Carta a la Luna 350 – Medianoche y más

Medianoche, escribiendo en una estrella
desechando, sin problema mis ideas
el espacio ahora gira, entre vértigo y caída
soy de mi, ahora de todos
estoy rodeado, estoy solo

Medianoche, asomado a la ventana de mi vida
sujetando fuerte al corazón en la cornisa
el espacio ahora sabe a despedida
soy momentos, poco eterno
tanto frío, aún latiendo

Medianoche, a la sombra de un recuerdo
anestesia enamorada, pateando el proceso
el espacio ahora fluye más despacio
soy el mismo, ahora extraño
soy la huella, dando un paso.

Carta a la Luna 348 – Aurora

Descifré el laberinto en mis huellas
mientras besan estos textos de papel
amarré mi corazón a una sirena
se perdió en las olas sin volver

Anudé fuerte al viento mis ideas
encontré algún recuerdo en la arena
me senté a respirar bajo una estrella
y soñando abracé algo de ella

La tormenta en concierto desde dentro
el final que aquí empieza a crecer
la princesa, el dragón y este cuento
estas noches que quisiera amanecer.

Carta a la Luna 183 – De mi

El fantasma de mi barrio se acercó a mi cabeza, el ruido de mis calles empieza, oscuro el espacio, las estrellas se alejan, cometas agotados caminan y no vuelan, yo sigo con mi viaje, no llevo equipaje… y sigo enamorado de ti, no sé que será de mi.

El recuerdo a patadas me despierta ideas, el triste argumento del silencio me espera, colores y paisajes de lugares remotos, quedaron en mi sueños y todos se me han roto, despierto en mi viaje, dentro de este traje…y sigo loco por ti…no sé que será de mi.

El momento que regresa, ya no sienta cabeza, el recuerdo de tus ojos, el sonido de tu risa, el calor entre mis manos, la musa en tu sonrisa, aprendí a esperar, a no tener prisa, yo sigo en tu camino, muero pero siempre revivo…y sigo respirando por ti…no sé que será de mi.

Carta a la Luna 59 – Viaje Lunar, día 7

Cuando vi esa foto tuya sonriendo…cuando me noto enamorado,

cuando sentí ese escalofrío que me asusta ya no saber disimular,

cuando decidí confiar en un viaje final, cuando te empecé a extrañar.

Cuando paseo por el espacio y creo reconocer tu energía conmigo,

cuando me sudan las manos, cuando me gusta que me pongas nervioso,

cuando te pongo una canción para verte feliz y tal vez cantarla contigo.

Cuando no estás pero te quedas recorriéndome el cuerpo y las ideas,

cuando mis dedos se ponen a trabajar en las palabras que no puedo decir,

cuando recuerdo lo intenso de nuestro abrazo, cuando me hiciste revivir.

Cuando sé que falta poco para volver a verte, y me emociona imaginarlo,

cuando me siento un tonto ilusionado con un sueño, cuando te quiero tanto,

cuando estés aquí y me tiemblen las piernas, cuando siento que no aguanto.