Carta a la Luna 261 – Solo, no

Solo no, extraño
como un astronauta
que quiere a la luna
soñando despierto
durmiendo jamás
viajando en las venas
quiero despegar.

Solo no, pero sin ti
rodeado del mundo
rodeado de mi
a veces lejano
y aveces por dentro
sigues sucediendo
pero no aquí.

Solo no, pero en silencio
no vive el sonido
te fuiste
se ha ido
el aire es escaso
el ritmo sin visa
ecos de tu risa
dejé de jugar
dejé de pensar
te di el corazón
perdí la razón
ahora las sombras
principio y final
tal vez seré libre
tal vez inmortal.

Carta a la Luna 224 – Mi problema

Mi problema eres tú y también mi solución, tu efecto sobre mi es la cura a tu enfermedad, tu preciosa energía espacial es infinita libertad, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es el silencio que llegó sin tu canción, tu sonrisa es un vicio inmortal, tu belleza está tatuada en mi horizonte espacial, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es esperarte y creer que volverás, tu silueta recorriendo como electricidad, tu recuerdo me da fuerza en mi viaje espacial, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es que te quiero y no lo puedo evitar, tu ausencia hace difícil respirar, tu escape por las sombras me llenó de oscuridad, mi problema es que no sé, si tú piensas en volver…

Carta a la Luna 221 – Imposible de evitar

Cuando el cuerpo no aguante más, lo que siento por ti vivirá, cuando lluevan asteroides sobre mi, nada tocará lo que siento por ti, cuando parezca que pierdo y que me pierdo un poco más, tu recuerdo gritará y me volveré a encontrar…no es remedio ni enfermedad, eres algo que no puedo evitar.

Cuando explote todo alrededor, lo que siento por ti seguirá, cuando lloren las estrellas por verme así, en mi centro todavía he de latir, cundo parezca que el tiempo aprieta y me quiere borrar, tu recuerdo gritará y me hará inmortal…no eres remedio ni enfermedad, eres algo que no quiero evitar.

Cuando sienta que me duele más, lo que siento por ti brillará, cuando sepas todo lo que eres para mi, tal vez no quede ni un rastro de mi, cuando parezca todo muy difícil y no pueda respirar, tu recuerdo gritará y seguiré hasta el final…no eres remedio ni enfermedad, eres algo imposible de evitar.

Carta a la Luna 180 – Posibilidad

Puede ser que sea un ingenuo, puede que sea un idiota, puede ser que un complejo de astronauta, puede ser que sea imposible, puede que parezca improbable, puede ser que se me acabe el aire en este viaje, puedo ser tanto por ti, eres tanto para mi, puedo escribirte mil poemas y seguir.

Puede que sea mortal, puede que me salga mal, puede ser que la reserva no me alcance para llegar, puede ser casualidad, puede ser causalidad, puede ser que en tus mirada sea inmortal, puede ser que el corazón, se acostumbrara al dolor, puedo ser tanto por ti, eres la luna para mi, puedo contarte una historia y verte dormir.

Puede ser que no pueda más, puede ser que no vuelva más, puede ser que busque la lluvia para llorar, puede ser que te quiera tanto, puede ser que aún no sepas cuánto, puedo encontrarme derrotado, puedo morir enamorado, puede que sea el destino y tú mi camino, puedo decirte desde aquí, que lo que late es para ti, puedo abrazarte y no encontrar jamás el fin.

Carta a la Luna 166 – Bienvenido

Adiós tierra natal planeta con mares de sal, adiós lugar de mentira, de las puertas de salida, del naufragio cada día, adiós rincón de la soledad junto a todo el mundo, bienvenido este viaje lunar, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós despertar de soñar con lo que no tenía, adiós a atentar contra mi propia vida, de entre la espada y la pared me mudé, de un delirio de estupidez renegué, bienvenido este viaje espacial, bienvenido este viaje que no tiene al final.

Adiós al terror de ese lobo feroz viviendo en el espejo, adiós a verte sólo en reflejos, tengo todo lo que necesito, sin oxígeno pero todavía respiro, todavía estoy vivo, bienvenido este viaje especial, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós al disfraz, a la suerte en el azar, al milagro de cualquier santo, si no te escucho, ahora canto, adiós al silencio entre cada canción, no se acaba el ritmo de mi corazón, bienvenido este viaje inmortal, bienvenido este viaje que no tiene final.

Carta a la Luna 47 – Tengo

El astronauta, ve por fin la salida a aquel desvío espacial…poco a poco ve luz asomarse y pintar el papel dónde escribe otra vez:

Tengo un momento espacial al día para ti, todos los días,

tengo ese problema bendito de no querer dar marcha atrás,

tengo un viaje por el espacio inmortal, y yo soy el capitán.

Tengo una mañana cada día para cargar la batería,

tengo una confianza ciega en la canción de tu sonrisa,

tengo un sueño que se muere por poder ser realidad.

Tengo tiempo y tengo aire, tengo un abrazo de equipaje,

tengo el latido completo y curado de cualquier espanto,

tengo mis manos trabajando horas extra mientras canto.

 

Tengo el golpe aún marcado, el que me hizo revivir,

tengo la esperanza en carne viva y me hace sonreír,

tengo corazón contento y fue mucho gracias a ti…

por eso querida luna, este astronauta va a seguir.