Carta a la Luna 356 – Divergencia

Perdí la discapacidad
di el siguiente paso
me estafó la realidad

Abrí el libro al final
seguí hablando descalzo
todo esto es nada más

El espacio en ruido inundado
el motor está fallando
algo paró y ya no hay más

Necesaria indiferencia
princesa y suela en la cabeza
lo imposible va a gritar

Divergencia en la razón
cicatriz del corazón
un abrazo que olvidó

El espacio entero empapelado
poco a poco con mis manos
otra carta al despegar…

Carta a la Luna 348 – Aurora

Descifré el laberinto en mis huellas
mientras besan estos textos de papel
amarré mi corazón a una sirena
se perdió en las olas sin volver

Anudé fuerte al viento mis ideas
encontré algún recuerdo en la arena
me senté a respirar bajo una estrella
y soñando abracé algo de ella

La tormenta en concierto desde dentro
el final que aquí empieza a crecer
la princesa, el dragón y este cuento
estas noches que quisiera amanecer.

Carta a la Luna 338 – Debajo del sur

Luces ausentes, ya no volverá
espacio pendiente, espacio final
yo llevo conmigo, el sueño y la sal
abrió este abismo, pronto no habrá más

Cometas terrestres, princesa lunar
sonido envolvente, eclipse total
yo empujo mis pasos, evito mirar
el sur me reclama, ya no va a esperar

Cartas que no vuelven, eligen volar
palabras que sienten, sin punto final
yo dejo la mente, vuelvo a respirar
caída inconsciente, vuelvo a comenzar.

Carta a la luna 262 – Propenso

Después de ti
es antes
porque si
porque explotó
el pecho quebró
después de ti
principio
al final
querer no bastó
guardé el corazón
después de ti
cenizas de mi
para revivir
acción a distancia
por tanta constancia
frenaron mis pasos
caí en pedazos
después de ti
aún aquel beso
abrazos y cuentos
princesa y dragón
verdad y ficción
paseo inmortal
mi musa lunar
me hice ajeno
me diste silencio
guardo esa canción
herida, sin voz
queriéndote así
tal vez no dormí
o no desperté
tu sabes y sé
jamás lo fingí
que sigo aquí
consciente
y ausente
propenso al fin
conmigo
y sin ti.

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 256 – ¿Volverás?

Debo ver el horizonte
sin tu puesta de sol
debo opacar el norte
romper esa ilusión
y no te mueves más
no vas a saludar
decides de cabeza
torciste la belleza
buscándote perdí
queriéndote sin fin
desastre huracanado
silencio en la canción
derrame de tensión
prisión para soñar
princesa espacial
soltaste al dragón
ardió todo en dolor
y quise continuar
te juro, no paré
no pude detener
todo siguió igual
la sangre bajo cero
la herida es de un beso
excusa anestesiada
clavada en la espalda
amor tan devaluado
tatuaje en mis manos
de ti, me tengo a mi
cruzando la locura
rogando por la cura
preciosa inmensidad
inundas mi espacio
vibrando muy despacio
lo cierto es la mentira
silbando por el suelo
mordiendo sin piedad
lloviendo sin consuelo
tristeza en el altar
proceso familiar
te quiero y no lo niego
te quiero, es lo que siento
tus ojos me soltaron
tus brazos olvidaron
escribo por aquí
clavándome al papel
no me quisiera ir
¿y tú quieres volver?

Carta a la Luna 218 – Cuando tú no estás

Sigo vivo por los pelos, sigo en busca del tesoro, aún respiro de algún modo y si apareces en mi mente soy feliz, vuelvo a tomar las riendas, flotando en el espacio sideral, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Sigo vivo y en camino, sigo olvidando sobre mi, aún te espero con los brazos bien abiertos y un regalo para ti, vuelves a encender mis venas, si recuerdo tu sonrisa espacial, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Sigo entero pero partido, sigo deseando verte llegar, aún te quiero y es tan intenso, me enamoro si pienso en ti, te vuelvo a escribir princesa, tu efecto es inmortal, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Carta a la Luna 156 – Sin soñar

Bajo la lluvia del espacio sigo viajando inundado, desprendiéndome del llanto, aullando cuando canto, voy saltando entre planetas y esquivando los cometas, rompo el filtro en mis palabras, escribiendo sin frenarlas, si no duermo es que no tengo ganas de soñar.

Bajo los mares espaciales la corriente me perdió, divorciado hasta del aire un latido respiró, voy mirando las estrellas maquilladas de azul, grito y no escucho nada, me disuelvo con el agua…y la sal, si no estás, no hay final, si no duermo es que no tengo ganas de soñar.

Bajo cascadas espaciales me podría ahogar, recordando una sonrisa, princesa lunar, voy nadando en el espacio, sin parar a descansar, perdí la orilla, el orgullo y la razón, sólo llevo para ti mi corazón y nada más, si no duermo es que no tengo ganas de soñar.

Carta a la Luna 139 – Quisiera otra vez

El astronauta sigue.

Buenas noches intenciones de quedarme dormido, adiós mundo cruel, me voy pero pienso volver, buenas noches palabra de honor, mentira honrada, te echo de menos canción preferida, confieso en la almohada, buenas noches princesa espacial te voy a esperar, adiós mañanas de verano que empieza a helar…quisiera poder aprender otra vez a soñar.

Buenas noches dolor en el pecho fingiendo un latido, adiós beso adictivo, me voy pero pienso volver, buenas noches promesa de dedo pequeño, miradas con ganas, te echo de menos al girar a la izquierda, buenas noches preciosa espacial te voy a esperar, adiós mañanas de mi tinta y tatuaje viajero en tus manos…quisiera aprender otra vez a soñar.

Buenas noches al fuego de mi inspiración, cenizas que el viento hizo ficción, adiós mirada verde que el recuerdo no pierde, me voy pero pienso volver, buenas noches contacto lunar, sentir y abrazar, te echo tanto de menos luna querida, ahora heridas, buenas noches muchacha espacial, te voy a esperar, adiós mañanas de magia, momentos de libertad…quisiera aprender otra vez a soñar.

Carta a la Luna 122 – Esa nave tiene que estallar

Nos hicieron perder el tiempo, nos engañaron pero sólo un momento, es igual estoy contento porque todo eso acaba, estoy contigo igual toda la semana porque te quiero y te sueño, o si te encuentro por la ciudad, bella dama…pero esa nave tiene que estallar, ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Nos contaron otro cuento, nos alargaron el encierro, pero sólo por una horas, es ahora el mejor momento, ya se acaba, entrenaré este fin de semana, para ir contigo a darle una patada en la papada al enemigo…esa nave va a reventar, ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Nos pasearon por un rato, nos cortaron la emoción con malos tratos, pero sólo fue una mañana, se acabaron las semanas con las muelas apretadas, y el bolsillo profundo jugando a se abismo, esto es todo princesa querida, por fin encontramos la salida…esa nave tiene que explotar y ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.