Carta a la Luna 309 – Partiendo

Partió la senda y me dejó
despistando a la ilusión
partió el camino en mi reloj
no vi a la noche apagar el sol.

Partió mi voz y silenció
la melodía en tu rincón
partió el ayer, ahora es hoy
y aún retumbo, aún estoy.

Partió el calor y aquí enfrió
quise abrigarte en mi corazón
partió el disparo y me alcanzó
aún escribo, aún soy yo.

Carta a la Luna 217 – Vivo y sin ti

Esta noche perdí el miedo, el reloj se me rompió, el calor poco a poco se apagó, no sentí que respiraba y muy poco el corazón, tengo todavía tatuada tu canción, quisiera romper las sombras para ver si estás ahí, duele tanto estar vivo y sin ti.

Esta noche la tormenta, abrazó y me pegó, creí verte pero era una ilusión, no siento que estoy despierto y me olvido de quien soy, tengo el pecho abierto sin temor, quisiera que el sol brillara para ver si estas ahí, duele tanto estar vivo y sin ti.

Esta noche no se acaba, todo gira sin control, tu recuerdo otra vez me alimentó, sabes bien de lo que hablo, sabes que te quiero tanto, seguiré por ti viajando aunque pierda la razón, quisiera estirar los brazos y alcanzarte desde aquí, duele tanto estar vivo y sin ti.

Carta a la Luna 197 – A veces creo verte

Otra vez vuelve a anochecer, cubrió una sombra la ilusión, en mi cabeza la razón se extinguió, por los caminos de mis venas, sigue viajando el calor, sobre la piel el frío me anestesió, no sé dónde fuiste a parar, ¿por qué no te puedo encontrar?, a veces creo verte pero no estás.

Otra vez vuelve a anochecer, cantó una estrella tu canción, en mi sistema tu sonido se quedó, perdí la luz y el color, perdí el aroma y el sabor, cuando te fuiste te llevaste lo mejor, no sé dónde fuiste a parar, ¿por qué ya no puedo soñar?, a veces creo verte pero no estás.

Otra vez vuelve a anochecer, perdido siento que me voy, en mi cabeza todo ya desconectó, por el recuerdo que se aferra, resiste aún mi corazón, el traje de astronauta ya se me rasgó, el aire dice que se va, mientras escribo para ti, envío en el sobre un trozo más de mi, no sé dónde fuiste a parar, si estas palabras llegarán, a veces creo verte pero no estás.

Carta a la Luna 194 – Cada día en mis cartas

Después de tu minuto, el reloj se suicidó, el infinito se multiplicó por dos, se incendió este camino, se me quemó la ilusión, apretando sus cenizas oí tu canción, tengo tiempo por las venas, del espacio y tus estrellas, un incendio en el pecho que aún calienta, voy disfrazado de astronauta, volando a ciegas si me faltas, te digo que te quiero cada día en mis cartas…

Después que todo se eclipsó, el horizonte se apagó, perdido entre un latido y la razón, no tengo nada que ofrecerte, sólo este loco corazón, que como yo, también de ti se enamoró, vuelve el silencio a llenarme la cabeza, la realidad vuelve a tomarme por sorpresa, voy inventando aire para no ahogarme, más cerca a la espada que a la pared, siento el filo pero no pienso volver…

Después de caer en tus ojos, de abrazarme a tu boca, después de aprender también de mi derrota, el resto de este universo poco importa, da igual si hoy vuelvo a morir, porque aprendí, gracias a ti, a revivir, no pasa nada mientras pueda resistir, porque llegaste tú a mi vida una mañana, enamorado estoy también hasta del alba, porque te quiero desde el fondo de mi vida, entiendo que lo primero es tu sonrisa…

Carta a la Luna 181 – Entre nubes

Entre nubes viejas espaciales, hay efectos especiales y se nubla la razón, entre el lápiz y mis manos hay un nexo, siento fuego, el papel resistirá, entre el cielo y el infierno, la galaxia y tú, entre música estridente hoy me pierdo y no estoy, entre estrellas y cometas nada vibra sin tu voz.

Entre golpes, meteoritos no me dejan maniobrar, hay defectos especiales pero voy a continuar, entre tanto mis latido necesitan ser oídos, entre todo lo que tengo y lo que he perdido, tu mirada está presente, entre el frío del ambiente tu calor se me grabó, entre estrellas y cometas, si no estás no hay color.

Entre todo lo que quiero, tú siempre estás primero, aunque duela y me mantenga respirando de ilusión, siento tanto, si te veo, siento más si eres feliz, entre mares y siluetas juro que una vez te vi, hace años, ya soñaba con tu vida, utopía en carne y hueso que se hizo realidad, pero quizás, no pueda llegar a ti, aún así, jamás me voy a rendir, entre la suerte y el uno por ciento, entre el milagro y todo lo que siento…entre tantos universos, si no estás, no está completo…

Carta a la Luna 175 – En ti

En tus ojos una mañana me perdí, me dejé llevar y vi lo que había ahí, en tus ojos, filtros verdes de energía y tu verdad, en tus ojos una historia que no puede terminar, en tus ojos, ilusión y un par de musas mirando por el cristal, en tus ojos me olvidé de respirar.

En tus manos una tarde me encontré, me dejé llevar y aprendí a confiar, en tus manos un tatuaje artificial y yo tu artista personal, en tus manos el calor cuando empezaba a tiritar, en tus manos el universo en un segundo cuando te pude tocar, en tus manos es más fácil respirar.

En tu boca una sonrisa especial, una curva imposible de olvidar, en tu boca se detiene hasta el tiempo y un momento supera la eternidad, en tu boca un concierto de tu risa, esa magia en la brisa cuando te pones a hablar, en tu boca, sólo un beso es un incendio espacial, en tu boca no hace falta respirar.

Carta a la Luna 58 – Viaje Lunar, día 6

El espacio entre tu y yo, entre un lápiz y un papel,

entre el hoy y el ayer,

sigo aquí sujetando fuerte la ilusión, sin nada que esconder,

y absolutamente nada que perder,

sólo soy un tipo en un traje de astronauta viajando en la galaxia,

porque simplemente de ti me enamoré.

El aire entre tu piel y la mía, los kilómetros de distancia

entre mis noches y tus días,

sigo aquí sujetando al corazón encerrado en mi pecho,

y deseando que siempre sonrías,

sólo soy un tipo soñador que le escribe todos los días a la luna

para darle un poco de alegría.

El dilema entre los dos se quedó allí atrapado en el pasado,

ahora sólo se quererte,

las estrellas se apagan para que encuentre tu mirada

y te tenga sin tenerte,

sólo quisiera decirte dos palabras y cogerte de la mano

para nunca más perderte.

Lo que siento es más grande que todo lo que viví hasta el momento

y te aseguro que no miento,

sigo fuera de tu casa, sentado en una roca recordándote

y perdiendo el aliento,

sólo soy un ser humano, no estaré aquí por siempre

pero por ti haré el intento…

Carta a la Luna 56 – Viaje Lunar, día 4

El astronauta, sentado fuera del hogar de la Luna, meditaba rodeado por su recuerdo infinito y el cariño a esa sonrisa eterna, mientras el miedo agonizaba en su interior, cogió papel, un lápiz y escribió:

Para ti es mi primera sonrisa del día y la última también,

las canciones que dejo en libertad para ponerle ritmo a lo que siento,

desde ti, alba, atardecer y la primera luz estelar…el clima perfecto.

Para ti, lo que escribo, dibujo, ésta sonrisa y hasta mis sueños,

esta energía añadida latiendo por mis venas cada vez que te veo,

desde ti, una ilusión espacial que abrazo fuerte y no puedo soltar.

Para ti, mi creatividad y mi vida enamorada de la tuya,

eres el motor del mecanismo universal que me hace funcionar,

desde ti, esa sonrisa preciosa que siempre vuelvo a recordar.

Para ti es mi manía de quererte tanto, siempre que estoy contigo,

a mi lado o en mi mente, tú me haces fuerte, sólo por estar ahí,

desde ti, esa magia que pensé no existía y que ahora veo frente a mi.

Carta a la Luna 53 – Viaje lunar, día 1

Contigo tengo una sonrisa por cada una de mis tonterías,

una mirada que se engancha y no termina,

un pequeño golpe en el hombro o un dibujo sobre mi.

Contigo tengo la creatividad pegando saltos todo el día,

y una emoción que nunca baja y que te admira,

un sentimiento que no viví en toda mi vida.

Contigo tengo la ilusión a flor de piel como rutina,

el corazón bien abrigado por el motor de la esperanza,

mil preguntas y sólo una respuesta que se llama como tú.

Contigo ser feliz es más completo y el momento es eterno,

yo lo pienso y tu lo dices, o lo pensamos y lo decimos al mismo tiempo,

compartimos algo grande que no se explicar muy bien pero lo siento,

contigo a mi lado o en mi pecho es mucho mas bonito, estar vivo y sonriendo.