Carta a la Luna 292 – Restos aquí arriba

Un café que sepa a despedida
una frase que nunca se atrevió
la mentira de aquello que creía
la sonrisa que todo lo cambió
el remedio y promesa en la caída
la indiferencia que todo desgastó
el después del golpe del silencio
el momento, que juro, fue verdad
el dilema de un abrazo individual
el final que nunca acabará
al vacío tengo unas palabras
pero sé, tienen que caducar
por mirarte tuve que internarme
una noche en un bosque espacial
el que escribe, late un poco menos
y mis manos se quieren jubilar
estoy listo para perder el juicio
estoy listo para dormir en paz
tengo el tiempo pidiéndome la hora
un recuerdo que ahora me olvidó
tengo tanto que ahora no respira
y el resto, se fue y no me avisó.

Carta a la Luna 199 – Cruzando el espacio por ti

No sé si sigo vivo o simplemente sobrevivo, no sé que día es hoy porque aquí es siempre de noche, la gravedad, el blanco y negro espacial, filtraron algo en mi cabeza, no sé si estoy entero o me faltan piezas, el corazón ya no golpea al latir, quisiera engañar a la muerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si sigo cuerdo o en la cuerda floja, camino al filo de la locura, quisiera atar un lazo a tu cintura, soñar de nuevo contigo, luna, perdiendo fuerzas, mantengo el tipo, me trago todo lo que no digo, mis manos sólo quieren verte, no planeé sentirte tan fuerte, quisiera engañar a la suerte y seguir, cruzando el espacio por ti.

No sé si respiro o me ahogo, si es agua o me hundo en el lodo, quisiera hacerme amigo del tiempo, mirarte y decir que te quiero, poder verte en el horizonte, pero nebulosas te esconden, no sé si tú tienes el remedio, ya sea un abrazo o veneno, quisiera saber si tienes algo que decir, mientras aún pueda seguir, cruzando el espacio por ti.

Carta a la Luna 84 – Seguimos

Gracias por tu buen humor, gracias por esa risa impresionante
que corta hasta la brisa, que viaja en el aire que respiro,
contigo me siento vivo y ya no hay más bobadas o malentendidos,
todo eso sé ha ido, cuando me hablas ahora escucho tus latidos.

Nos prefiero en sintonía, funcionando como reloj y también riendo,
siempre riendo o sonriendo…coge un boli si piensas igual que yo
y pon una “x” en la casilla de mi corazón, reservada para ti, para la luna,
estoy limpio de dolor y de peligro, ahora visto mejor y me hice amigo
de la suerte y el destino, ya no soy un fugitivo de mi mismo, estoy conmigo.

Sigo el texto sintiéndome mejor y recordando esa risa tuya en un bar,
un chiste asesino desde mi, para el carnaval de alegría y buena vibra desde ti,
ya no tengo más secretos y ese tic en la inquietud, ahora abrazo la virtud
de simplemente absorber tu luz en mi viaje, eres mi equipaje para soñar,
para querer cada mañana despertar y no mirar atrás, yo no quiero regresar.

Sigue en pie el reto de intentar alegrarte día a día un poco más,
nunca estuve muerto pero tampoco de parranda, estoy frente a ti cada semana,
enamorado de la suerte de estar vivo en tu tiempo, conocerte y quererte,
tocarte con mi sombra en el espacio sobre tus lunares plateados y mirarte,
mirarte y escribirte, dibujarte, alegrarte, abrazarte…en tu galaxia, esperarte.