Carta a la Luna 398 – Siempre hoy

El silencio por fin estalló
por el camino algo se apagó
cierra la herida, guardé el dolor
por estas calles, ahora me voy

Salí a la noche sentí el calor
y las estrellas se hicieron canción
grabé otra huella, nada se perdió
abrí el pecho, tembló el corazón

Caí despierto, el sueño acabó
la luna llena, vacío el sol
perdí el juicio contra la razón
soy lo que siento y siempre es hoy…

Carta a la Luna 388 – Cambiando

Dejé la orilla y el mar me arrastró
crucé el tiempo y la noche cayó
no tengo miedo, no siento dolor
viajero eterno no sé dónde voy

Mandé otra carta en su dirección
rompí el hielo, mirando hacia el sol
no hace frío en mi corazón
cerré los ojos para ver mejor

Habló el silencio y todo estalló
guardé en el pecho aquella canción
no tengo un sitio pero siempre estoy
subí a la luna y todo cambió…

Carta a la Luna 374 – Dice

Dice el cielo sobre mi
todo está acabando
dice cada paso por aquí
algo está fallando

Recuerdo que abrí
el pecho hacia ti
después me perdí
y terminé para volver a comenzar

Recuerdo mentir
diciendo la verdad
recuerdo escribir
cada palabra y la puerta del final

Dice el tiempo que me fui
mientras estoy llegando
dice algún recuerdo al sonreír
sólo eres humano

Recuerdo morir
mirando hacia atrás
recuerdo vivir
abrir los ojos bien cerrados y amar

Y luego partí
al sur de la ficción
después sucedí
moví los brazos y salí a respirar…

Carta a la Luna 368 – En busca de la Luna

Quise decir que no y siempre dije si
olía sospechoso, igual me lo comí
abrí de par en par la puerta de mi pecho
mi viejo corazón quedó al descubierto
no quiero recordar si no me hace feliz
no quiero el más allá, prefiero estar aquí
fui en busca de la luna y vuelvo con ninguna
todo esta bien así…

Volviendo a escribir para encontrar remedio
al tiempo que se va y a esta ley del hielo
sentí el palpitar, golpeando tan contento
hoy doy un paso mas, no busco y siempre encuentro
no quiero pedir más, prefiero dar de nuevo
no quiero pelear, ahora no siento eso
fui en busca de la luna y vuelvo con ninguna
todo esta bien así…

Carta a la Luna 365 – Un año y libertad

Escribo porque quisiera hablar
y en este espacio no hago ruido
escribo porque es tiempo de viajar
y me despido, escribo porque sabe a libertad

Escribo amarrado a mi pecho
siempre fui derecho a decirlo
escribo porque es hora de saltar
y me despido, escribo porque sabe a libertad

Escribo porque siento de verdad
un año escribiendo o algo más
escribo porque nada es lo mismo
y me despido, escribo porque sabe a libertad

Carta a la Luna 355 – Ahora caigo

Después de compartir tanto quedó cortado
el fuego helando el aire y apagando
un golpe seco de reloj marcó lo eterno
me olvidó la voz del sol en este invierno

Espada cruzando la pared sobre mi pecho
sal lloviendo de este adiós y esta hecho
mi sonrisa es sobresalto a pie y descalzo
el reflejo filtró un rayo sobre el mar, escaso

Disfunción retráctil del misil allí en mis brazos
voz de cuero resbalando lenta por mis manos
el adiós que se aproxima es cercano, es hermano
me subí por encontrarte, me perdí y ahora caigo.

Carta a la Luna 277 – Fin de noche

Fin de noche que comienza
oscureciendo en la cabeza
cae la luna sobre el mar
el naufragio a respirar
dios de barro bajo el sol
pez extraño que se ahogó
piel de piel enrarecida
ya no late y no respira
envolviendo un sueño ajeno
desvelado por un trueno
de la cara más oscura
escondida bajo un velo
de ternura maquillada
ola fuerte reventada
sobre el pecho que no cierra
voz, silencio y tiempo herido
agoniza sin motivo
cuando vibra todo el ruido
de tu risa y de tu olvido
cuando miro y veo nada
cuando cierras tu mirada
porque no sé dónde estás
y ya no quiero adivinar
porque escribo y me callo
porque no pude hablar
y tú vuelves a callar.

Carta a la Luna 120 – Este viaje

Este viaje es extraño me hace daño pero también me hace bien, viajo solo durante un par de años, voy besando un papel, firmando cada carta que te escribo y no respiro sin quererte, durmiendo siempre vuelvo a verte, desde el filo de mi mente ya no se puede volver y el corazón me late tan fuerte, que a veces no sé que hacer…nunca estuve tan enamorado y me cuesta comprender.

Este viaje es honesto, ya no miento, estoy dispuesto a ser libre a cualquier precio, no me importa recorrer el universo, no respiro sin quererte, durmiendo siempre vuelvo a verte, desde el centro de mi pecho un idioma que no logro entender y la piel me late tan fuerte, a veces no sé que hacer…nunca estuve tan inspirado y me cuesta comprender.

Este viaje es criminal pero me salva, un poco maltrecho pero me siento en forma, eso es un hecho, no existe ninguna norma universal o en mi columna vertebral, que me pueda acobardar, respiro mejor si estás conmigo y no me importa lo que piensen los amigos, aunque hiele aquí, contigo hace mucho menos frío, sé que puedo esperarte antes de empezar a congelarme, no espero que sea fácil este viaje es un misterio, nadie sabe el fin del cuento, el final guarda silencio, yo, mis cosas, tú, las tuyas, nuestras cruces sobre el cuerpo, a veces ya no sabemos lo que debemos hacer…nunca es siempre y para siempre puede ser un rato, a veces cuesta comprender.

Carta a la Luna 117 (lado A) – La verdad

Yo prefiero el camino y cada paso, no hace falta tomar ningún atajo, yo prefiero cualquier cosa si es contigo, quererte a ti es lo mejor que me ha pasado…yo prefiero ahogarme en el espacio que vivir en mi planeta respirando pero sin ti, yo prefiero estar vivo con tu efecto sobre mi…la verdad no pensé nunca sentir tanto, pero te conocí.

Yo prefiero tu sonrisa, la de la Mona Lisa es una mueca de risa, yo prefiero cuando cantas y consigues mejorar una canción, prefiero a la luna mil veces antes que al sol, prefiero si tengo frío, tu mirada y calentar a ese que late, prefiero acostumbrarme a esperarte, que obligarme a olvidarte y traicionar al corazón, yo prefiero estar contigo, las estrellas son testigo, me iluminan mientras te escribo…y la verdad no pensé jamás sentir tanto, como cuando estás conmigo.

Yo prefiero hacerle caso al que vive en el pecho, el del norte puede ser un mal maestro, a su lado he perdido mucho tiempo, yo prefiero un abrazo de tus brazos, aunque dure un segundo, siempre lo siento muy profundo, yo prefiero dibujarte sobre el espacio como lienzo, desde que oí tu risa, no existe más el silencio…yo prefiero y escojo quererte, vengo hoy a verte y mi vida es lo que tengo para ofrecerte.