Carta a la Luna 281 – Sin estar

Estoy, si, pero no
estoy sólo aquí
congelado
rompiéndome
y en pedazos
recogiendo
lo que pueda llevar en los brazos
estoy porque si
pero en realidad me fui
pero sigo
sin respuesta
sin respiro
las estrellas ya sin brillo
oxidadas van cayendo
te busqué y me fui perdiendo
estoy, pero no quiero estar
no volviste a mirar
ni a girar esa sonrisa hacia mi
poco queda ya de ti
y no dices nada
censuraste las palabras
las canciones
las mañanas
te extrañé por muchas lunas
te esperé como a ninguna
es en serio cuando escribo
para ti cada latido
que partió y no volvió
corazón que marchitó
en tu invierno
olvidado
sin cuidado
atrapado en el pasado.

Carta a la Luna 188 – Tú, Luna

Medias luces, espacial, no dormir, dejar de soñar, el fantasma de mi peor versión exiliado, tú y una canción, siempre tú, por este camino tú, mi corazón y tú asociados, tú y yo extrañando…

La explosión que no sé oyó, magia, tú sonrisa y yo a pintar, tratando a veces de abrazarla, clavada en el centro de mi, tú, y nada se parece a ti, te quiero, aunque no estés aquí, te veo, tú y yo viajando…

Las palabras para decir, lo que llevo, te siento desde aquí, en algún lugar lejano del espacio, tú sin mi, yo sin ti escribiendo, manteniendo cuerda a la locura, expandiendo mi libertad, mi verdad, tú y mi vida enamorada, dedicándote otra carta , tú Luna, tú y yo sin ti.

Carta a la Luna 171 – Noche apagada

Esta noche me apagaron el espacio, tengo que andar despacio, estrellas desenchufadas, la canción amordazada, esta noche es extraña porque tú no estás aquí, por suerte guardo algo de ti, la realidad y su venganza, yo me subí a la balanza a ver si peso más que un sueño, sonreiría pero no puedo, hace frío y no es posible ese gesto, estoy vivo porque sé que no estoy muerto, esta noche me cortaron la raíz.

Esta noche me apagaron el espacio, tengo que tener cuidado, un cometa me pegó, el cristal se me rajó y veo doble oscuridad, contra el pecho abrazo mi libertad y algo de ti, con eso pienso seguir, el calor y la esperanza, yo escribiendo a media luz y el invierno en mis dedos, cantaría pero no puedo, las palabras se congelan bajo cero, estoy vivo sólo porque sé que puedo, esta noche me cortaron la raíz.

Carta a la Luna 162 – Hasta mañana

Buenas noches, mañana un poco de luz bajo la lluvia, un café y la aventura de tus ojos otra vez, esa sonrisa que envidian hasta las musas, esa que aún no logro describir muy bien, el instante exacto en que te vea aparecer…hasta mañana y que duermas bien.

Buenas noches, mañana una canción con cada paso de tus pies, unas palabras y unas risas otra vez, esa mirada verde que me encuentra y me pierde, esa que inspira cada una de mis cartas…hasta mañana y que duermas bien.

Buenas noches, mañana llegará otra vez la bienvenida, a tu energía y a tú vida, a ese momento que en el tiempo estiras y no sabe terminar, aunque sea sólo un segundo, cuando apareces se detiene el mundo y el reloj tira la toalla…hasta mañana y que duermas bien.

Carta a la Luna 156 – Sin soñar

Bajo la lluvia del espacio sigo viajando inundado, desprendiéndome del llanto, aullando cuando canto, voy saltando entre planetas y esquivando los cometas, rompo el filtro en mis palabras, escribiendo sin frenarlas, si no duermo es que no tengo ganas de soñar.

Bajo los mares espaciales la corriente me perdió, divorciado hasta del aire un latido respiró, voy mirando las estrellas maquilladas de azul, grito y no escucho nada, me disuelvo con el agua…y la sal, si no estás, no hay final, si no duermo es que no tengo ganas de soñar.

Bajo cascadas espaciales me podría ahogar, recordando una sonrisa, princesa lunar, voy nadando en el espacio, sin parar a descansar, perdí la orilla, el orgullo y la razón, sólo llevo para ti mi corazón y nada más, si no duermo es que no tengo ganas de soñar.

Carta a la Luna 155 – Luna veintitrés

Luna veintitrés, tú energía va creciendo, hoy entré navegando desde el alba, por tu mirada y sus mares verdes como gemas, hoy no temas que la suerte es para ti, chica de plata, de risa intacta, esta mañana te encontré y naufragué en la belleza, el artista despertó de prisa, dibujé la curva en tú sonrisa, te abracé y vi el primer regalo hoy, ya no siento que no estoy, inspiraste a las estrellas al nacer.

Luna veintitrés, muchos años recogiendo las miradas, ahora inspiras mil palabras desde mi, a pesar del frío que empieza a nacer aquí, calentaste al que late y dice más sin hacer ruido, me regalaste un motivo, chica lunar, estar contigo siempre es algo espacial, a pesar que casi no pueda respirar, eres la brisa que vuelve a soplar, dibujé escuchando esa canción, que dispara la emoción, inspiraste a las estrellas al nacer.

Luna veintitrés, tantos años en tú piel, pero también en el aire, ese plus de eternidad, junto a ti no se hace tarde, hoy alguien nos recordó que dar es dar, te di un setenta por ciento y algo fresco en el aliento, por favor vuelve a cantar, no lo haces nada mal, esta mañana estabas tú al otro lado de la mesa, desconecto por un rato la cabeza y funciona el corazón, es más sabio y no miente, es verdad lo que se siente, inspiraste a este astronauta otra vez.

Carta a la Luna 152 – Estas palabras

Esto es para ti, este disfraz de papel de mi, estas ganas amortiguadas con final feliz, esta catarsis personal, este oasis invernal, una respuesta por llegar, estas palabras que resumen un momento espacial.

Esto es para ti, frases que sueñan con vivir, esta manía de escribirte, cada día desde aquí, esta mirada desde el pecho, lo que siento va derecho, el dolor que ahora es amor, estas palabras resumiendo el corazón.

Esto es para ti, pero también es para mi, esa silueta en la galaxia, este astronauta no descansa, la abstinencia inmortal de no morir, esa canción que me empuja a seguir, estas palabras que en realidad quise decir.

Esto es para ti, por enseñarme a creer, esa mirada que me inspira, siempre la vuelvo a ver, esa sonrisa y los senderos de la piel, esos recuerdos de mañana, cuando entras por mi ventana, estas palabras al final de otra semana.

Carta a la Luna 144 – Vamos y no volvemos

Vamos, a dar un paseo de azul a claro, vamos a pintar el cielo, ahora oscuro y sin tus manos, vamos a sonreírle a la posibilidad, en libertad, vamos a abrazarla y que más da si no volvemos.

Vamos, a cantarle al silencio la mejor canción, vamos a cerrar los ojos para que vea el corazón, vamos a reír entre cometas y con estrellas, a pasear, vamos a amar y que más da si nos volvemos.

Vamos, a sentir lo que queremos e ir a por ello, vamos a enganchar miradas, a evitar palabras, vamos a incendiar cada momento, hasta sonrojar al tiempo, vamos a dar y que más da si no volvemos.

Carta a la Luna 94 – Viaje Lunar 2 – Día 7

Porque eres tú, simplemente tú, cuando me miras o me sonríes,
siempre fuiste tú, aunque abrazara una estrella, estabas tú en mi cabeza,
eres el tiempo en mi paciencia y el credo de mi conciencia frente a la belleza,
eres tú, este momento mientras te escribo y me invento un nuevo intento…
de ponerte en un texto, lo que me quema por dentro y lo que siento por ti.

Porque eres tú, todo se llama igual que tú cuando pregunto por el nombre,
siempre fuiste tú, allí en el cielo y antes de conocerte ya podía verte,
eres el pozo en mi desierto y el deseo escondido en una estrella fugaz,
eres tú, ese momento cuando nos gana el silencio y cruzamos las miradas,
me bloqueo en tus ojos, sin palabras para decirte lo que siento hoy por ti.

Porque eres tú, la que regresa, yo preparo las maletas para saltar de la nave,
siempre fuiste tú, aunque vuelvas y yo vaya, seguro nos cruzamos en el viaje,
eres aire extra cada vez que siento que me ahogo, te respiro y me incorporo,
eres tú, cuando me despierto recordando un sueño terminado en un beso,
sólo quiero hacerte sonreír y decirte de mil maneras todo lo que eres para mi.

Carta a la Luna 91 – Viaje Lunar 2 – Día 4

Sentado a tu lado y sin ti aquí fuera de tu casa en el espacio,
en un jardín lleno de estrellas aquí te espero junto a ellas,
te recuerdo al respirar de tu olor asociado con la brisa,
tu risa de estribillo en mi canción y tus manos al timón del corazón.

Sentado a tu lado y sin ti, escribiendo una carta en el espacio,
arriesgando con palabras y mis manos dirigidas por mi pecho,
te recuerdo cuando miro hacia arriba y algo brilla a lo lejos,
dedicándote este texto, este pretexto para decirte que te quiero.

Sentado a tu lado, si, contigo, siempre estas conmigo,
estoy seguro que el centro de la belleza está en tu ombligo,
te recuerdo y tengo inspiración, a mi alegría le has creado adicción,
la vida, desde que te conocí es sin duda alguna, muchísimo mejor.

Eres la mejor versión de cualquier canción, de la melodía de mi corazón que está de gira por tu continente espacial, en un concierto sideral de emoción y buena vibra con las ganas encendidas reflejándose en tu vida que me inspira y me mira mientras viajo, bajo el manto del espacio intentando ir despacio, a pesar de ese ritmo acelerado que recorre el corazón cuando te veo, o te imagino, o apareces oníricamente sin previo aviso, tienes todos los permisos para dar un paso en mi cabeza mientras duermo, mientras sueño con un beso y un “quizás” tatuado en la esperanza por llegar a alunizar en tu mirada, en los poros de tu piel plateada…pero ahora estoy sentado, esperando y observando en silencio, muy seguro de lo que estoy haciendo y de lo que digo cuando escribo o cuando te miro…nunca he sentido lo que siento cuando estoy contigo.