Carta a la luna 25

El astronauta ya no tiene nada porque lo perdió todo, no puede culpar a nadie más que a su horrible manía que aún existe, y persiste, y que espera derrotar…necesita confiar, ya no está la luna sonriendo…ya no la está viendo. Llorar no es más una opción, sino apretar bien los dientes y afrontar las consecuencias, pelear como nunca lo pensó…

Un día más volví a fallar, lo volví a hacer mal

y me siento tan lejos de ti y con razón,

me perdí y le hice daño al corazón…

Este viaje ahora tiene que cambiar, ya no te veo allí a lo lejos

ahora todo está oscuro y viajo solo…siento miedo de verdad

pero no puedo rendirme aunque me muera, no puedo flaquear…

Creo en esto por alguna razón que no entiendo del todo,

yo sabía que era ya imposible de algún modo

yo y la luna, parece algo totalmente irreal…

pero es que no puedo volver, a pesar de lo que hago mal

se que realmente puedo mejorar…

Sé que en cierta forma ya perdí, pero tengo que confiar, por mi vida,

tengo que confiar…sé que he abierto una herida que duele,

pero se que la puedo sanar, y nunca más volver a fallar

si he de morir lo haré siendo yo mismo y no una caricatura vulgar,

seré mi mejor versión siempre, no voy a parar.

Carta a la luna 21 – Hoy

El astronauta continúa el viaje…algunos kilos menos y respirando muy lento, cerró la mano durante un rato para que entrara en calor y así poder escribir a la luna que le miraba desde lejos…él era feliz cuando sentía que conectaban allí, entre tantos kilómetros de distancia…entonces creía respirar mejor, se sentía con fuerzas y las palabras iban apareciendo en el papel…

Hoy, soy un tipo que se divorció de la tristeza…

y se juega todo, porque cree en la belleza,

de hacer lo que se siente y no en lo que se piensa…

Hoy, prefiero vivir sólo lo que dure este viaje hacia ti,

que morir durante un siglo engañado en mi planeta…

Hoy, me hice fuerte y enterré al cobarde que corría por mis venas

hoy, me río de mis miedos solo por la idea de llegar a ti…

Un solo momento contigo es suficiente para que desaparezcan mis penas,

hoy, todo lo que tengo, es tu vida reflejada en mi

Hoy, el dolor quiso ganarme la partida…pero la esperanza estaba decidida

y sonrío al pensar que tal vez algún día, le pondré el acento a tu alegría…

Y es que sigo enamorado de tu vida…de cada segundo de tu sonrisa

hoy, te quiero tanto…soy ese latido en el espacio, dirigiéndose hacia ti