Carta a la luna 262 – Propenso

Después de ti
es antes
porque si
porque explotó
el pecho quebró
después de ti
principio
al final
querer no bastó
guardé el corazón
después de ti
cenizas de mi
para revivir
acción a distancia
por tanta constancia
frenaron mis pasos
caí en pedazos
después de ti
aún aquel beso
abrazos y cuentos
princesa y dragón
verdad y ficción
paseo inmortal
mi musa lunar
me hice ajeno
me diste silencio
guardo esa canción
herida, sin voz
queriéndote así
tal vez no dormí
o no desperté
tu sabes y sé
jamás lo fingí
que sigo aquí
consciente
y ausente
propenso al fin
conmigo
y sin ti.

Carta a la Luna 228 – Sigo por aquí

Este día es por la noche y a oscuras las estrellas, pierdo algo más de mi y no siento ya las piernas, sé que no puedo fingir, sé que no soy yo sin ti, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Este corazón despierto ya no me deja dormir, soy un traje en carne y hueso pero aún quiero seguir, lo que siento por ti, no me dejará rendir, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Estas manos escribieron solamente para ti, es verdad que nunca había dado tanto desde mi, contigo aprendí a morir y a revivir, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Carta a la Luna 205 – Posibilidad aquí

Puede ser que ya no vuelva a recordar, puede que me pierda y olvide respirar, puede ser que aún estés fuerte en mi, puede ser que no sepa que hago aquí.

Puede ser que trascienda y sepa revivir, puede ser que me apague y me vaya de mi, puedo ser un instante, o el infinito por ti, puede ser que no sepa que hago aquí.

Puede ser que nada ya importe, puede ser que olvides mi nombre, puedo ser quién siempre esté para ti, o un abrazo que sé perdió por ahí, puede ser que te quiera con todas mis fuerzas, puede ser que sin volver, desaparezcas y a veces no sé, que hago solo, aquí sin ti…

Carta a la Luna 189 – Poder llegar

Mis brazos alrededor de la luna, de ti, o de ninguna, alrededor de un sueño, desperté, mis ojos sumergidos en los tuyos, se apaga todo el ruido y flotando sin pensar, en tu sonido espacial, imaginé llegar, una noche, conectado a una estrella, enchufado a tu belleza lunar, el deseo a mi vida fugaz siempre fue, resistir y poder llegar.

Mi mente de repente, ya no sirve, el pecho me advierte, que soy libre quisiera abrazarte otra vez, quisiera acercarme y poder decirte que te quiero, decirte que te espero, me muevo ahora ya sin parar, ahora mismo, si muero me da igual, siempre me vuelves a reanimar, cuando te siento, aunque no estás, sabré resistir y espero poder llegar.

Mis manos dibujando tu sonrisa, mis poros respirando de tu brisa, quisiera tanto y me vuelvo a olvidar, entiendo que ahora sé caminar, paso a paso, ahora tengo claro que no hay descanso, por ti me alejé de la falsa seguridad, salté a el espacio en un viaje final, sin regreso, porque me gusta hasta tu forma de parpadear…espero resistir y tal vez, un día, poder llegar.

Carta a la Luna 59 – Viaje Lunar, día 7

Cuando vi esa foto tuya sonriendo…cuando me noto enamorado,

cuando sentí ese escalofrío que me asusta ya no saber disimular,

cuando decidí confiar en un viaje final, cuando te empecé a extrañar.

Cuando paseo por el espacio y creo reconocer tu energía conmigo,

cuando me sudan las manos, cuando me gusta que me pongas nervioso,

cuando te pongo una canción para verte feliz y tal vez cantarla contigo.

Cuando no estás pero te quedas recorriéndome el cuerpo y las ideas,

cuando mis dedos se ponen a trabajar en las palabras que no puedo decir,

cuando recuerdo lo intenso de nuestro abrazo, cuando me hiciste revivir.

Cuando sé que falta poco para volver a verte, y me emociona imaginarlo,

cuando me siento un tonto ilusionado con un sueño, cuando te quiero tanto,

cuando estés aquí y me tiemblen las piernas, cuando siento que no aguanto.

Carta a la Luna 48 – No es mentira

El astronauta volvió a verla…con el pecho dando golpes de alegría…la luz más intensa que jamás pudo abrazar, estaba otra vez allí…una carta escrita sonriendo, nació otra vez para soñar con llegar a ella y ser parte de sus ojos y quizás de su alegría…

No es mentira que cuando hoy te vi aparecer, se apagó el universo,

las estrellas se opacaron y hasta el sol se acobardó…

No es mentira que me quedo, no es mentira que te veo,

siempre te llevo amarrada muy fuerte al corazón.

No es mentira lo que siento, ni tu efecto sobre mi,

no es mentira el incendio en mi pecho al verte allí,

¿Crees que es mentira luna bella, lo que escribo aquí por ti?

Yo no sé lo que tu sientas, pero yo te siento a ti.

No es mentira esa canción que me canta sobre ti,

no es mentira que de un golpe me ayudaste a revivir…

Y yo sé que no es mentira este viaje en mi vida,

todo eso que me inspiras solamente si me miras,

tú jamás serás mentira para mi…

Carta a la Luna 47 – Tengo

El astronauta, ve por fin la salida a aquel desvío espacial…poco a poco ve luz asomarse y pintar el papel dónde escribe otra vez:

Tengo un momento espacial al día para ti, todos los días,

tengo ese problema bendito de no querer dar marcha atrás,

tengo un viaje por el espacio inmortal, y yo soy el capitán.

Tengo una mañana cada día para cargar la batería,

tengo una confianza ciega en la canción de tu sonrisa,

tengo un sueño que se muere por poder ser realidad.

Tengo tiempo y tengo aire, tengo un abrazo de equipaje,

tengo el latido completo y curado de cualquier espanto,

tengo mis manos trabajando horas extra mientras canto.

 

Tengo el golpe aún marcado, el que me hizo revivir,

tengo la esperanza en carne viva y me hace sonreír,

tengo corazón contento y fue mucho gracias a ti…

por eso querida luna, este astronauta va a seguir.