Carta a la Luna 383 – Sin idea

Hay tanto que no sabes de mi
como el peso de mis pasos
haciéndose ligeros, por sordera
hay tanto, luna, que no ves desde allí
como el pecho abierto, ahora blindado
la verdad que ves como mentira
esa razón que no sé por qué, no confía
no viste que quedé sin aire un día
y no llegué latiendo a la noche
esa noche, que duró tanto
pero sigo aún andando
paso a paso, hasta el final
viendo todo terminar
yo empiezo un nuevo viaje
sin lugar para equipaje
si no puedes, si no quieres
si decides que no entiendes
todo bien, sin despedida
yo ya voy a la deriva y sin parar
sólo puedo continuar, viajando al sur
ya no busco, ya no sé dónde estás tu
es absurdo, pero sin embargo, es
siempre cuando todo se termina
ves más claro, ves la herida…

Carta a la Luna 350 – Medianoche y más

Medianoche, escribiendo en una estrella
desechando, sin problema mis ideas
el espacio ahora gira, entre vértigo y caída
soy de mi, ahora de todos
estoy rodeado, estoy solo

Medianoche, asomado a la ventana de mi vida
sujetando fuerte al corazón en la cornisa
el espacio ahora sabe a despedida
soy momentos, poco eterno
tanto frío, aún latiendo

Medianoche, a la sombra de un recuerdo
anestesia enamorada, pateando el proceso
el espacio ahora fluye más despacio
soy el mismo, ahora extraño
soy la huella, dando un paso.

Carta a la Luna 298 – Cercano a lo lejos

Encierro abierto y campo espacial
libertad que interpreta el silencio
melodía inquilina lunar
haciéndome eco
estoy muy despierto
descifrando el principio final
voz alada rompiendo a cantar
un susurro ganando terreno
y este cuento, estoy más atento
afluencia en masa estelar
los cometas partiendo al llegar
grados menos y gravedad cero
ya no me detengo y no me contengo
precipicio sensual sideral
la mirada de nunca acabar
astronauta, escribo sin pausa
revivo en papel algo más
sonrisa en tsunami del mar
quemando este hielo
quebrando el cielo
el desgaste hoy me dejó nuevo
la caída me pone de pie
y el dolor me cura el cuerpo
y siento la piel, latiendo otra vez.

Carta a la Luna 264 – Poco a poco

Tendré que hacerlo
tendre que verlo
sólo por mi
romper el sueño
porque despierto
siempre sin ti
tendré que irme
acompañado
de tu pasado
y de mis manos
que aún escriben
sólo por ti
todo esta bien
nada esta roto
todo se cura
muy poco a poco
yo sigo bien
tú sé feliz
no te preocupes
si sigo aquí
aún estás dentro
sigue latiendo
por tu sonrisa
y por su efecto
pero sin prisa
respiro lento
no me arrepiento
en cada carta
te envío algo
del astronauta
que un día fui.

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 204 – Por aquello

Por aquello que encontré en tus ojos, es que ahora me pierdo, por aquello que dejé de sentir, es que ahora siento, por aquello que sufrí, es que sano y caigo enfermo, por aquello que viví, es que aprendí sin aire a sobrevivir.

Por aquello que encontré en tu sonrisa, es que sonrío, por aquello que quemó, es precisamente por lo que ahora sólo hace frío, por aquello que entregué en un abrazo, por aquello que me rompió en pedazos, por aquello que se fue, es que ahora ya no sé volver.

Por aquello que encontré en tus mañanas, escribo más de doscientas cartas, por aquello que pareció, por aquello que se desenmascaró, por aquello que soñé, es por lo que ahora sudando, desperté, por aquello de lo que creí estar tan seguro, es que ahora todo parece tan absurdo.

Por aquello que pegó fuerte y que ahora me duele, por aquello que besó y venció al tiempo, es que ahora a mi no pertenezco, por aquello que incendia la revolución en mi centro, es por lo que sigo latiendo, por aquello que me arranqué del pecho, aquello que me dejó incompleto.

Carta a la Luna 185 – Densa

Densa la corriente espacial, fuerte el río negro, luna subliminal creo que te veo, pero no estás aquí, siento que te siento, pero no estás junto a mi, fuerte es el destino golpeando, haciendo olas, apagó hasta al sol, lento el momento y sin tus ojos no sé si vengo o voy, pero dentro algo funciona y aquí estoy.

Densa la marea, me mareo y pierdo el control, marcas en mi mente, de repente apareces tú, pero no es verdad, no te puedo tocar y sé bien que no estás, fuerte golpe en el pecho, mi corazón esquiva esa quietud al acecho, eterno el momento sin tu energía, a veces no sé si vengo o voy, pero dentro sigo latiendo, aquí estoy.

Densa la tormenta sideral, estrellándose en las rocas las estrellas, ahora ruge el mar, quiero ser eterno y aguantar, sólo soy un tipo enamorado de ti, no sé cuánto dure, pero daré todo de mi, lento sigo el viaje, si me ahogué, reviví, sólo de equipaje, lo que dejaste aquí, a veces no sé si vengo o voy, pero te siento, aquí estoy.