Carta a la Luna 391 – Pasó

Tantas veces congelado, simulando estar vivo
el momento más exacto, siempre es aquí
y nada puede ser todo…y todo pasó

Tantas veces me salí, al espacio volando
abrazando lo que siento, hasta el fin
y sin nada, es todo…y todo pasó

Tantas veces me perdí, escribiendo un poema
aprendiendo del vacío, sobre mi
siendo parte de todo…y todo pasó.

Carta a la Luna 381 – Ida

Despegó, hacia el sur
todo azul, el mar te besó
no importa al final
tal vez no te vea más

Empezó, un compás
que no oía palpitar
cuando alguien se va
tal vez no vuelva más

Escribo, desde aquí
siempre algo sobre mi
cuando tenga que marchar
tal vez no deba mirar atrás.

Carta a la Luna 303 – Mientras sigo

Desde mi, todo lo que queda
desde aquí, llueve la marea
pude verte, desde la casualidad
esta noche, reflejada sobre el mar

Desperté, sigo mi camino
escapé, del bluff de mi destino
saludé, al ver caer el día
y recorrí, las luces de salida

Escuché, la misma melodía
y subí, sintiendo la caída
recordé, a golpe de sonrisa
y respiré, sentado en la cornisa

Conspiré, en contra del dolor
y naufragué, sintiéndome mejor
hoy escribí, una más para ti
mientras estoy, aún sigo por aquí.

Carta a la Luna 290 – Después de todo

Después de todo sigo aquí
sin miedo voy oliendo el fin
después de ti, algo de mi
después de todo no perdí.

Después de todo respiré
para encontrarme me perdí
después de irme, volveré
después de muerto, reviví.

Después de todo no escapé
de este dolor y sonreí
después, por fin, me dormiré
después te veo, sé feliz.

Carta a la Luna 186 – Nada, todo y algo

Con nada soy feliz, siento tanto desde aquí, es tanto para mi tu sonrisa, una mirada y tu risa, tengo tanto y nada, si apareces en mi corazón, detienes el reloj, quisiera salir a la calle, ir a por ti, el espacio es muy grande para mi.

Con todo soy feliz, escribo desde aquí, es tanto para mi si te veo, no sabrás nunca, quizás, cuanto te quiero, ese lienzo en un dedo, en tus brazos un incendio y quisiera salir, a la calle, ir a por ti, el espacio es muy frío para mi.

Con algo sobre ti, es muy duro para mi, es tanto y tan fuerte, sigo aquí, sin aire y sin pedir más deseos, no me importa si me pierdo, reviviendo cada vez que muero…juro que quisiera ir a por ti, el espacio es tan absurdo, ahora, para mi.

Carta a la Luna 168 – Inevitable

A través de mis cristales, te vi mejor en aquel océano espacial, allí a lo lejos, me puse a nadar, a través de tanto agua y tanta sal, aprendí a respirar en lo profundo, no renuncié a este viaje ni un segundo y te vi, porque siempre estuviste aquí…inevitablemente tú en mi.

A través de los poros de mi piel, conocí el lenguaje de un abrazo y me quedé, me refugié en mi centro y me inundé en una canción, otro recuerdo en alta mar, bajo una ola sideral, no perderé el tiempo, aunque a veces en tus ojos me perdí…inevitablemente tú en mi.

A través de los surcos de mis venas, se ahogan todas las penas, oigo voces de sirenas, confundiendo la razón y se me incendia el corazón, yo te preparo otra carta, siempre dispuesto a firmar la confesión, poniendo entre paréntesis “astronauta por convicción”, estoy aquí hasta el final desde aquel día en que te vi, porque lo siento así…inevitablemente tú en mi.

Carta a la Luna 136 – No sé bien que pasó

No sé bien que pasó, pero sé que es así, ahora estoy aquí volando y no te vi, yo sé que resistiré porque siento en la piel, todo lo que dije ayer y lo siento hoy también, quererte me sucedió de un golpe en el corazón, no tengo la razón en sintonía, no se que pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

No sé bien que me pasó, pero algo me cambió, me pierdo muy hondo en una canción, yo sé y qué sé yo…el tiempo sucedió, las garras del reloj arañándome por dentro, robándome el valor por un segundo, el duelo terminó y enfundo, se jubila el temor, no sé que pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

No sé bien que te pasó, pero el espacio te escondió, traté de ver pero todo se me apagó, tal vez nunca vuelva a dormir y extrañaré soñar contigo, yo sé muy bien lo que te di, cada carta es un pedazo de mi para ti y así será mientras escriba, no se qué pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

Carta a la Luna 48 – No es mentira

El astronauta volvió a verla…con el pecho dando golpes de alegría…la luz más intensa que jamás pudo abrazar, estaba otra vez allí…una carta escrita sonriendo, nació otra vez para soñar con llegar a ella y ser parte de sus ojos y quizás de su alegría…

No es mentira que cuando hoy te vi aparecer, se apagó el universo,

las estrellas se opacaron y hasta el sol se acobardó…

No es mentira que me quedo, no es mentira que te veo,

siempre te llevo amarrada muy fuerte al corazón.

No es mentira lo que siento, ni tu efecto sobre mi,

no es mentira el incendio en mi pecho al verte allí,

¿Crees que es mentira luna bella, lo que escribo aquí por ti?

Yo no sé lo que tu sientas, pero yo te siento a ti.

No es mentira esa canción que me canta sobre ti,

no es mentira que de un golpe me ayudaste a revivir…

Y yo sé que no es mentira este viaje en mi vida,

todo eso que me inspiras solamente si me miras,

tú jamás serás mentira para mi…