Carta a la Luna 346 – Demasiado

Demasiado ego y huele a humo
vestidos de todos, de ninguno
y el corazón siempre a la espalda
plástico con pulso y dice nada

Sociedad de los poetas tuertos
ciego el amor, aquí manda el dinero
sentimiento en sal, frases de cristal
besos por monedas, cruz descomunal

Viajes al espacio respirando el tiempo
cartas de mis manos, música y recuerdo
abrazo helado, cruzando el desierto
astronauta extraño, dices lo que siento.

Carta a la Luna 299 – Dicen tanto

Dicen, que seguro cambió la estación
a pesar de lo que congeló
que se escucha hasta mi corazón
que quizás ya perdí la razón
dicen, que por fin aprendí a querer
que encontré sólo porque perdí
que seguro no pueda volver
dicen, que robé una nave espacial
de la luna y de la mujer
que por fin aprendí a esperar
que abracé una estrella fugaz
dicen, que aprendí a reírme de mi
que escribí cada día por ti
que pinté tu sonrisa en papel
dicen, que se acerca a galope el final
la mentira juega a ser verdad
que la música otra vez cantará
dicen, que la vida vuelve a girar
que un segundo sabe a eternidad
que subió y que caerá
dicen, que me importa y que así será
y tal vez lo correcto esté mal
que aún respiro y vuelvo a soñar…

Carta a la Luna 286 – Pronto

Pronto dormiré
dejaré este camino
esta piel no ira conmigo
no existe el destino en realidad
hay mentira en la verdad
y nunca es también un siempre
pronto me iré y parecerá
que me apago en silencio
me iré desde los huesos
y desde un poco más adentro
pronto este tipo será historia
un momento en la memoria
un abrazo espacial que se extinguió
pronto seré textos en tu orbita lunar
un principio del final para empezar
esa música que nunca acabará
pronto seré sur inevitable
lo seguro en lo improbable
pero siempre seré yo
y esta historia fue real
tal vez no recuerde nada
o tal vez un día, tu mirada
buenas noches donde estés
sé que todo es como tiene que ser.

Carta a la Luna 279 – De piedra

Sobre una roca
en el espacio
bajo estrellas
apagadas
desgastadas
en tiempo de blues
golpe tenue
y cansado
bajo el pecho
de mar en calma
las olas se ahogaron
los gritos callaron
y la música enmudeció
sobre una roca escribiendo
con los dedos
sin tinta y sin voz
escribiendo
de parte del corazón
que desvaría
absurdo y divaga
recuerda olvidar
aquella mirada
olvida y recuerda
que no queda nada.

Carta a la Luna 266 – Tiempos

Fui, soy y seré
luna, tu y yo
fuimos
somos yo aquí
y tú allí
yo que sé
mañana
todavía no es
y dijimos
cantamos
hablamos
y mentimos
no me muero por ti
sino que por ti
reviví
música y espacio
dibujos de tu sonrisa
musa extraña
llegaste y partiste
una mañana
fui astronauta
de mentira
por decir la verdad
compañía y mano amiga
un abrazo y un sueño
que no duerme más
que no llegará
partió partido
y yo perdido
pero sin renunciar
a estos latidos
conmigo
sin ti
y contigo
el tiempo
el frío
un solo estallido.

Carta a la Luna 265 – Procesos

En tu proceso fui
esquivé razones
me perdí
en mi proceso
reviví
vestido de espacio
artista lunar
resaca del pasado
tormenta y atormentado
simpleza y belleza
descarga de fuerza
sonrisa y labios
movimiento
mucha música
lo que siento
y abrazos
entero en pedazos
reciclándose a diario
motor antiguo
dañado a rugidos
cabalgata estelar
estrellas desbocadas
perdiendo miradas
buscando tu rastro
viviendo en un casco
escribo averiado
tal vez soy recambio
piel nueva otra vez
vuelto al revés
sentir que hace daño
pero eso es mi viaje
y es mi equipaje
sabía lo que hacía
el efecto y tu causa
el pulso sin ritmo
aunque no es lo mismo
todo esta bien
nunca fui quién
tampoco astronauta
sólo uno que escapa
del renglón cotidiano
en la oración de la vida
quien vio la salida
el que abrió los brazos
un beso independiente
un “te quiero” recurrente
otra carta dedicada
para ti, igual que ayer
sin nada que esconder.

Carta a la Luna 251 – Todavía por ti, aquí

Profesión ficticia espacial,
adicción de este corazón,
culto a tu sonrisa especial,
laberinto de mi, sin solución.

Rumba espiritual atrincherada,
grito a flor de piel que no llegó,
carne de cañón enamorada,
víctima del dolor que me abrazó.

Manos dedicadas sobre el papel,
ganas de respirar cerca de ti,
música y silencio para envolver,
mi vida era normal…pero te vi.

Carta a la Luna 235 – Lo que soy sin ti

Caminante asfixiado en cero gravedad, corazón vampiro tras la sangre del olvido, ciudadano del espacio apagándose despacio, arquitecto de mis sueños que no hacen más que despertar, pasajero de un destino que no existe en realidad, prisionero sin cadenas por pagar mi libertad.

Astronauta enamorado, que te vino a buscar, escritor de estas cartas que no sé si llegarán, odio el vicio de no verte, enganchado a quererte, navegante naufragando, en tu mar de vez en cuando, cantinero de mis penas, Júdas en mi última cena, prisionero sin cadenas que no quiere escapar.

Kamikaze jubilado, extranjero aquí y allá, souvenir de tus abrazos, una historia que contar, música que no termina, concierto a la eternidad, mentiroso aficionado que te dice la verdad, un artista sin su musa, juego a la ruleta rusa, un loco que sin tenerte, ya no te puede dejar

Carta a la Luna 208 – Sinestesia

Arcoíris atrapado entre las pestañas cuando ves el sol, sensación de calor, sinestesia inevitable cuando veo tu rostro entre mis recuerdos, música, lienzo de tu piel y aquel sabor también, probablemente loco jugando a querer ser cuerdo, enamorado todavía, en tú sombra sin salida, naufragando es difícil respirar.

El silencio sideral exhalando una pregunta, cerca al cuello está mordiendo el aliento de la soledad, eternidad robada, en el reloj de mis días sin ti, está guardada, grita fuerte el deseo que dejé en una estrella, fugaz pero inmóvil, tatuada para siempre en mi cabeza, el corazón que te quiere, golpeando contra el pecho, se revela contra el hecho, que sin aire no sé puede respirar.

El impulso inexplicable de algo más allá de mi, que me empuja hacia ti, gravitando alrededor de la idea de encontrarte, frente a frente ignorando al universo, quisiera entregarte eso que late y cada día otro verso, encontrar la palabra exacta en tú boca, sumergirme en tus ojos y ya nada más importa, mientras tanto imagino, coqueteo con las ganas de soñar de nuevo, pero hace mucho que no puedo, Luna, sabes que te quiero y que te espero, pero ningún milagro me hará eterno.

Carta a la Luna 184 – Breve ataque al corazón

Breve ataque al corazón, sin aviso, sin perdón, en medio de nada y del universo, luces y brumas espaciales, momentos especiales, mientras viajo algo me golpeó en el pecho y la música paró, sigo vivo, reviviendo, sigo entero, a pedazos si no estoy atento, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve stop en mi centro, no hubo gritos, hubo dolor, este es el camino que elegí, entre el frío y el abismo que rodea, incendio clandestino y tu marea, olas repletas de sirenas entonando otra canción que me hace recordarte, ya no sueño, estoy despierto, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve vértigo ahí dentro, sin norte y sin sur, perdí la voz para buscar ayuda, la mirada inundada, por momentos naufragaba, mientras trato de entenderlo, si me pierdo, es sólo para encontrarme, te escribo porque es todo lo que puedo darte desde tan lejos…si no lo sabes, todavía sigo aquí, me reparto en cada carta para ti.