Carta a la Luna 182 – Vine y estoy

Vine a regalarte el corazón, vine desde lejos, en el medio ahora estoy, mi planeta allí atrás, un recuerdo, se acabó, las estrellas iluminan, los cometas difuminan, aquí estoy, vine y prometo que ya no me voy, vengo exactamente como soy.

Vine a regalarte unos poemas, vine sin temores, sin promesas, mi problema ahora es mi solución, si te veo siempre todo es mejor, universos estallando alrededor, sigo escribiendo enamorado, ya no guardo el pasado, sólo tengo lo que doy, vengo exactamente como soy.

Vine a regalarte también una canción, vine sin idea, con inspiración, vine atravesando el espacio exterior, el silencio inunda, por cada rincón, mis barcos naufragan, pero el capitán nunca se ahogó, vuelve a latir, aquí estoy, vengo exactamente como soy.

Carta a la Luna 180 – Posibilidad

Puede ser que sea un ingenuo, puede que sea un idiota, puede ser que un complejo de astronauta, puede ser que sea imposible, puede que parezca improbable, puede ser que se me acabe el aire en este viaje, puedo ser tanto por ti, eres tanto para mi, puedo escribirte mil poemas y seguir.

Puede que sea mortal, puede que me salga mal, puede ser que la reserva no me alcance para llegar, puede ser casualidad, puede ser causalidad, puede ser que en tus mirada sea inmortal, puede ser que el corazón, se acostumbrara al dolor, puedo ser tanto por ti, eres la luna para mi, puedo contarte una historia y verte dormir.

Puede ser que no pueda más, puede ser que no vuelva más, puede ser que busque la lluvia para llorar, puede ser que te quiera tanto, puede ser que aún no sepas cuánto, puedo encontrarme derrotado, puedo morir enamorado, puede que sea el destino y tú mi camino, puedo decirte desde aquí, que lo que late es para ti, puedo abrazarte y no encontrar jamás el fin.

Carta a la Luna 176 – Posiblemente

Posiblemente esté perdido, sumergido en este momento, todo el tiempo naufragando en tu recuerdo, estoy de acuerdo si no vuelvo a soñar, prefiero la realidad y tu sonrisa un segundo, que sin ti la eternidad, posiblemente esté perdido, pero siempre estás conmigo.

Posiblemente esté ausente, escapando de mi mente, todo el tiempo estás tú apareciendo, estoy de acuerdo si no logro escapar, prefiero encerrarme en lo que siento y perder por fin la llave, recordando tus mañanas en la nave, puede ser que esté perdido, pero siempre estás conmigo.

Posiblemente me mantenga enamorado, sin opción a ignorarlo, todo el tiempo escribiéndote poemas, desde el corazón que me gobierna, prefiero perderme en el espacio y perder hasta la luz, si lo último que veo eres tú…parece que estoy perdido, pero siempre estás conmigo.

Carta a la Luna 169 – Todavía sigo aquí

Sobre el manto negro de la noche inmutable del espacio, dibujando el camino hacia ti, sobre la piel un traje de astronauta alquilado, por lo pronto aguanta bien, sobre mi cabeza un gran casco, donde existo yo y el aire que respiro, porque todavía sigo vivo, sigo sintiendo y sigo aquí.

Sobre mil planetas he volado, abrigado por el fulgor de las estrellas, sé que no vine por ellas pero me hacen compañía, sobre mi puedes oír mil teorías, pero tú sabes bien quién soy, ese que envolvió para regalo el corazón, porque todavía sigo sintiendo, estoy vivo y sigo aquí.

Sobre tú sonrisa escribí varios poemas, algún dibujo, una oda y un esquema, pero aún con todo eso, tratar de describirla es blasfema, sobre mis ojos tú imagen infiltrada, cuando hace frío siempre quema, me perdí por encontrarme en tú mirada, pero vivo, porque todavía respiro, sigo sintiendo y sigo aquí.

Carta a la Luna 134 – Sin mirar atrás

Decido seguir, no me voy a rendir, no puedo morir pero dejé de respirar, escribo poemas bajo un huracán, no aguantan mi piernas si quiero correr, sólo saben caminar, por un camino de hielo sólo quiero continuar, no voy a mirar atrás.

Decido seguir, te puedo sentir, sobreviví a mi propia extinción, bajo una tormenta te volví a escribir, no sé si me escuchas pero volví a cantar por ti, por un bosque de estrellas me perdí y sólo quiero continuar, no voy a mirar atrás.

Decido seguir, decido confiar, dejé mucho atrás para encontrarme aquí, escribo y mis venas vuelven a arder, compito con nada y no perderé, me duele y patea, pero lo siento real, no me voy a ignorar y sólo quiero continuar, sin mirar atrás.

Carta a la Luna 107 – Después de todo, otra vez tú

Después de irme del planeta, después de escribirte unos poemas, después de quererte tanto y aprender a ir despacio, de mi pacto de no agresión con mi propio llanto, después de escaparme del abismo en la grieta de mi mismo, después de un beso, o unos cuantos, después de haber perdido el tiempo por ir corriendo tras sus pasos, otra vez estás tú, frente a mi estás tú.

Después de perderme en el fondo de una botella, después de encontrarme en tus ojos llenos de estrellas, después de aprender a confiar totalmente en ti, después de un abrazo y tú efecto en mi, después del concierto en mi corazón dedicado a tú huella en mi imaginación, después de haber también de ti dudado, después de haberme defraudado, después de aburrirme de creerme listo y estar atontado, después de verte pintar mi vida de colores de pronto, ya no me escondo, estás ahí, no muy lejos de aquí.

Después de perderme detrás de una máscara de gas, después de por fin aprender a respirar, después de domesticar a mi paciencia, después de escuchar al corazón y olvidarme de la ciencia, después de la duda y el temor, después de confesarte que por ti me muero y que todo a tú lado es mejor, después de ser un poco soñador y dedicarte otra vez una canción…después de tantos años con los ojos apagados, ahora me veo, verdaderamente enamorado.

Carta a la Luna 93 – Viaje Lunar 2 – Día 6

Cuando te veo, los relojes pierden tiempo y los planetas ya no giran,
cuando te veo, estoy despierto o dormido pero se que no es mentira,
cuando te veo hay carnaval en mi alegría y la vida es más vida con tu vida,
cuando te veo o te recuerdo, me inspiras a escribirte lo que siento cada día.

Cuando te siento, se detiene hasta el viento y me tiemblan las rodillas,
cuando te siento creo que me lo imagino pero se que no es mentira,
cuando te siento mientras viajo entre estrellas, con el soundtrack de tu risa,
cuando te siento y respiro enamorado, lo que daría por tenerte a mi lado…

Cuando apareces y tus pasos ponen ritmo a tus caderas mientras llegas,
cuando apareces y tus ojos dicen más que los poemas, no es mentira,
cuando apareces y revelo con mis ojos el secreto de mi viaje por el espacio,
cuando apareces y quisiera resumirte lo que siento, con un beso y un abrazo.

Carta a la Luna 49 – Sonreíste

Hoy la luna, sonrió…el astronauta simplemente abrazó aquella sonrisa imposible, aquel instante de magia espacial…y para ella, escribió:

Sonreíste y el infinito se abrevió en esa curva,

el sonido de tu risa marca el ritmo en mi canción,

y los poemas confundidos, piden cita en el siquiatra,

quieren describirte y no existen las palabras que hacen falta.

Sonreíste y la belleza escapó a maquillarse asustada…

el milagro de los panes y los peces no se te compara, 

cuando recupero la respiración y me detengo en tu mirada,

tu efecto en mi vida es la mejor obra de arte jamás imaginada.

Sonreíste y hasta creí estar soñando en mi cama,

bebo un poco más de agua para otra vez sentir las piernas,

el corazón se me expandió y ahora es un pueblo que gobiernas,

siento todo lo que me inspiras galopando por mis venas.

Sonreíste y con eso tengo para todos los días con sus noches,

eres el motivo eterno de este astronauta que te escribe y no se rinde,

la verdad siempre estuve enamorado de ti, luna… y ahora entiendo el porqué,

sonreíste y pegué un salto al espacio, sonreíste y desde entonces desperté.

Carta a la Luna 41

Volví a soñar con ese abrazo y desperté con la almohada ente mis brazos,

inventé unos poemas para dar calor a este invierno en el espacio…

sigo escribiendo desafiando a lo correcto y a la razón.

Volví a plantar la rosa que te iba a regalar, para que dure un poco más,

camuflé el dibujo que te hice entre bocetos hace unos días atrás…

sigo escribiendo impulsado por algún tipo de epidemia espacial.

Volví a practicar esa canción de nuestros conciertos cancelados,

planché la camisa de esa cita que sólo en mi mente sucedió…

sigo escribiendo porque estoy enamorado…y ¿qué más da?

Ahora vuelvo a fluir con la corriente del presente a mi lado,

a calmar mareas que golpean agitadas en mi mar,

tengo el sueño en el horno a punto de realidad,

yo escribo porque mi pecho no se cansa de cantar…

sigo escribiendo porque creo en lo que siento y no lo puedo evitar.

Carta a la luna 22 – Me gusta(s)

Me gustas y te digo que te quiero, tantas veces como puedo…

me gusta tanto tu mirada, y en ella siento que me pierdo

y no pienso en el regreso…

Me transformas las ideas cada día en poemas,

eres la belleza diaria de estar vivo y sonriendo

Me gustas, luna, y me siento tan enamorado…

tengo ganas de seguir arriesgándome por ti

 Ya no hay más razones que realmente importen…

solo lo que siento desde que estás aquí

y mis sueños de poder a ti por fin llegar,

aunque sólo tenga un 1% de probabilidad…

Siento que pierdo la razón y nunca estuve mas cuerdo,

ahora que se hace cargo el corazón…

Me gustas y te miro tantas veces como pueda,

para recordar que no es un sueño, que eres verdad

tu sonrisa es una obra de arte universal…

 tu mirada lo que más me ha llegado a emocionar…

oye luna, no existe más temor en mi…tu energía me hizo valiente,

me hizo ver la vida con colores diferentes

Me gusta que me pongas a cantar y a escribirte lo que siento…

muchas veces en mis sueños yo te veo aparecer…y me gustaría creer

que tal vez con suerte tu también me soñaste ayer…

Me gusta cuando callas y dices tanto y me haces renacer con un abrazo

hoy mis cartas como tu vida, suman veintidós y no me canso,

oye luna, te quiero tanto…