Carta a la Luna 313 – Preparativos

Las estrellas se despiden
lagrimas que me sonríen
ahora me voy pero yo no
me guardarán en la memoria
se contará alguna historia

Tengo fuerte el corazón
mantengo lejos mi razón
descoso rastros de dolor
aprieto fuerte algún recuerdo
rompo el sueño y me despierto

Aún cubierto de astronauta
escribo y viajo en otra carta
observo el aire mientras escapa
es momento de tocar el suelo
es momento de dejar el cielo.

Carta a la Luna 299 – Dicen tanto

Dicen, que seguro cambió la estación
a pesar de lo que congeló
que se escucha hasta mi corazón
que quizás ya perdí la razón
dicen, que por fin aprendí a querer
que encontré sólo porque perdí
que seguro no pueda volver
dicen, que robé una nave espacial
de la luna y de la mujer
que por fin aprendí a esperar
que abracé una estrella fugaz
dicen, que aprendí a reírme de mi
que escribí cada día por ti
que pinté tu sonrisa en papel
dicen, que se acerca a galope el final
la mentira juega a ser verdad
que la música otra vez cantará
dicen, que la vida vuelve a girar
que un segundo sabe a eternidad
que subió y que caerá
dicen, que me importa y que así será
y tal vez lo correcto esté mal
que aún respiro y vuelvo a soñar…

Carta a la Luna 245 – Debo

Debo hacerlo, aunque no quiera,
porque igual se va a romper,
Desprender de la cabeza,
las ideas de volver.

Debo hacerlo, sin quererlo
aunque quiera aún contigo
Abrazarme al olvido
y seguir, si sobrevivo.

Debo hacerlo, porque si
porque duele esperarte
Aunque sigas por aquí
y no pueda olvidarte.

Debo hacerlo, por piedad
se me rompe el corazón
Tu mentira es mi verdad
estoy perdiendo la razón.

Carta a la Luna 229 – Porque es motivo

Porque te digo la verdad a veces miento,
porque te quiero y no lo lamento,
porque no estás y creo tenerte a mi lado,
porque siempre es ahora y nunca más el pasado,
porque te espero de pie y no me rindo arrodillado,
porque aún respiro y el pecho también late,
porque me es imposible olvidarte.

Porque sin ti no despiertan los días,
porque te doy sólo lo que me inspiras,
porque por ti aprendí a ser mi amigo,
porque el dolor ya no puede conmigo,
porque aprendí a encenderme de frío,
porque soy la mitad, la otra se fue contigo,
porque el tiempo juega a ser mi enemigo.

Porque escucho silencio en el ruido,
porque me encuentro ahora mismo perdido,
porque por ti traicioné a la razón,
porque suele hablarme de ti el corazón,
porque contigo soy libre en esta prisión,
porque gracias a ti sobreviví a la caída,
porque muero por ti, es que sigo con vida.

Carta a la Luna 194 – Cada día en mis cartas

Después de tu minuto, el reloj se suicidó, el infinito se multiplicó por dos, se incendió este camino, se me quemó la ilusión, apretando sus cenizas oí tu canción, tengo tiempo por las venas, del espacio y tus estrellas, un incendio en el pecho que aún calienta, voy disfrazado de astronauta, volando a ciegas si me faltas, te digo que te quiero cada día en mis cartas…

Después que todo se eclipsó, el horizonte se apagó, perdido entre un latido y la razón, no tengo nada que ofrecerte, sólo este loco corazón, que como yo, también de ti se enamoró, vuelve el silencio a llenarme la cabeza, la realidad vuelve a tomarme por sorpresa, voy inventando aire para no ahogarme, más cerca a la espada que a la pared, siento el filo pero no pienso volver…

Después de caer en tus ojos, de abrazarme a tu boca, después de aprender también de mi derrota, el resto de este universo poco importa, da igual si hoy vuelvo a morir, porque aprendí, gracias a ti, a revivir, no pasa nada mientras pueda resistir, porque llegaste tú a mi vida una mañana, enamorado estoy también hasta del alba, porque te quiero desde el fondo de mi vida, entiendo que lo primero es tu sonrisa…

Carta a la Luna 133 (lado A) – Golpea el corazón

Viviendo de noche, se apagó la luz, mordiendo la calma arrojé la cruz, tal vez de un soplido apagaré al sol, quisiera decirte que nunca se acabó, no existe el tiempo en mi reloj, no sé bien quién fui, pero ahora sé quién soy, escucho una canción mientras golpea el corazón.

Muriendo de noche, se apagó el calor, mordiendo un sueño regresó tu voz, tal vez si madrugo me ayudará algún dios, tal vez si me duermo todo parezca estar mejor, abrazo el momento y sólo puedo sentirte en esa canción mientras golpea el corazón.

Despierto de noche, se apagó el color, mordiendo una carta de amor, tal vez ahora pueda liberar a mi intención, tal vez un incendio arrase con mi razón, no tengo que pedir perdón, sólo creer en lo que siento, me pierdo en tú canción mientras golpea el corazón.

Carta a la Luna 118 – Obras en la Luna

Obras sobre ti, obra de arte, quisiera ayudar pero no debo involucrarme, tengo que apretar fuerte los dientes y aguantarme, tengo que escribirte y nada más, sabiendo que lo estás pasando mal, obras y escenarios personales, tenemos que confiar, nunca es tarde y la función siempre debe continuar.

Obras sobre ti, obra de arte, es difícil tener que contenerme así, porque te adoro desde que te conocí y lo que has hecho tú por mi…obras mías, de mi vida son para ti, lo que siento no se puede describir, aunque es momento ahora, de quedarme quieto aquí, haré todo lo que pueda para hacerte feliz.

Obras sobre ti, obra de arte, yo decido no asfixiarme y pelear por ti, tú eres libre también de decidir el ritmo de tú canción para vivir, obras de miedo, de medianoche en mi cama, luna siempre estás en el cielo cuando haces falta, aunque los nervios muerdan con fuerza, aunque los pensamientos asusten al corazón, siempre es ése golpe en el pecho, quien nos da la razón.

Obras sobre ti, obra de arte, ahí voy a estar para pintarte si pierdes el color, no es una promesa vacía, suicida, es que te quiero con todo lo que soy, obras lunares sobre tus lunares, obras que llevamos en la piel y en la mente, estar aquí cuatro días ya es una suerte, no nos alejemos nunca del ahora, obras espaciales, obras mundiales, recuerda ese cartel, cuando salimos de la nave, que ponía: respira, todo es posible…sonríe, nada es tan grave.

Carta a la Luna 102 – Escapé

Escapé del planeta Tierra y ahora estoy en órbita lunar,
entre estrellas y asteroides, yo me podría acostumbrar,
escapé de una prisión de cemento, por libertad espacial,
por tu mirar, tu sonido al reír y por poderte con mi vida abrazar.

Escapé del planeta dónde estuve bajo tierra y sin respirar,
perdido en la pesadilla de no sentir y nunca pude despertar,
escapé de tener guardado en el puño, bien cerrado, al corazón,
ahora contigo, enamorado, estoy más vivo, ahora tengo una razón.

Escapé en un segundo cuando apareciste en medio de mi caída,
sin pensarlo decidí hacerle caso a los latidos de mi vida,
me inspiraste al que late y te lo digo en una carta cada día,
aquí sigo, no me giro ni un instante y mis brazos no te olvidan,
me da igual lo que me digan, yo te quiero, eres tú mi poesía.

Si escapo es por no hacerme daño y no por miedo, es por algo que me apagó hasta los sueños y todo eran pesadillas, engañado bajo el árbol de la vida…ahora contigo veo esa salida a la verdad de lo que siento y lo que quiero en mis días, aprendiendo a ser valiente de repente si regalas tu sonrisa con tu perfume en la brisa y el pecho pega un salto y corre deprisa, sin parar, si detenerse a descansar…pruebo y viajo y me la juego, voy despacio pero creo en la esperanza y en la oportunidad de intentarlo una vez en la vida, de mandar los miedos de paseo a otro lado y yo sigo intentando, no me rindo ni me canso, eres mi mayor motivo y le das fuerza a mi motor, ya no creo en el pudor de las palabras enterradas, ya no creo en guardarme más, nada de nada, porque no se sabe el mañana y ahora estás aquí, ahora, junto a mi en la misma galaxia, enseñándome de elegancia y yo te vuelvo a escribir… si la vida son dos días, si la muerte es inminente, si te veo y todo brilla, yo no pienso traicionarme y venderle al olvido el sentimiento, yo no pienso detenerme, no te haces una idea de lo que siento cuando estoy contigo…

Carta a la Luna 77 – Te llevo

Te llevo a mi lado, como un sueño recurrente,
entre abrazos y un beso, repitiéndose en mi mente,
llevo el tacto de tus manos y al miedo inconsciente.

Te llevo a mi lado, viajo ligero y muy enamorado,
encendiendo el motor que antes llevaba congelado,
llevo tu sonrisa como un pin en la camisa atravesado.

Te llevo a mi lado y a pesar de todo no estoy sólo,
voy por tu sendero escribiendo y perdiéndome en tus ojos,
llevo cada instante de tu vida y tu alegría es mi tesoro.

Te llevo a mi lado por las tardes cuando arde el corazón,
cuando lo que siento afirma que te quiero más allá de la razón,
llevo el fuego de un segundo en tus labios y eso no es ficción.

Te llevó siempre al lado, bien pegada al costado, a la izquierda de mi pecho explorando y encontrando que te quiero como no pensé que podría hacerlo algún día y todavía me sorprendo, cuando entiendo y me centro en el sentimiento que convive con mis sueños y la esperanza de encontrarte dormida y tranquila, para despertarte con un beso.

Yo te llevó y estoy contento a pesar de estar lejos porque veo tu reflejo en mis manos cuando escribo, cuando canto y cuando me siento en un banco y decido confiar en el milagro de verte pasar y que te sientes a mi lado, después de conversar, robarte un “quizás”, llevarte de la mano a mirar esas estrellas bellas que a tu lado son pequeñas y decirte al final lo que ya sabes, lo que callo y no digo, pero escribo y lo hago con detalle…hoy te repito que te quiero, otra vez, no me muevo del camino, yo aquí sigo y no me rindo, no me rindo…

Carta a la Luna 71 – Prefiero

Prefiero estar sólo en el espacio por quererte,
que en mi planeta acompañado, pero sin verte,
prefiero que se ría de mi toda la gente
por no rendirme aunque viaje para siempre,
que tener que obligarme a no sentir…
lo que yo siento ahora por ti.

Prefiero aprender a sobrevivir aquí sin aire,
que perder la fe, mirar atrás y acobardarme
y tener que respirar de la mentira de lo fácil…
prefiero escuchar cuando me late el corazón,
aunque tal vez eso me cueste la razón…
prefiero totalmente loco, que sin ti.

Y es que prefiero tu mirada antes que nada,
cuando se escapa tu sonrisa y no para,
prefiero una hora conectando con tu vida,
la eternidad sin un motivo no está viva,
prefiero seguir soñando y estar así de enamorado,
te prefiero, siempre, te prefiero a ti.