Carta a la Luna 369 – Miedo a las alturas

Viví en este lugar, soñando con una sonrisa
algo pronto va a pasar, camino por la cornisa
me hice amigo del bien y del mal, crucé la linea del miedo
escribiendo vuelvo a hablar y prefiero siempre estar contento

El principio es el final, partido ahora estoy completo
nunca quise renunciar a seguir haciéndome viejo
me hice artista personal, sin respirar, de la luna
salté del planeta sin más y tengo miedo a las alturas…

Carta a la Luna 241 – Debo pero no debo

El astronauta, preso de una nube de gases tóxicos espaciales, mezclados con la difícil situación de haber perdido de vista a la Luna, alucinó y sintió que era aplastado por el vacío de la tristeza, hoy perdió esperanzas mientras escribía totalmente ajeno, mientras mordía la ironía de estar muriendo en el espacio por seguir aquello que le daba vida, por seguir al corazón.

Debo imaginar esa respuesta porque callas,
debo rodar por la cuesta de mis ganas,
debo ser inteligente y apagar mi corazón,
debo ser de lo que siento, una prisión
debo seguir incompleto y callado,
debo fingir y mirar al otro lado,
debo dejar de quererte tanto a ti,
debo dejarme morir para seguir.

Debo aprender a sonreír sin ser feliz,
debo reciclar mis últimos latidos,
debo vivir por vivir y sin sentido,
debo ser socialmente correcto,
debo rezarle seguido al dinero,
debo dejar de dedicarte esa canción,
debo hacerle caso sólo a la razón,
debo hacerme el duro y no extrañarte,
debo dejar de verte en cualquier parte.

Debo aceptar que sin más te fuiste,
debo acostumbrarme a estar triste,
debo dar respuestas pero nunca preguntar,
debo abstenerme para siempre de soñar,
debo asimilar que ya no puedo respirar,
debo ser artista sin poderme inspirar,
debo hacerme el tonto y olvidarme de crear,
debo ser un cero a la izquierda hasta el final.

Carta a la Luna 234 – Arriesgarme

Un paseo eterno espacial, una apuesta imposible, mis sentidos inservibles y me pierdo en mi, pero sé muy bien por qué me fui, amo arriesgarme así, si lo hago por ti.

Un descanso racional, inevitable herida por latir, aunque se quiebre, el corazón sabe seguir, pero si tu no estás, no sé por cuanto más, amo arriesgarme así, si lo hago por ti.

Un equilibrio artificial, un intento mudo de gritar, ya sin aire en realidad, sólo el que escapa de mi, si te interesa, espero aún estar aquí, amo arriesgarme así, si lo hago por ti.

Carta a la Luna 199 – Cruzando el espacio por ti

No sé si sigo vivo o simplemente sobrevivo, no sé que día es hoy porque aquí es siempre de noche, la gravedad, el blanco y negro espacial, filtraron algo en mi cabeza, no sé si estoy entero o me faltan piezas, el corazón ya no golpea al latir, quisiera engañar a la muerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si sigo cuerdo o en la cuerda floja, camino al filo de la locura, quisiera atar un lazo a tu cintura, soñar de nuevo contigo, luna, perdiendo fuerzas, mantengo el tipo, me trago todo lo que no digo, mis manos sólo quieren verte, no planeé sentirte tan fuerte, quisiera engañar a la suerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si respiro o me ahogo, si es agua o me hundo en el lodo, quisiera hacerme amigo del tiempo, mirarte y decir que te quiero, poder verte en el horizonte, pero nebulosas te esconden, no sé si tú tienes el remedio, ya sea un abrazo o veneno, quisiera saber si tienes algo que decir, mientras aún pueda seguir, cruzando el espacio por ti.

Carta a la Luna 180 – Posibilidad

Puede ser que sea un ingenuo, puede que sea un idiota, puede ser que un complejo de astronauta, puede ser que sea imposible, puede que parezca improbable, puede ser que se me acabe el aire en este viaje, puedo ser tanto por ti, eres tanto para mi, puedo escribirte mil poemas y seguir.

Puede que sea mortal, puede que me salga mal, puede ser que la reserva no me alcance para llegar, puede ser casualidad, puede ser causalidad, puede ser que en tus mirada sea inmortal, puede ser que el corazón, se acostumbrara al dolor, puedo ser tanto por ti, eres la luna para mi, puedo contarte una historia y verte dormir.

Puede ser que no pueda más, puede ser que no vuelva más, puede ser que busque la lluvia para llorar, puede ser que te quiera tanto, puede ser que aún no sepas cuánto, puedo encontrarme derrotado, puedo morir enamorado, puede que sea el destino y tú mi camino, puedo decirte desde aquí, que lo que late es para ti, puedo abrazarte y no encontrar jamás el fin.

Carta a la Luna 171 – Noche apagada

Esta noche me apagaron el espacio, tengo que andar despacio, estrellas desenchufadas, la canción amordazada, esta noche es extraña porque tú no estás aquí, por suerte guardo algo de ti, la realidad y su venganza, yo me subí a la balanza a ver si peso más que un sueño, sonreiría pero no puedo, hace frío y no es posible ese gesto, estoy vivo porque sé que no estoy muerto, esta noche me cortaron la raíz.

Esta noche me apagaron el espacio, tengo que tener cuidado, un cometa me pegó, el cristal se me rajó y veo doble oscuridad, contra el pecho abrazo mi libertad y algo de ti, con eso pienso seguir, el calor y la esperanza, yo escribiendo a media luz y el invierno en mis dedos, cantaría pero no puedo, las palabras se congelan bajo cero, estoy vivo sólo porque sé que puedo, esta noche me cortaron la raíz.

Carta a la Luna 152 – Estas palabras

Esto es para ti, este disfraz de papel de mi, estas ganas amortiguadas con final feliz, esta catarsis personal, este oasis invernal, una respuesta por llegar, estas palabras que resumen un momento espacial.

Esto es para ti, frases que sueñan con vivir, esta manía de escribirte, cada día desde aquí, esta mirada desde el pecho, lo que siento va derecho, el dolor que ahora es amor, estas palabras resumiendo el corazón.

Esto es para ti, pero también es para mi, esa silueta en la galaxia, este astronauta no descansa, la abstinencia inmortal de no morir, esa canción que me empuja a seguir, estas palabras que en realidad quise decir.

Esto es para ti, por enseñarme a creer, esa mirada que me inspira, siempre la vuelvo a ver, esa sonrisa y los senderos de la piel, esos recuerdos de mañana, cuando entras por mi ventana, estas palabras al final de otra semana.

Carta a la Luna 47 – Tengo

El astronauta, ve por fin la salida a aquel desvío espacial…poco a poco ve luz asomarse y pintar el papel dónde escribe otra vez:

Tengo un momento espacial al día para ti, todos los días,

tengo ese problema bendito de no querer dar marcha atrás,

tengo un viaje por el espacio inmortal, y yo soy el capitán.

Tengo una mañana cada día para cargar la batería,

tengo una confianza ciega en la canción de tu sonrisa,

tengo un sueño que se muere por poder ser realidad.

Tengo tiempo y tengo aire, tengo un abrazo de equipaje,

tengo el latido completo y curado de cualquier espanto,

tengo mis manos trabajando horas extra mientras canto.

 

Tengo el golpe aún marcado, el que me hizo revivir,

tengo la esperanza en carne viva y me hace sonreír,

tengo corazón contento y fue mucho gracias a ti…

por eso querida luna, este astronauta va a seguir.