Carta a la Luna 208 – Sinestesia

Arcoíris atrapado entre las pestañas cuando ves el sol, sensación de calor, sinestesia inevitable cuando veo tu rostro entre mis recuerdos, música, lienzo de tu piel y aquel sabor también, probablemente loco jugando a querer ser cuerdo, enamorado todavía, en tú sombra sin salida, naufragando es difícil respirar.

El silencio sideral exhalando una pregunta, cerca al cuello está mordiendo el aliento de la soledad, eternidad robada, en el reloj de mis días sin ti, está guardada, grita fuerte el deseo que dejé en una estrella, fugaz pero inmóvil, tatuada para siempre en mi cabeza, el corazón que te quiere, golpeando contra el pecho, se revela contra el hecho, que sin aire no sé puede respirar.

El impulso inexplicable de algo más allá de mi, que me empuja hacia ti, gravitando alrededor de la idea de encontrarte, frente a frente ignorando al universo, quisiera entregarte eso que late y cada día otro verso, encontrar la palabra exacta en tú boca, sumergirme en tus ojos y ya nada más importa, mientras tanto imagino, coqueteo con las ganas de soñar de nuevo, pero hace mucho que no puedo, Luna, sabes que te quiero y que te espero, pero ningún milagro me hará eterno.

Carta a la Luna 183 – De mi

El fantasma de mi barrio se acercó a mi cabeza, el ruido de mis calles empieza, oscuro el espacio, las estrellas se alejan, cometas agotados caminan y no vuelan, yo sigo con mi viaje, no llevo equipaje… y sigo enamorado de ti, no sé que será de mi.

El recuerdo a patadas me despierta ideas, el triste argumento del silencio me espera, colores y paisajes de lugares remotos, quedaron en mi sueños y todos se me han roto, despierto en mi viaje, dentro de este traje…y sigo loco por ti…no sé que será de mi.

El momento que regresa, ya no sienta cabeza, el recuerdo de tus ojos, el sonido de tu risa, el calor entre mis manos, la musa en tu sonrisa, aprendí a esperar, a no tener prisa, yo sigo en tu camino, muero pero siempre revivo…y sigo respirando por ti…no sé que será de mi.

Carta a la Luna 70

Cualquier día contigo es mejor y te lo demuestro a mi modo,

cualquiera de tus sonrisas y por dentro tiembla todo,

cualquiera de tus miradas y en un segundo me enamoro.

Cualquiera de tus palabras y cuando arrugas la nariz,

cualquiera de mis canciones si las canto junto a ti,

cualquiera de mis mañanas si te quedas cerca a mi.

Cualquier golpe en el hombro cada vez que te provoco,

cualquiera de tus abrazos y el corazón se vuelve loco,

cualquier momento tuyo y la eternidad dura muy poco.

Cualquiera de tus silencios, que me dicen mucho más,

cualquiera que sea el problema, para ti yo voy a estar,

cualquier momento es bueno para decirte que te quiero…

cualquier noche es perfecta si te encuentro en mis sueños.

Carta a la luna 4

Atravesando un campo de asteroides, el astronauta se refugió detrás de uno y con mucho cuidado, levantando la cabeza para no perder de vista a su dama de plata, escribió una carta más, y el pecho, golpeaba con fuerza:

Tú, estas ahí tan lejos pero tan cerca…en este espacio sin color,

eres tú quién me ve flotar, acercándome poco a poco…

con el latido de mi corazón haciendo un eco mudo al ritmo de mis ganas,

y yo, no me rindo…porque me vuelves loco…