Carta a la Luna 139 – Quisiera otra vez

El astronauta sigue.

Buenas noches intenciones de quedarme dormido, adiós mundo cruel, me voy pero pienso volver, buenas noches palabra de honor, mentira honrada, te echo de menos canción preferida, confieso en la almohada, buenas noches princesa espacial te voy a esperar, adiós mañanas de verano que empieza a helar…quisiera poder aprender otra vez a soñar.

Buenas noches dolor en el pecho fingiendo un latido, adiós beso adictivo, me voy pero pienso volver, buenas noches promesa de dedo pequeño, miradas con ganas, te echo de menos al girar a la izquierda, buenas noches preciosa espacial te voy a esperar, adiós mañanas de mi tinta y tatuaje viajero en tus manos…quisiera aprender otra vez a soñar.

Buenas noches al fuego de mi inspiración, cenizas que el viento hizo ficción, adiós mirada verde que el recuerdo no pierde, me voy pero pienso volver, buenas noches contacto lunar, sentir y abrazar, te echo tanto de menos luna querida, ahora heridas, buenas noches muchacha espacial, te voy a esperar, adiós mañanas de magia, momentos de libertad…quisiera aprender otra vez a soñar.

Carta a la Luna 122 – Esa nave tiene que estallar

Nos hicieron perder el tiempo, nos engañaron pero sólo un momento, es igual estoy contento porque todo eso acaba, estoy contigo igual toda la semana porque te quiero y te sueño, o si te encuentro por la ciudad, bella dama…pero esa nave tiene que estallar, ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Nos contaron otro cuento, nos alargaron el encierro, pero sólo por una horas, es ahora el mejor momento, ya se acaba, entrenaré este fin de semana, para ir contigo a darle una patada en la papada al enemigo…esa nave va a reventar, ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Nos pasearon por un rato, nos cortaron la emoción con malos tratos, pero sólo fue una mañana, se acabaron las semanas con las muelas apretadas, y el bolsillo profundo jugando a se abismo, esto es todo princesa querida, por fin encontramos la salida…esa nave tiene que explotar y ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Carta a la Luna 47 – Tengo

El astronauta, ve por fin la salida a aquel desvío espacial…poco a poco ve luz asomarse y pintar el papel dónde escribe otra vez:

Tengo un momento espacial al día para ti, todos los días,

tengo ese problema bendito de no querer dar marcha atrás,

tengo un viaje por el espacio inmortal, y yo soy el capitán.

Tengo una mañana cada día para cargar la batería,

tengo una confianza ciega en la canción de tu sonrisa,

tengo un sueño que se muere por poder ser realidad.

Tengo tiempo y tengo aire, tengo un abrazo de equipaje,

tengo el latido completo y curado de cualquier espanto,

tengo mis manos trabajando horas extra mientras canto.

 

Tengo el golpe aún marcado, el que me hizo revivir,

tengo la esperanza en carne viva y me hace sonreír,

tengo corazón contento y fue mucho gracias a ti…

por eso querida luna, este astronauta va a seguir.