Carta a la Luna 121 – Todo por fin va a mejorar

Se acabó nuestra prisión mental, esos barrotes de barro y desiertos en el espacio asfixiándonos despacio, con la presión de un dictador inflado de cuello abultado, ahora damos el paso al otro lado del charco que nos quiso ahogar, sonríe tranquila princesa lunar, todo por fin va a mejorar.

Se acabó el aguantar, tenía que terminar y estoy feliz porque te veo respirar con una sonrisa, un festival se organizó bajo mi camisa, y creo que oí a tu corazón echarse unas risas, ahora demos el paso largo hacia adelante, revive ese blog súper chic y elegante, todo por fin va a mejorar.

Se acabó pero en realidad empieza, un nuevo viaje y paz en la cabeza, lo siento por mis mañanas a tu lado, porque eres lo mejor que me ha pasado…cada día durante más de un año, pero confío en la suerte de poder volver a verte y muchas veces, este cambio era evidente, ahora damos un paso necesario, lejos de aquel tirano de cuello engrasado, hoy abrimos el candado y alguien cantó esa canción con ritmo de libertad, todo por fin va a mejorar.

Carta a la luna 25

El astronauta ya no tiene nada porque lo perdió todo, no puede culpar a nadie más que a su horrible manía que aún existe, y persiste, y que espera derrotar…necesita confiar, ya no está la luna sonriendo…ya no la está viendo. Llorar no es más una opción, sino apretar bien los dientes y afrontar las consecuencias, pelear como nunca lo pensó…

Un día más volví a fallar, lo volví a hacer mal

y me siento tan lejos de ti y con razón,

me perdí y le hice daño al corazón…

Este viaje ahora tiene que cambiar, ya no te veo allí a lo lejos

ahora todo está oscuro y viajo solo…siento miedo de verdad

pero no puedo rendirme aunque me muera, no puedo flaquear…

Creo en esto por alguna razón que no entiendo del todo,

yo sabía que era ya imposible de algún modo

yo y la luna, parece algo totalmente irreal…

pero es que no puedo volver, a pesar de lo que hago mal

se que realmente puedo mejorar…

Sé que en cierta forma ya perdí, pero tengo que confiar, por mi vida,

tengo que confiar…sé que he abierto una herida que duele,

pero se que la puedo sanar, y nunca más volver a fallar

si he de morir lo haré siendo yo mismo y no una caricatura vulgar,

seré mi mejor versión siempre, no voy a parar.