Carta a la Luna 338 – Debajo del sur

Luces ausentes, ya no volverá
espacio pendiente, espacio final
yo llevo conmigo, el sueño y la sal
abrió este abismo, pronto no habrá más

Cometas terrestres, princesa lunar
sonido envolvente, eclipse total
yo empujo mis pasos, evito mirar
el sur me reclama, ya no va a esperar

Cartas que no vuelven, eligen volar
palabras que sienten, sin punto final
yo dejo la mente, vuelvo a respirar
caída inconsciente, vuelvo a comenzar.

Carta a la Luna 298 – Cercano a lo lejos

Encierro abierto y campo espacial
libertad que interpreta el silencio
melodía inquilina lunar
haciéndome eco
estoy muy despierto
descifrando el principio final
voz alada rompiendo a cantar
un susurro ganando terreno
y este cuento, estoy más atento
afluencia en masa estelar
los cometas partiendo al llegar
grados menos y gravedad cero
ya no me detengo y no me contengo
precipicio sensual sideral
la mirada de nunca acabar
astronauta, escribo sin pausa
revivo en papel algo más
sonrisa en tsunami del mar
quemando este hielo
quebrando el cielo
el desgaste hoy me dejó nuevo
la caída me pone de pie
y el dolor me cura el cuerpo
y siento la piel, latiendo otra vez.

Carta a la Luna 286 – Pronto

Pronto dormiré
dejaré este camino
esta piel no ira conmigo
no existe el destino en realidad
hay mentira en la verdad
y nunca es también un siempre
pronto me iré y parecerá
que me apago en silencio
me iré desde los huesos
y desde un poco más adentro
pronto este tipo será historia
un momento en la memoria
un abrazo espacial que se extinguió
pronto seré textos en tu orbita lunar
un principio del final para empezar
esa música que nunca acabará
pronto seré sur inevitable
lo seguro en lo improbable
pero siempre seré yo
y esta historia fue real
tal vez no recuerde nada
o tal vez un día, tu mirada
buenas noches donde estés
sé que todo es como tiene que ser.

Carta a la Luna 265 – Procesos

En tu proceso fui
esquivé razones
me perdí
en mi proceso
reviví
vestido de espacio
artista lunar
resaca del pasado
tormenta y atormentado
simpleza y belleza
descarga de fuerza
sonrisa y labios
movimiento
mucha música
lo que siento
y abrazos
entero en pedazos
reciclándose a diario
motor antiguo
dañado a rugidos
cabalgata estelar
estrellas desbocadas
perdiendo miradas
buscando tu rastro
viviendo en un casco
escribo averiado
tal vez soy recambio
piel nueva otra vez
vuelto al revés
sentir que hace daño
pero eso es mi viaje
y es mi equipaje
sabía lo que hacía
el efecto y tu causa
el pulso sin ritmo
aunque no es lo mismo
todo esta bien
nunca fui quién
tampoco astronauta
sólo uno que escapa
del renglón cotidiano
en la oración de la vida
quien vio la salida
el que abrió los brazos
un beso independiente
un “te quiero” recurrente
otra carta dedicada
para ti, igual que ayer
sin nada que esconder.

Carta a la luna 262 – Propenso

Después de ti
es antes
porque si
porque explotó
el pecho quebró
después de ti
principio
al final
querer no bastó
guardé el corazón
después de ti
cenizas de mi
para revivir
acción a distancia
por tanta constancia
frenaron mis pasos
caí en pedazos
después de ti
aún aquel beso
abrazos y cuentos
princesa y dragón
verdad y ficción
paseo inmortal
mi musa lunar
me hice ajeno
me diste silencio
guardo esa canción
herida, sin voz
queriéndote así
tal vez no dormí
o no desperté
tu sabes y sé
jamás lo fingí
que sigo aquí
consciente
y ausente
propenso al fin
conmigo
y sin ti.

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 223 – Me hace vivir

Desprendí al temor de la piel, escuché tu canción y estallé, por tu efecto y mi reacción, mis sentidos quieren volar, tocar tu órbita lunar, tu belleza es espacial, lo que siento por ti, me hace vivir.

Dibujé tu nombre en mi piel, recordé tu sonrisa y despegué, entre niebla y oscuridad, las estrellas no brillan más, quisiera poderte encontrar, tu mirada es especial, lo que siento por ti, me hace vivir.

Ignoré el frío en la piel, me abrí y te pude ver, entre ruido y tempestad, sé que voy hasta el final, no es necesario soñar, tu energía es muy real, lo que siento por ti, me hace vivir.

Carta a la Luna 211 – Musa fashion espacial

Cuando te vi llegar, rodeada de luz lunar, ultravioleta mirada arrasando mi piel, tu sonrisa siempre espacial, hoy quiero llegar, pero ahora no estás y me puedo congelar…

Sólo recordar, escapaste entre las sombras del espacio y voy detrás, te quiero encontrar, musa fashion espacial, sin fuerza quisiera gritar, pero ahora no estás y me puedo acabar…

Se agota el aire, en gravedad cero, aprieto los dientes, no existe el regreso, cruzando a cuerpo tu ruta espacial, el traje no sabe aguantar, pero ahora no estás y me puedo asfixiar…

Palabras para ti, en cartas envío trozos de mi, desde que te fuiste, los latidos bajan, extraño tanto tu energía espacial, te llevo tatuada, pero ahora no estás y me puedo apagar…

Carta a la Luna 189 – Poder llegar

Mis brazos alrededor de la luna, de ti, o de ninguna, alrededor de un sueño, desperté, mis ojos sumergidos en los tuyos, se apaga todo el ruido y flotando sin pensar, en tu sonido espacial, imaginé llegar, una noche, conectado a una estrella, enchufado a tu belleza lunar, el deseo a mi vida fugaz siempre fue, resistir y poder llegar.

Mi mente de repente, ya no sirve, el pecho me advierte, que soy libre quisiera abrazarte otra vez, quisiera acercarme y poder decirte que te quiero, decirte que te espero, me muevo ahora ya sin parar, ahora mismo, si muero me da igual, siempre me vuelves a reanimar, cuando te siento, aunque no estás, sabré resistir y espero poder llegar.

Mis manos dibujando tu sonrisa, mis poros respirando de tu brisa, quisiera tanto y me vuelvo a olvidar, entiendo que ahora sé caminar, paso a paso, ahora tengo claro que no hay descanso, por ti me alejé de la falsa seguridad, salté a el espacio en un viaje final, sin regreso, porque me gusta hasta tu forma de parpadear…espero resistir y tal vez, un día, poder llegar.

Carta a la Luna 166 – Bienvenido

Adiós tierra natal planeta con mares de sal, adiós lugar de mentira, de las puertas de salida, del naufragio cada día, adiós rincón de la soledad junto a todo el mundo, bienvenido este viaje lunar, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós despertar de soñar con lo que no tenía, adiós a atentar contra mi propia vida, de entre la espada y la pared me mudé, de un delirio de estupidez renegué, bienvenido este viaje espacial, bienvenido este viaje que no tiene al final.

Adiós al terror de ese lobo feroz viviendo en el espejo, adiós a verte sólo en reflejos, tengo todo lo que necesito, sin oxígeno pero todavía respiro, todavía estoy vivo, bienvenido este viaje especial, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós al disfraz, a la suerte en el azar, al milagro de cualquier santo, si no te escucho, ahora canto, adiós al silencio entre cada canción, no se acaba el ritmo de mi corazón, bienvenido este viaje inmortal, bienvenido este viaje que no tiene final.