Carta a la Luna 181 – Entre nubes

Entre nubes viejas espaciales, hay efectos especiales y se nubla la razón, entre el lápiz y mis manos hay un nexo, siento fuego, el papel resistirá, entre el cielo y el infierno, la galaxia y tú, entre música estridente hoy me pierdo y no estoy, entre estrellas y cometas nada vibra sin tu voz.

Entre golpes, meteoritos no me dejan maniobrar, hay defectos especiales pero voy a continuar, entre tanto mis latido necesitan ser oídos, entre todo lo que tengo y lo que he perdido, tu mirada está presente, entre el frío del ambiente tu calor se me grabó, entre estrellas y cometas, si no estás no hay color.

Entre todo lo que quiero, tú siempre estás primero, aunque duela y me mantenga respirando de ilusión, siento tanto, si te veo, siento más si eres feliz, entre mares y siluetas juro que una vez te vi, hace años, ya soñaba con tu vida, utopía en carne y hueso que se hizo realidad, pero quizás, no pueda llegar a ti, aún así, jamás me voy a rendir, entre la suerte y el uno por ciento, entre el milagro y todo lo que siento…entre tantos universos, si no estás, no está completo…

Carta a la Luna 121 – Todo por fin va a mejorar

Se acabó nuestra prisión mental, esos barrotes de barro y desiertos en el espacio asfixiándonos despacio, con la presión de un dictador inflado de cuello abultado, ahora damos el paso al otro lado del charco que nos quiso ahogar, sonríe tranquila princesa lunar, todo por fin va a mejorar.

Se acabó el aguantar, tenía que terminar y estoy feliz porque te veo respirar con una sonrisa, un festival se organizó bajo mi camisa, y creo que oí a tu corazón echarse unas risas, ahora demos el paso largo hacia adelante, revive ese blog súper chic y elegante, todo por fin va a mejorar.

Se acabó pero en realidad empieza, un nuevo viaje y paz en la cabeza, lo siento por mis mañanas a tu lado, porque eres lo mejor que me ha pasado…cada día durante más de un año, pero confío en la suerte de poder volver a verte y muchas veces, este cambio era evidente, ahora damos un paso necesario, lejos de aquel tirano de cuello engrasado, hoy abrimos el candado y alguien cantó esa canción con ritmo de libertad, todo por fin va a mejorar.

Carta a la Luna 97 – Viaje Lunar 2 – Día 10

A veces me siento enamorado del mundo entero cuando me enamoro de ti, eres la expansión del corazón para entender la belleza escondida en el arte de simplemente respirar, cuando respiro de ti en un espacio reducido entre los dos entiendo la confusión increíble que me lleva a crear y a montar estructuras de oraciones y palabras como soles infinitos para alimentar el brillo de ti en el espacio donde te conocí.

A veces siento que he vuelto a nacer, al otro lado del mar, en tu tiempo, en otro país y en otra ciudad, es un pequeño milagro personal todo lo que logras en mi, y a veces no lo creo, es sobrenatural, como el mecanismo en una estrella fugaz que logra cumplir deseos sólo a quien cree en ellos, a quien todavía se atreve a soñar, y yo me atrevo contigo a vivir si es necesario en un sueño pintado por todas partes de realidad, me atrevo a intentar vivir del alimento de un beso y al abrigo de un abrazo certero y que dure y que perdure en el tiempo desafiando todo esquema de comodidad que se inventó don dinero.

A veces te quiero abrazar cuando te tengo frente a mi y decirte tantas cosas que me debo de callar porque ahora te entiendo y te comprendo de verdad. Solté la mano del egoísmo terrible que me dirigió el cuero y me emborrachó la mente durante tantos viajes y arrasó con los detalles que la vida me pudo regalar. A veces, luna preciosa, quisiera tantas cosas contigo, pero sé que si las consigo, será confiando en un pequeño “quizás”, será viajando y no preguntando, al lado de un reloj inválido y la paciencia como ciencia cierta en la ecuación de esperarte sin esperar, sólo siendo con el tiempo a la par.

A veces simplemente dándole la espalda a la muerte en el espacio si presiento que se acaba el aire, porque sé que igual respiro de lo que significas para mi, esto que me haces sentir es increíble y a veces no me lo creo ni yo mismo, me sacaste del fondo de un abismo personal sin hacer nada, sólo apareciendo frente a mi, sonriendo ahí mismo, y me cambiaste el compás de esa marcha mortal por una canción de libertad. Ya no estoy seguro de quererte, porque creo que lo que hago es adorarte, siempre estuviste a mi lado luna, aún sin conocerte, tal vez se alinearon los planetas o se enamoró de mi la suerte para que la magia de lo absurdo haya logrado regalarme la certeza de tenerte aquí, ahora en mi tiempo de quererte tanto, adorarte sin religión ni condición…simplemente se me ahogó el ego y el presentimiento y vivo al día, cada día con emoción, eres tú de la esperanza en mi vida, que ahora es más vida, la ilusión.

Si te escribo todos los días, es porque eres motivo suficiente con contrato indefinido y para siempre, porque lo que tu me has dado, no lo habría imaginado posible en mis días, ahora me siento especial y tu eres espacial, se me acabó estar pegado al magnetismo de este planeta y vivo en este viaje por encontrarte algún día a mi lado, es el efecto secundario de estar enamorado, darlo todo, confiarlo todo, yo no encuentro ninguna excusa para evitarlo o negarlo, aunque parezca una locura, es mi verdad más consciente y más coherente, es mi vida y elijo apuntar hacia la tuya, si el resultado es tu sonrisa, si uno de los finales podemos ser los dos juntos, algún día.

Tu tranquila, no hagas nada, se feliz y déjame seguir intentando darle vida a tu risa cada día o cada mañana, quiero ser un plus en tu alegría, estar ahí, si me necesitas o me extrañas…un abrazo sin pedirte nada a cambio, cuando sientas que tus brazos quieran dármelo, cuando sientas que tú quieres dármelo…mientras tanto, éste astronauta, seguirá viajando.

Carta a la Luna 80 – Te quiero Hoy

Te quiero con un vino o sin él,
entre amigos o estando sólo contigo,
cuando llega él happy hour y él café,
cuando me acuerdo de decirte otra vez,
que te quiero, eres lo mas bello que he podido ver.

Te quiero al derecho y al revés,
también me gusta tú sonrisa a la mitad,
aquí tengo ese abrazo que guardé,
preguntándome cuando te lo podré dar.

Te quiero de mañana y por la noche,
en mis sueños y cuando te haces realidad,
cuando dices todo sólo con una mirada,
cuando te toco, él universo sé suele apagar.

Te quiero hoy incluso más que ayer,
porque esta noche nos vamos a juntar,
eres lo mejor que me ha podido pasar.

Carta a la Luna 78 – Cuando, cada día

Cuando estoy frente a ti, pierdo el norte allí en el sur,
cuando te veo ahí, cierro los ojos y allí sigues tú,
cuando te siento aquí, todo es mentira y tu mi verdad,
cuando te tengo a mi lado luna, nada más me puede importar.

Cuando estoy frente a ti, todo me gusta, pero tú mucho más,
cuando te veo ahí, me muerdo los labios para no estallar,
cuando te siento aquí, vivo en un sueño de pura realidad,
cuando te tengo a mi lado luna, mi corazón se pone a cantar.

Cuando estoy frente a ti, sin remedio, me vuelvo a enamorar,
cuando te veo ahí, me ahogo en tus ojos para respirar,
cuando te siento aquí, te quiero mil veces y alguna más,
cuando te pueda abrazar, no sé si mis brazos te puedan soltar.

Cuando estoy contigo todo termina para volver a empezar,
cada día contigo, es el primero y el último antes de volver a soñar,
cada minuto contigo es un regalo que siempre quiero guardar,
cada vez que te miro, te hablo, luna, espero lo sepas notar.

Carta a la Luna 54 – Viaje lunar, día 2

Vuela siempre en libertad Luna preciosa,

nunca temas abrir tus alas espaciales de par en par,

abre también la puerta enorme de tu creatividad

y regalale al universo un poco de tu magia sideral.

Ríe y sé feliz siempre, donde sea que vayas,

eres una energía única entre todas las demás,

Aún no creo la suerte que tuve al poderte encontrar,

aquí entre tantas estrellas y en mi planeta, del otro lado del mar.

A veces parece que las cosas no tienen sentido sin tu sonrisa,

a veces no comprendo esto que llevo dentro y  que me hace vivir,

a veces no puedo conmigo, de lo mucho que siento por quererte a ti.

Siempre confundiendo sueños con realidad cuando estás a mi lado,

eres impresionante, milímetro a milímetro, latido a latido…

te guardo en el pecho, y voy hacia ti derecho, aunque me pierda en el intento,

por ti luna, mi vida sonríe sin descanso, cada vez que te veo o te siento,

cada vez que cruzas esa puerta por las mañanas, me quedo sin aliento…

Carta a la Luna 47 – Tengo

El astronauta, ve por fin la salida a aquel desvío espacial…poco a poco ve luz asomarse y pintar el papel dónde escribe otra vez:

Tengo un momento espacial al día para ti, todos los días,

tengo ese problema bendito de no querer dar marcha atrás,

tengo un viaje por el espacio inmortal, y yo soy el capitán.

Tengo una mañana cada día para cargar la batería,

tengo una confianza ciega en la canción de tu sonrisa,

tengo un sueño que se muere por poder ser realidad.

Tengo tiempo y tengo aire, tengo un abrazo de equipaje,

tengo el latido completo y curado de cualquier espanto,

tengo mis manos trabajando horas extra mientras canto.

 

Tengo el golpe aún marcado, el que me hizo revivir,

tengo la esperanza en carne viva y me hace sonreír,

tengo corazón contento y fue mucho gracias a ti…

por eso querida luna, este astronauta va a seguir.

Carta a la Luna 41

Volví a soñar con ese abrazo y desperté con la almohada ente mis brazos,

inventé unos poemas para dar calor a este invierno en el espacio…

sigo escribiendo desafiando a lo correcto y a la razón.

Volví a plantar la rosa que te iba a regalar, para que dure un poco más,

camuflé el dibujo que te hice entre bocetos hace unos días atrás…

sigo escribiendo impulsado por algún tipo de epidemia espacial.

Volví a practicar esa canción de nuestros conciertos cancelados,

planché la camisa de esa cita que sólo en mi mente sucedió…

sigo escribiendo porque estoy enamorado…y ¿qué más da?

Ahora vuelvo a fluir con la corriente del presente a mi lado,

a calmar mareas que golpean agitadas en mi mar,

tengo el sueño en el horno a punto de realidad,

yo escribo porque mi pecho no se cansa de cantar…

sigo escribiendo porque creo en lo que siento y no lo puedo evitar.

Carta a la luna 27

Hoy, sin vergüenza y con decisión, dejo aquello que tanto me hizo sufrir,

a mi y a los demás y que me trajo a ésta situación…

donde sólo con tu recuerdo, me hago fuerte para continuar

porque prefiero oír tu risa antes que cualquier canción que se pueda inventar

Ahora eres lo que más me importa y me importo también yo,

es por eso que renuncio a volverme un extraño otra vez y poder ser,

aquel astronauta que adora a la luna, ese tipo que sólo la puede querer,

como nunca hizo con ninguna y que más recibió también de ella…

eres ese tipo de inspiración que me salva, y que a pesar de mis errores,

confío en volver a ti algún día, y se acaben nuestros temores

Eres un sueño que cambió enormemente mi realidad,

y a pesar de todos los contratiempos de este viaje,

por algún motivo siento que es real, que todo encajará al final.

Hoy te vi por un segundo, y se sintió tan bien, nunca lo sé explicar,

aunque me congele en la espera…no renunciaré, no daré un solo paso atrás.

Carta a la luna 6

Viajando entre polvo espacial y estrellas, el astronauta, duerme de vez en cuando…el oxígeno es escaso. El viaje es arriesgado, pero que viaje que valga la pena contar no lo es? Se despierta, y escribe poco a poco:

Soñé mientras me acercaba, que estuvimos juntos en alguna vida,

que ahora nos acercamos y que mañana seremos.

De la mano, latiendo juntos, soñando por la noche y riendo mucho por el día.

Me despierto. Sé que lo soñé, pero levanto la cabeza y ahí, te veo.