Carta a la Luna 395 – Viajando otra vez

Oceanos de arena, espejismo y dilema
voces enemistadas, lenguaje en la mirada
viajando estoy otra vez, dónde estaré…

Frases que sin palabras, saltaron por la ventana
sigue golpeando el pecho, mientras me alejo
viajando estoy otra vez, dónde estaré…

Apagando la cabeza, esto termina y empieza
siempre es hoy y mañana, aún no se inventa
viajando estoy, ya lo ves, dónde estaré…

Carta a la Luna 393 – Todavía astronauta

Siento el cristal delgado de la vida
por momentos, arañando en el viento

Siento el aroma del desierto de un adiós
aferrándose, a este corto tiempo

Siento esta noche el ayer de la mañana
de aquella luz antigua en mi ventana

Siento dibujarse una sonrisa extraviada
todavía astronauta, en mis manos, una carta.

Carta a la Luna 386 – Mañanas

Un eclipse lunar y una sombra nueva
dicen que existe la luz también
oleaje fugaz, por debajo en calma
nos pintamos de sed la piel

Si no encuentro el compás
si no quieres mirar
esperemos que vuelva el sol
mañana, puede ser mejor

La inocencia mortal, a mi lado enferma
peleando por respirar
este paso final, un latido que quema
un deseo, en si, fugaz

Si me olvido decir
volveré a escribir
cantaremos cuando vuelva el sol
mañana, puede ser mejor

Carta a la Luna 384 – Camino, camino

El desierto por sus venas
luz de noche que no ve
espejismo en las estrellas
sombra hambrienta a mis pies

El camino y el destino
se deshacen otra vez
de las nubes he caído
hoy la luna está al revés

Este traje de astronauta
aferrándose a mi piel
el espacio sin mañana
el silencio va a llover…

Carta a la Luna 294 – Viaje angosto

Digo poco esta noche
el viaje se hace escaso
sin decir ya lo diré
y nunca sabré el por qué
si decide mi cabeza
arrancarme la certeza
y sembrarme una duda
un recuerdo que sin cura me enfermó
digo que no lo diré
esta vez me descuidé
el pasado fue veloz
no lo pude detener
las ideas que inventan
escenarios de mentira
la memoria que disfraza la emoción
ahora vuelve el corazón
la marea se relaja
el silencio ahora encaja
y todo vuelve a su color
ahora me siento mejor
siento el frío y me abrigo
si recuerdo ahora sonrío
voy sintiendo el calor
el sendero se me acaba
aún me pesa la mirada
y prefiero una canción
esta bien, esto termina
estoy bien, no ha sido nada
no sé que será mañana
pero hoy sé que aún estoy.

Carta a la Luna 196 – Soy ese

Soy sólo lo que siempre fui, el que piensa primero en ti, el que saltó de su planeta para vivir, sin el aroma de la duda, me decidí y dejé todo, aprendí a respirar sin aire de algún modo, no soy lo que alguien te contó, soy lo que creo, sabes bien, ese que de ti, hasta los huesos, se enamoró.

Soy sólo el que te escribió, el que también te dibujó, el que incluso en silencio te extrañó, el que ahora cruza el espacio, muriendo sin saber, despacio, el que por ti hasta a la NASA engañó, soy el que entiende cuando callas, si te me pierdes todo es nada, el que sin tiempo al infinito derrotó.

Soy sólo ese que esperaba, verte llegar cada mañana, el que escondía una sorpresa bajo la manga, soy también ese que soñaba, estar contigo y decir nada, en un abrazo amarrarme a tus ganas, soy el que ahora se despierta y no te ve, soy esa duda pasajera que se fue, soy el siguiente en la lista de un “puede ser”, soy ese que sigue esperando, soy el que está, pero ¿hasta cuándo?, soy lo que sabes bien que soy, si no lo sabes, mírame, ese que ama lo que llevas bajo la piel.

Carta a la Luna 163 – Por la mañana junto al alba

Por la mañana junto al alba, otra vez eran tus pies, otra vez era tú piel y tú sonrisa de papel con esa curva dibujada, esa mirada donde aterriza la mía y se detienen, mientras estalla el reloj, ahí está todo mejor y no entiendo, casi no pesa más el cuerpo, sólo existe lo que siento, un momento estirado al infinito y elijo escribirte una vez más, no sé bien que pasará, pero sé que me haces bien.

Por la mañana junto al alba, otra vez tu risa, esos tambores ensayando en el pecho, otra vez esa manera de mover cada palabra en el aire de tu boca, la coherencia casi loca y yo no quiero entender, será lo que tenga que ser, cerré los ojos pero aún te podía ver, sólo respiro de tu brisa en el espacio, las estrellas atenuándose despacio, no sé bien que pasará, pero sé que me haces bien.

Por la mañana junto al alba, otra vez contigo, hacia frío pero sobraba el abrigo, otra vez esa inspiración como un tsunami en mis mares, otra vez toda mi atención sobre tú vida, no quedan puertas de salida, sólo muchas de bienvenida, cada oración sonaba como una sinfonía, como un himno a la alegría yo estaba feliz, todo esto explica algo de mi, no sé bien que pasará, pero sé que me haces bien.

Carta a la Luna 162 – Hasta mañana

Buenas noches, mañana un poco de luz bajo la lluvia, un café y la aventura de tus ojos otra vez, esa sonrisa que envidian hasta las musas, esa que aún no logro describir muy bien, el instante exacto en que te vea aparecer…hasta mañana y que duermas bien.

Buenas noches, mañana una canción con cada paso de tus pies, unas palabras y unas risas otra vez, esa mirada verde que me encuentra y me pierde, esa que inspira cada una de mis cartas…hasta mañana y que duermas bien.

Buenas noches, mañana llegará otra vez la bienvenida, a tu energía y a tú vida, a ese momento que en el tiempo estiras y no sabe terminar, aunque sea sólo un segundo, cuando apareces se detiene el mundo y el reloj tira la toalla…hasta mañana y que duermas bien.

Carta a la Luna 155 – Luna veintitrés

Luna veintitrés, tú energía va creciendo, hoy entré navegando desde el alba, por tu mirada y sus mares verdes como gemas, hoy no temas que la suerte es para ti, chica de plata, de risa intacta, esta mañana te encontré y naufragué en la belleza, el artista despertó de prisa, dibujé la curva en tú sonrisa, te abracé y vi el primer regalo hoy, ya no siento que no estoy, inspiraste a las estrellas al nacer.

Luna veintitrés, muchos años recogiendo las miradas, ahora inspiras mil palabras desde mi, a pesar del frío que empieza a nacer aquí, calentaste al que late y dice más sin hacer ruido, me regalaste un motivo, chica lunar, estar contigo siempre es algo espacial, a pesar que casi no pueda respirar, eres la brisa que vuelve a soplar, dibujé escuchando esa canción, que dispara la emoción, inspiraste a las estrellas al nacer.

Luna veintitrés, tantos años en tú piel, pero también en el aire, ese plus de eternidad, junto a ti no se hace tarde, hoy alguien nos recordó que dar es dar, te di un setenta por ciento y algo fresco en el aliento, por favor vuelve a cantar, no lo haces nada mal, esta mañana estabas tú al otro lado de la mesa, desconecto por un rato la cabeza y funciona el corazón, es más sabio y no miente, es verdad lo que se siente, inspiraste a este astronauta otra vez.