Carta a la Luna 143 – Confío más

Confió más en el fruto prohibido, que en el tipo que lo prohibió, prefiero un minuto libre haber vivido que la eternidad sin sabor, limpio el destino de mis venas, aullando a la luna llena, sangra el sueño y se marea, esta noche ya no es fugaz en mi estrella.

Confío más en tu mirada, que en todas tus palabras, prefiero un abrazo tuyo porque me sabe a libertad, prefiero el sol en reposo y verte golpear la oscuridad, ten cuidado del que NO te contradiga, de ese que a todo “SI” te diga…esta noche ya no es fugaz en mi estrella.

Confío más en mis manos para escribir lo que siento, que en cualquier poema o canción, a veces mi corazón adicto piensa en la extinción, cuando vuela un meteorito también lo pienso yo,tanto quisiera, pero quién pudiera, luna nueva, domesticaré con amor mis penas, esta noche ya no es fugaz en mi estrella.

Carta a la Luna 117 (lado A) – La verdad

Yo prefiero el camino y cada paso, no hace falta tomar ningún atajo, yo prefiero cualquier cosa si es contigo, quererte a ti es lo mejor que me ha pasado…yo prefiero ahogarme en el espacio que vivir en mi planeta respirando pero sin ti, yo prefiero estar vivo con tu efecto sobre mi…la verdad no pensé nunca sentir tanto, pero te conocí.

Yo prefiero tu sonrisa, la de la Mona Lisa es una mueca de risa, yo prefiero cuando cantas y consigues mejorar una canción, prefiero a la luna mil veces antes que al sol, prefiero si tengo frío, tu mirada y calentar a ese que late, prefiero acostumbrarme a esperarte, que obligarme a olvidarte y traicionar al corazón, yo prefiero estar contigo, las estrellas son testigo, me iluminan mientras te escribo…y la verdad no pensé jamás sentir tanto, como cuando estás conmigo.

Yo prefiero hacerle caso al que vive en el pecho, el del norte puede ser un mal maestro, a su lado he perdido mucho tiempo, yo prefiero un abrazo de tus brazos, aunque dure un segundo, siempre lo siento muy profundo, yo prefiero dibujarte sobre el espacio como lienzo, desde que oí tu risa, no existe más el silencio…yo prefiero y escojo quererte, vengo hoy a verte y mi vida es lo que tengo para ofrecerte.

Carta a la Luna 71 – Prefiero

Prefiero estar sólo en el espacio por quererte,
que en mi planeta acompañado, pero sin verte,
prefiero que se ría de mi toda la gente
por no rendirme aunque viaje para siempre,
que tener que obligarme a no sentir…
lo que yo siento ahora por ti.

Prefiero aprender a sobrevivir aquí sin aire,
que perder la fe, mirar atrás y acobardarme
y tener que respirar de la mentira de lo fácil…
prefiero escuchar cuando me late el corazón,
aunque tal vez eso me cueste la razón…
prefiero totalmente loco, que sin ti.

Y es que prefiero tu mirada antes que nada,
cuando se escapa tu sonrisa y no para,
prefiero una hora conectando con tu vida,
la eternidad sin un motivo no está viva,
prefiero seguir soñando y estar así de enamorado,
te prefiero, siempre, te prefiero a ti.

Carta a la luna 21 – Hoy

El astronauta continúa el viaje…algunos kilos menos y respirando muy lento, cerró la mano durante un rato para que entrara en calor y así poder escribir a la luna que le miraba desde lejos…él era feliz cuando sentía que conectaban allí, entre tantos kilómetros de distancia…entonces creía respirar mejor, se sentía con fuerzas y las palabras iban apareciendo en el papel…

Hoy, soy un tipo que se divorció de la tristeza…

y se juega todo, porque cree en la belleza,

de hacer lo que se siente y no en lo que se piensa…

Hoy, prefiero vivir sólo lo que dure este viaje hacia ti,

que morir durante un siglo engañado en mi planeta…

Hoy, me hice fuerte y enterré al cobarde que corría por mis venas

hoy, me río de mis miedos solo por la idea de llegar a ti…

Un solo momento contigo es suficiente para que desaparezcan mis penas,

hoy, todo lo que tengo, es tu vida reflejada en mi

Hoy, el dolor quiso ganarme la partida…pero la esperanza estaba decidida

y sonrío al pensar que tal vez algún día, le pondré el acento a tu alegría…

Y es que sigo enamorado de tu vida…de cada segundo de tu sonrisa

hoy, te quiero tanto…soy ese latido en el espacio, dirigiéndose hacia ti