Carta a la Luna 258 – Tres veces al día

Desayuno sin alba
sin mañana
sin ti
porque te fuiste
y te llevaste
porque estar aquí
sabe a ninguna parte.

Comida para el alma
solo yo haciendo eco
agua y sal de amuleto
porque no alimenta
estar partido esperando
no refuerza
es absurdo
y es en vano
sin oxígeno
seguir gritando.

Cena entre nubes
cielo muerto sin color
no descubres tu sonrisa
ya no más
sin piedad
naufragando en sequía
luz de sombra artificial
y yo queriéndote
perdiéndome
sin tener y sin pedir
tan adicto a sentir
y repetir sobre el papel
mi propia revolución
agoniza el corazón
porque no sabe fingir
ni siquiera sigue aquí
está a un paso por delante
de mis huesos, de mi carne
porque lo lleva en la sangre
y tiene frío
está herido
no regresa la mirada
porque ya no tiene nada
sólo tiene su verdad
y es esta inmensidad
tan inútil
tan estéril
tan vacía y sin final.

Carta a la Luna 209 – Encuéntrame

Me arranqué el camuflaje para ti, despegué de mi planeta y no me arrepentí, me encendí para que tú me puedas ver, dibujé un corazón cada mañana en tu piel…Luna, por favor, encuéntrame.

Me perdí hace unos días por aquí, me olvidé como me llamo y no te vi, me arriesgué, quiero que sepas que me encantas, aún te regalo estas cartas…Luna, por favor, encuéntrame.

Me inspiro sólo al leer tu nombre, tú tan bella y yo en este uniforme, me congelo ahora que no estás aquí, es tan fuerte lo que me haces sentir…Luna, por favor, encuéntrame.

Me disipo y el tiempo ya no perdona, tú tan lejos, mi sonrisa pierde forma, me confieso un simple ser humano, que de ti se ha enamorado…Luna, por favor, encuéntrame.

Carta a la Luna 204 – Por aquello

Por aquello que encontré en tus ojos, es que ahora me pierdo, por aquello que dejé de sentir, es que ahora siento, por aquello que sufrí, es que sano y caigo enfermo, por aquello que viví, es que aprendí sin aire a sobrevivir.

Por aquello que encontré en tu sonrisa, es que sonrío, por aquello que quemó, es precisamente por lo que ahora sólo hace frío, por aquello que entregué en un abrazo, por aquello que me rompió en pedazos, por aquello que se fue, es que ahora ya no sé volver.

Por aquello que encontré en tus mañanas, escribo más de doscientas cartas, por aquello que pareció, por aquello que se desenmascaró, por aquello que soñé, es por lo que ahora sudando, desperté, por aquello de lo que creí estar tan seguro, es que ahora todo parece tan absurdo.

Por aquello que pegó fuerte y que ahora me duele, por aquello que besó y venció al tiempo, es que ahora a mi no pertenezco, por aquello que incendia la revolución en mi centro, es por lo que sigo latiendo, por aquello que me arranqué del pecho, aquello que me dejó incompleto.

Carta a la Luna 193 – No sé si tú

El sonido de mi paso es invisible en el espacio, los planetas y cometas no se enteran, el pasar del tiempo infinito no me espera y ya nada va a volver, ya no hay nada que temer, despertar todos los días sin soñar, en cada carta algo de mi, sabes que vine a por ti, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

El fluir de tus mares por los trazos de mis manos, la respuesta para mi, es sentir, hundirme en tus ojos y sentir, nada nunca se vuelve a repetir, ya no hay monstruo en el espejo, si me pierdo o me encuentro ya da igual, es lo mismo, el final de un abismo fue el comienzo para mi, sabes lo que siento yo por ti, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

El dolor por el ego está muerto, antes ciego, ahora tuerto veo mejor, cuando uso solamente el corazón, es el ojo y mi motor, tu energía me incendió y ya no paro, es difícil, muy difícil todo esto, pero es mío y lo abrazo, todo esto es mi elección, mi cero coma uno por ciento, es mi vida y mi verdad, cuando ya no puedo más, sigo igual, sin querer, te quiero tanto, sabes lo que eres para mi, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

Carta a la Luna 178 – Escribiendo para ti

Esta noche, escribiendo para ti todo es mejor, cada texto empezando en el corazón, tu recuerdo como el cielo sobre mi, si te escribo te revivo y parece que estás junto a mi, eres luna en la galaxia, la mujer y la elegancia, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti te puedo ver, si recuerdo tu sonrisa, el pecho late a prisa, tu recuerdo mi pretexto para volver a sentir, si te escribo te abrazo a lo lejos y parece que una fiesta se organiza desde dentro, la mujer más espacial, luna nueva especial, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti bella mujer, incendiaste el espacio, me enseñaste a creer, tu recuerdo es muy fuerte, todo el tiempo y de repente, si te escribo me confieso de algún modo, te confieso que cada día me enamoro otra vez, la mujer más sorprendente, orbitando en mi mente, agradezco a la suerte por tu vida y por quererte, desde el alba, eres mi inspiración.

Carta a la Luna 172 – Quisiera que estés aquí

Desde un rincón lejano, desde un puerto en el espacio, escribiendo otra carta para ti…y los barcos van zarpando, el tsunami está llegando, estrellas de vez en cuando iluminando para mi…quisiera que estés aquí.

Desde un sitio olvidado, desde abajo voy trepando, escribiendo otra carta para ti, los cometas amenazan, las estelas se entrelazan, extrañando tu mirada y lo que me haces sentir…quisiera que estés aquí.

Desde el fondo de mi pecho, el dolor se hace estrecho, escribiendo otra carta para ti, la sonrisa que me encanta y se escondió, ese nudo en la garganta cuando suena tu canción, no me moveré de aquí, sé que puedo resistir…de verdad, quisiera que estés aquí.

Carta a la Luna 144 – Vamos y no volvemos

Vamos, a dar un paseo de azul a claro, vamos a pintar el cielo, ahora oscuro y sin tus manos, vamos a sonreírle a la posibilidad, en libertad, vamos a abrazarla y que más da si no volvemos.

Vamos, a cantarle al silencio la mejor canción, vamos a cerrar los ojos para que vea el corazón, vamos a reír entre cometas y con estrellas, a pasear, vamos a amar y que más da si nos volvemos.

Vamos, a sentir lo que queremos e ir a por ello, vamos a enganchar miradas, a evitar palabras, vamos a incendiar cada momento, hasta sonrojar al tiempo, vamos a dar y que más da si no volvemos.

Carta a la Luna 141 – A veces vuelvo a mirar

A veces prenderme, apagarme, meterme o salir del espacio, tomar aire o quitarme el casco, abrazarte en delirios de flaqueza, aprender a olvidar esa belleza y escapar de mi cabeza, simplemente ya no estás, pero a veces vuelvo a mirar.

A veces perderme, encontrarme, olvidarte o recordarte, sentir que se partió el camino, que se me extravió el destino, aprender a imaginar un espejismo que decore el abismo que quedó, simplemente ya no estás, pero a veces vuelvo a mirar.

A veces soltarme, atarme, cantar o callarme, sentir como quema el frío, sentir tanto y conversar conmigo mismo, aprender a resumirme en un latido y escribirte todavía sin saber si lo leíste, simplemente ya no estás, pero a veces vuelvo a mirar.

Carta a la Luna 139 – Quisiera otra vez

El astronauta sigue.

Buenas noches intenciones de quedarme dormido, adiós mundo cruel, me voy pero pienso volver, buenas noches palabra de honor, mentira honrada, te echo de menos canción preferida, confieso en la almohada, buenas noches princesa espacial te voy a esperar, adiós mañanas de verano que empieza a helar…quisiera poder aprender otra vez a soñar.

Buenas noches dolor en el pecho fingiendo un latido, adiós beso adictivo, me voy pero pienso volver, buenas noches promesa de dedo pequeño, miradas con ganas, te echo de menos al girar a la izquierda, buenas noches preciosa espacial te voy a esperar, adiós mañanas de mi tinta y tatuaje viajero en tus manos…quisiera aprender otra vez a soñar.

Buenas noches al fuego de mi inspiración, cenizas que el viento hizo ficción, adiós mirada verde que el recuerdo no pierde, me voy pero pienso volver, buenas noches contacto lunar, sentir y abrazar, te echo tanto de menos luna querida, ahora heridas, buenas noches muchacha espacial, te voy a esperar, adiós mañanas de magia, momentos de libertad…quisiera aprender otra vez a soñar.

Carta a la Luna 134 – Sin mirar atrás

Decido seguir, no me voy a rendir, no puedo morir pero dejé de respirar, escribo poemas bajo un huracán, no aguantan mi piernas si quiero correr, sólo saben caminar, por un camino de hielo sólo quiero continuar, no voy a mirar atrás.

Decido seguir, te puedo sentir, sobreviví a mi propia extinción, bajo una tormenta te volví a escribir, no sé si me escuchas pero volví a cantar por ti, por un bosque de estrellas me perdí y sólo quiero continuar, no voy a mirar atrás.

Decido seguir, decido confiar, dejé mucho atrás para encontrarme aquí, escribo y mis venas vuelven a arder, compito con nada y no perderé, me duele y patea, pero lo siento real, no me voy a ignorar y sólo quiero continuar, sin mirar atrás.