Carta a la Luna 332 – Pasos de ida

Las estrellas en el suelo
claroscuro y silencio
el papel besó mis manos
germinando, apretando
desquiciando la caída
desde el norte, despedida
late fuerte alguna herida
aparece, en mi camisa
voy por tierra desde arriba
este pecho, no respira
me contiene con la brisa
paso a paso y la cornisa
el camino está hambriento
y yo sigo, ya no espero
y no miro, no me vuelvo…

Carta a la Luna 292 – Restos aquí arriba

Un café que sepa a despedida
una frase que nunca se atrevió
la mentira de aquello que creía
la sonrisa que todo lo cambió
el remedio y promesa en la caída
la indiferencia que todo desgastó
el después del golpe del silencio
el momento, que juro, fue verdad
el dilema de un abrazo individual
el final que nunca acabará
al vacío tengo unas palabras
pero sé, tienen que caducar
por mirarte tuve que internarme
una noche en un bosque espacial
el que escribe, late un poco menos
y mis manos se quieren jubilar
estoy listo para perder el juicio
estoy listo para dormir en paz
tengo el tiempo pidiéndome la hora
un recuerdo que ahora me olvidó
tengo tanto que ahora no respira
y el resto, se fue y no me avisó.

Carta a la Luna 277 – Fin de noche

Fin de noche que comienza
oscureciendo en la cabeza
cae la luna sobre el mar
el naufragio a respirar
dios de barro bajo el sol
pez extraño que se ahogó
piel de piel enrarecida
ya no late y no respira
envolviendo un sueño ajeno
desvelado por un trueno
de la cara más oscura
escondida bajo un velo
de ternura maquillada
ola fuerte reventada
sobre el pecho que no cierra
voz, silencio y tiempo herido
agoniza sin motivo
cuando vibra todo el ruido
de tu risa y de tu olvido
cuando miro y veo nada
cuando cierras tu mirada
porque no sé dónde estás
y ya no quiero adivinar
porque escribo y me callo
porque no pude hablar
y tú vuelves a callar.

Carta a la Luna 267 – Consecuencia y paseo

Paseo por el mundo
que hace horizonte
en mis ojos
de viaje profundo
sin fronteras
en mi centro
sin correr
camino y a veces
voy mas lento
descubriendo la vida
en la brisa que respira
sin saber frenar
el recuerdo
a veces de ti
a veces del tiempo
quería tanto
y ahora
un abrazo espacial
podría ser suficiente
podría ser eficiente
o tal vez mortal
disparo mis dedos
intérpretes torpes
de mi corazón
siempre rebelde
y hoy tan dócil
apretado contra mi
cansado de fingir
que el dolor no duele
pero late y pega fuerte
y me canta en las mañanas
porque el alba ya no viene
a romper el simulacro
todo ahora va despacio
pero bien
yo sé también
que todo es perfecto
ya no busco más defectos
es así y así será
porque así tenía que ser.

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 253 – Ahora mismo

Ahora mi vida es tan mortal,
ahora que aterrizo sin poderme bajar,
ahora que saben a sal todas mis heridas,
ahora que todas las puertas son de salida.

Ahora mi vida vive cerca al filo,
ahora que ya no quiero y que no pido,
ahora todas mis canciones se terminaron,
ahora que no sé si mis cartas se te acercaron.

Ahora que mi vida no te respira,
ahora que esta asfixia no se termina,
ahora que me vendí barato por confiar,
ahora que la fortuna me vuelve a despreciar.

Ahora mi vida perdió el pulso,
ahora que se siente todo inconcluso,
ahora no hay reforma que me pueda arreglar,
ahora que sigo escribiendo por no poderte olvidar

Carta a la Luna 118 – Obras en la Luna

Obras sobre ti, obra de arte, quisiera ayudar pero no debo involucrarme, tengo que apretar fuerte los dientes y aguantarme, tengo que escribirte y nada más, sabiendo que lo estás pasando mal, obras y escenarios personales, tenemos que confiar, nunca es tarde y la función siempre debe continuar.

Obras sobre ti, obra de arte, es difícil tener que contenerme así, porque te adoro desde que te conocí y lo que has hecho tú por mi…obras mías, de mi vida son para ti, lo que siento no se puede describir, aunque es momento ahora, de quedarme quieto aquí, haré todo lo que pueda para hacerte feliz.

Obras sobre ti, obra de arte, yo decido no asfixiarme y pelear por ti, tú eres libre también de decidir el ritmo de tú canción para vivir, obras de miedo, de medianoche en mi cama, luna siempre estás en el cielo cuando haces falta, aunque los nervios muerdan con fuerza, aunque los pensamientos asusten al corazón, siempre es ése golpe en el pecho, quien nos da la razón.

Obras sobre ti, obra de arte, ahí voy a estar para pintarte si pierdes el color, no es una promesa vacía, suicida, es que te quiero con todo lo que soy, obras lunares sobre tus lunares, obras que llevamos en la piel y en la mente, estar aquí cuatro días ya es una suerte, no nos alejemos nunca del ahora, obras espaciales, obras mundiales, recuerda ese cartel, cuando salimos de la nave, que ponía: respira, todo es posible…sonríe, nada es tan grave.