todo empiece al final

Corazón abrigado en el cemento
cae la lluvia, la marea va creciendo
yo no tengo un sólo rastro más aquí
naufragar y tal vez, respirar…

Carta a la Luna 311 – Imagina un poco

Imagina al sol bajo el agua
la tormenta trayendo la calma
imagina la luz de la noche
incendiando el mar en tu nombre.

Imagina el silencio en melodía
el espacio haciéndose de día
Imagina el principio terminando
que sin aire aún sigo respirando.

Imagina que nada es tan grave
que jamás es demasiado tarde
imagina que haces lo que sientes
imagina, que nunca te arrepientes…

Carta a la Luna 120 – Este viaje

Este viaje es extraño me hace daño pero también me hace bien, viajo solo durante un par de años, voy besando un papel, firmando cada carta que te escribo y no respiro sin quererte, durmiendo siempre vuelvo a verte, desde el filo de mi mente ya no se puede volver y el corazón me late tan fuerte, que a veces no sé que hacer…nunca estuve tan enamorado y me cuesta comprender.

Este viaje es honesto, ya no miento, estoy dispuesto a ser libre a cualquier precio, no me importa recorrer el universo, no respiro sin quererte, durmiendo siempre vuelvo a verte, desde el centro de mi pecho un idioma que no logro entender y la piel me late tan fuerte, a veces no sé que hacer…nunca estuve tan inspirado y me cuesta comprender.

Este viaje es criminal pero me salva, un poco maltrecho pero me siento en forma, eso es un hecho, no existe ninguna norma universal o en mi columna vertebral, que me pueda acobardar, respiro mejor si estás conmigo y no me importa lo que piensen los amigos, aunque hiele aquí, contigo hace mucho menos frío, sé que puedo esperarte antes de empezar a congelarme, no espero que sea fácil este viaje es un misterio, nadie sabe el fin del cuento, el final guarda silencio, yo, mis cosas, tú, las tuyas, nuestras cruces sobre el cuerpo, a veces ya no sabemos lo que debemos hacer…nunca es siempre y para siempre puede ser un rato, a veces cuesta comprender.

Carta a la Luna 110 – Marea espacial

La marea espacial bailando para ti al compás,
estrellas sumergidas brillando sin respirar,
el ritmo de mi pecho, hace eco en tú reflejo,
la belleza en tu energía, hace efecto y yo conecto.

La corriente espacial, ahora quiere aterrizar,
grandes olas y planetas sobre mi veo volar,
el ritmo de tu risa, como un sónar en el silencio,
desde los ríos en mis venas fluyo, hacia ti derecho.

Tu marea espacial va meciendo mi universo,
en mi barca sideral rema fuerte lo que siento,
el ritmo en tú parpadeo, me detiene en el tiempo,
no hay tormenta que detenga, no naufragará éste incendio,
a tu orilla una botella y una carta, que firmé con un “te quiero”.

Carta a la Luna 91 – Viaje Lunar 2 – Día 4

Sentado a tu lado y sin ti aquí fuera de tu casa en el espacio,
en un jardín lleno de estrellas aquí te espero junto a ellas,
te recuerdo al respirar de tu olor asociado con la brisa,
tu risa de estribillo en mi canción y tus manos al timón del corazón.

Sentado a tu lado y sin ti, escribiendo una carta en el espacio,
arriesgando con palabras y mis manos dirigidas por mi pecho,
te recuerdo cuando miro hacia arriba y algo brilla a lo lejos,
dedicándote este texto, este pretexto para decirte que te quiero.

Sentado a tu lado, si, contigo, siempre estas conmigo,
estoy seguro que el centro de la belleza está en tu ombligo,
te recuerdo y tengo inspiración, a mi alegría le has creado adicción,
la vida, desde que te conocí es sin duda alguna, muchísimo mejor.

Eres la mejor versión de cualquier canción, de la melodía de mi corazón que está de gira por tu continente espacial, en un concierto sideral de emoción y buena vibra con las ganas encendidas reflejándose en tu vida que me inspira y me mira mientras viajo, bajo el manto del espacio intentando ir despacio, a pesar de ese ritmo acelerado que recorre el corazón cuando te veo, o te imagino, o apareces oníricamente sin previo aviso, tienes todos los permisos para dar un paso en mi cabeza mientras duermo, mientras sueño con un beso y un “quizás” tatuado en la esperanza por llegar a alunizar en tu mirada, en los poros de tu piel plateada…pero ahora estoy sentado, esperando y observando en silencio, muy seguro de lo que estoy haciendo y de lo que digo cuando escribo o cuando te miro…nunca he sentido lo que siento cuando estoy contigo.

Carta a la Luna 29

Hola Luna, te extraño pero todavía te siento muy cerca

siempre fui un soñador y a veces me cuesta aterrizar

sigo viajando por el espacio, descubriendo el sonido del silencio

aprendiendo a meditar en el tiempo…aprendiendo a amar

Hola Luna, espero que seas feliz y sonrías desde el interior

siempre quise eso para ti…que desde el corazón hagas lo que sientas

y sientas hasta el alma, cada cosa que hagas, nada mas importa

nada más nos puede hacer vibrar, eso es lo que pone nuestra vida a bailar

Hola Luna, hoy te vi otra vez de reojo, y sigues igual de bella

abrigada por el espacio infinito y millones de estrellas,

al mirarte siento que comprendo lo que debo hacer por ti,

comprendo lo mucho que me gusta tu energía, cuando eres feliz

Carta a la luna 24 – A veces

A veces, pido tardes para mi y olvido que me regalas las mejores mañanas,

todas las semanas y mi día ya es mejor…

que como tú no hay dos, ni una y ni siquiera media…

lo recuerdo cuando sonríes y me ragálas tu calor

y esos ojos de universos con estrellas

Y es que a veces hasta digo que me rindo y que me voy, tan convencido…

sabes bien que no me muevo…solo estoy haciendo ruido…

y con paciencia y en silencio tu me vas siguiendo el juego…

¿cómo no voy a seguir viajando?…si eres el sueño que tanto quiero

Me acuerdo que te dije que daría hasta mis manos por tu amor…

¿pero entonces cómo escribirte o ponerte una canción,

para iluminarte el rostro y alegrar tu corazón?

Con poco aire en el espacio a veces me confundo…

y parezco desviar un poco el rumbo…

pero vuelvo a encontrarte en un minuto,

siempre alegre y resolviendo el problema en un segundo…

De regalo yo te traigo con un “te quiero” infinito y verdadero,

inundando la galaxia,…luna, si me pierdo ya no me altero

sacas lo mejor de mi y aquí te espero…

Y es que tú me enseñas más maneras de querer cuando me miento

cuando me siento acorralado por el frío estelar ,

eres mis ganas de luchar…

Como un dragón enamorado de la princesa, y que la quiere rescatar…

aburrido hasta los huesos de tanto pelear y asustar…

A veces te escribo y con suerte te lo digo:

Luna, eres tú, desde el alba de mi vida…

lo mejor que me ha podido pasar.