Carta a la Luna 315 – Treinta y tres

Treinta y tres años
los ojos cansados
corazón intacto
viaje de espacio
prueba y ensayo
quizás astronauta
con todo y nada
años que pesan
termina y comienza
la ruta infinita
la sal de la vida
sonrisa dormida
despierta en herida
y se siente más viva
disparo errante
buscando guarida
pasión delirante
artista flotante
un paso sumando
el sendero restando
pronto seré un sueño
pronto seré eterno.

Carta a la Luna 224 – Mi problema

Mi problema eres tú y también mi solución, tu efecto sobre mi es la cura a tu enfermedad, tu preciosa energía espacial es infinita libertad, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es el silencio que llegó sin tu canción, tu sonrisa es un vicio inmortal, tu belleza está tatuada en mi horizonte espacial, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es esperarte y creer que volverás, tu silueta recorriendo como electricidad, tu recuerdo me da fuerza en mi viaje espacial, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es que te quiero y no lo puedo evitar, tu ausencia hace difícil respirar, tu escape por las sombras me llenó de oscuridad, mi problema es que no sé, si tú piensas en volver…

Carta a la Luna 187 – Ojalá estuvieras

Estuviste siempre ahí, al salvarme de mi mismo, eres esa medicina y una dulce enfermedad, me volviste a inspirar, lo que dice tu mirada sin hablar es espacial, energía que alimenta cada carta hambrienta, me haces mucho bien y no sé si te das cuenta, sé que puedo esperar, pero a veces es difícil porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Saliendo de un abismo, con tu mano en la mía, el universo estalló, empezó a llover color y el silencio me gritó, tu sonrisa es una droga espacial recorriéndome las venas, yo intentaré llegar en una pieza, te quisiera encontrar aunque me pierda, pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Entre el espacio y la pared, a veces yendo al revés, eres musa inevitable, batería infinita entre mis manos y el papel, me empecé a mover cuando aprendí a no correr, empecé a respirar casi sin aire a tu lado y reviví, tengo tanto para ti…pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Carta a la Luna 124 – Vamos a caminar

Es así la cosa y esta bien, todo al final va a florecer, no tenemos por que retroceder, vamos a seguir pisando el camino, lo mejor todavía no ha venido, pero está por llegar, yo quisiera seguir en la nave sólo para estar contigo pero tuvimos que saltar, y se ríe Mister Destino porque a veces no lo sabemos entender, porque a veces ponemos cara de susto y soltamos insultos, porque queremos correr antes de aprender a caminar.

Es así que terminó, ahora estará todo mejor y la vida tendrá mas sabor, vamos a seguir sonriéndole a las estrellas, vamos a reír con con ellas y a perdernos en la magia de un abrazo en el espacio, tuvimos que saltar y ahora vamos a soñar de nuevo sin la vitamina asesina de la pesadilla que dejamos atrás, porque todo mal es para bien también, tenemos que respirar y saber entender, porque muchas veces queremos correr sin saber caminar.

Es así que empieza, un nuevo capitulo de la novela espacial, yo tengo ganas de escribir todavía más, me late el corazón si te apareces en una canción, porque salté sin paracaídas, pero salté contigo y ahora floto a la deriva en la curva infinita de la sonrisa de la vida, tuvimos que saltar para regresar a nosotros mismos, no saltamos a un abismo, saltamos a la libertad, yo te quiero igual y te llevo conmigo…vamos a caminar, en realidad nunca hizo falta correr.