Carta a la Luna 340 – Ausente y aquí

Rompí el cristal, me quedé ciego
entró algo más que el viento y vi de nuevo

La lanza aprieta el costado
y este barco a naufragado en el pasado

El exceso infiltrado por las venas
el tiempo estrecho abrazado a mi cabeza

La verdad tan embustera
la careta está contenta y está de fiesta

El amor dosificado por semanas
enfermedad y el buen veneno que te sana

Astronauta alter ego confundido
un tipo de Marte que aquí murió de frío

El adiós pegando fuerte
no es cuestión de despedirse…
si preferiste ausente, estando siempre.