Carta a la Luna 254 – Consecuencias en mi

Escritos fuertes a golpe de tinta,
arrullo embravecido invitando al naufragio,
trueno embotellado, mensaje atrapado a la deriva,
bosque germinando en sal, tapizando mis heridas.

Frase fácil como un airbag agujereado,
el desprecio sigue aullando en clave de sonrisa,
piel azul como un abrigo de papel bajo tu helada,
sangre y sueño empujándome al camino que no acaba.

Luz perdiendo la cabeza por tu sombra,
mi verdad apaleada por mentir en realidad,
dios de barro como lienzo de tus huellas del final,
corazón entristecido en latidos, que se vuelve a quebrar.

Carta a la Luna 208 – Sinestesia

Arcoíris atrapado entre las pestañas cuando ves el sol, sensación de calor, sinestesia inevitable cuando veo tu rostro entre mis recuerdos, música, lienzo de tu piel y aquel sabor también, probablemente loco jugando a querer ser cuerdo, enamorado todavía, en tú sombra sin salida, naufragando es difícil respirar.

El silencio sideral exhalando una pregunta, cerca al cuello está mordiendo el aliento de la soledad, eternidad robada, en el reloj de mis días sin ti, está guardada, grita fuerte el deseo que dejé en una estrella, fugaz pero inmóvil, tatuada para siempre en mi cabeza, el corazón que te quiere, golpeando contra el pecho, se revela contra el hecho, que sin aire no sé puede respirar.

El impulso inexplicable de algo más allá de mi, que me empuja hacia ti, gravitando alrededor de la idea de encontrarte, frente a frente ignorando al universo, quisiera entregarte eso que late y cada día otro verso, encontrar la palabra exacta en tú boca, sumergirme en tus ojos y ya nada más importa, mientras tanto imagino, coqueteo con las ganas de soñar de nuevo, pero hace mucho que no puedo, Luna, sabes que te quiero y que te espero, pero ningún milagro me hará eterno.

Carta a la Luna 117 (lado A) – La verdad

Yo prefiero el camino y cada paso, no hace falta tomar ningún atajo, yo prefiero cualquier cosa si es contigo, quererte a ti es lo mejor que me ha pasado…yo prefiero ahogarme en el espacio que vivir en mi planeta respirando pero sin ti, yo prefiero estar vivo con tu efecto sobre mi…la verdad no pensé nunca sentir tanto, pero te conocí.

Yo prefiero tu sonrisa, la de la Mona Lisa es una mueca de risa, yo prefiero cuando cantas y consigues mejorar una canción, prefiero a la luna mil veces antes que al sol, prefiero si tengo frío, tu mirada y calentar a ese que late, prefiero acostumbrarme a esperarte, que obligarme a olvidarte y traicionar al corazón, yo prefiero estar contigo, las estrellas son testigo, me iluminan mientras te escribo…y la verdad no pensé jamás sentir tanto, como cuando estás conmigo.

Yo prefiero hacerle caso al que vive en el pecho, el del norte puede ser un mal maestro, a su lado he perdido mucho tiempo, yo prefiero un abrazo de tus brazos, aunque dure un segundo, siempre lo siento muy profundo, yo prefiero dibujarte sobre el espacio como lienzo, desde que oí tu risa, no existe más el silencio…yo prefiero y escojo quererte, vengo hoy a verte y mi vida es lo que tengo para ofrecerte.

Carta a la Luna 79 – Eres tanto y tantas cosas

Eres la risa que acompaña a mi sonrisa,
cuando apareces me aprieta la camisa,
eres el lienzo de mis tatuajes de mentira,
la responsable de la alegría en mi vida.

Eres lo que te escribo cada día en un papel,
la esperanza de mis ganas esperando suceder,
tengo un beso para cada milímetro de tu piel,
y un poema cada noche, para que sueñes con él.

Eres la eternidad de la belleza en una mujer,
todos los días la suerte de aprender a querer,
tengo tiempo y te espero en silencio sin correr,
quiero respirar contigo, en el espacio a tu lado, renacer.

Esta noche te escribo sintiendo algo distinto, no es lo mismo, es mejor, esta mañana fue mejor y te confieso que ya no estoy seguro de estar tan cuerdo, siento que estoy perdiendo la razón y es algo bueno, me vuelvo loco por tu boca y te tatúo en el hombro un corazón.

Hoy reímos y sentimos juntos, fuimos juntos, y es que a veces creo que entiendo exactamente lo que piensas desde que entras por la puerta, me imagino lo que viaja en tu cabeza. Creo que este sueño es real y agradezco a la vida por tu vida y vivir aquí en tu tiempo, por sentarme junto a tu cuerpo y su energía, por la noche al soñarte y por poder mirar y verte en las mañanas y en mis días entrando hasta por la ventana.

No sabes cuanto quiero abrazarte, contarte un cuento o cantarte y volver a cogerte de la mano y sentir electricidad, sentirte recorriéndome las venas como lo haces cada día…me siento vivo de verdad, te quiero tanto que hasta me haces temblar…ya no quiero razonar con la razón, sólo quiero escuchar al corazón.