Carta a la Luna 387 – Y yo

El cielo embiste la marea en sal
silencio triste, sólo quiere gritar
y somos sombras deseando brillar
un sueño extraño, sin poder despertar

Y yo me perderé, por esa ciudad
río por no llover, era un instante de sed

El bosque sopla, el camino no está
hojas de cera, lentamente caerán
y somos voces en el eco que va
una tormenta tras mi estrella fugaz

Y yo me encontraré, cuando no hay más
escribo en mi papel, era un mensaje sin piel

Carta a la Luna 254 – Consecuencias en mi

Escritos fuertes a golpe de tinta,
arrullo embravecido invitando al naufragio,
trueno embotellado, mensaje atrapado a la deriva,
bosque germinando en sal, tapizando mis heridas.

Frase fácil como un airbag agujereado,
el desprecio sigue aullando en clave de sonrisa,
piel azul como un abrigo de papel bajo tu helada,
sangre y sueño empujándome al camino que no acaba.

Luz perdiendo la cabeza por tu sombra,
mi verdad apaleada por mentir en realidad,
dios de barro como lienzo de tus huellas del final,
corazón entristecido en latidos, que se vuelve a quebrar.