Carta a la Luna 383 – Sin idea

Hay tanto que no sabes de mi
como el peso de mis pasos
haciéndose ligeros, por sordera
hay tanto, luna, que no ves desde allí
como el pecho abierto, ahora blindado
la verdad que ves como mentira
esa razón que no sé por qué, no confía
no viste que quedé sin aire un día
y no llegué latiendo a la noche
esa noche, que duró tanto
pero sigo aún andando
paso a paso, hasta el final
viendo todo terminar
yo empiezo un nuevo viaje
sin lugar para equipaje
si no puedes, si no quieres
si decides que no entiendes
todo bien, sin despedida
yo ya voy a la deriva y sin parar
sólo puedo continuar, viajando al sur
ya no busco, ya no sé dónde estás tu
es absurdo, pero sin embargo, es
siempre cuando todo se termina
ves más claro, ves la herida…

Carta a la luna 25

El astronauta ya no tiene nada porque lo perdió todo, no puede culpar a nadie más que a su horrible manía que aún existe, y persiste, y que espera derrotar…necesita confiar, ya no está la luna sonriendo…ya no la está viendo. Llorar no es más una opción, sino apretar bien los dientes y afrontar las consecuencias, pelear como nunca lo pensó…

Un día más volví a fallar, lo volví a hacer mal

y me siento tan lejos de ti y con razón,

me perdí y le hice daño al corazón…

Este viaje ahora tiene que cambiar, ya no te veo allí a lo lejos

ahora todo está oscuro y viajo solo…siento miedo de verdad

pero no puedo rendirme aunque me muera, no puedo flaquear…

Creo en esto por alguna razón que no entiendo del todo,

yo sabía que era ya imposible de algún modo

yo y la luna, parece algo totalmente irreal…

pero es que no puedo volver, a pesar de lo que hago mal

se que realmente puedo mejorar…

Sé que en cierta forma ya perdí, pero tengo que confiar, por mi vida,

tengo que confiar…sé que he abierto una herida que duele,

pero se que la puedo sanar, y nunca más volver a fallar

si he de morir lo haré siendo yo mismo y no una caricatura vulgar,

seré mi mejor versión siempre, no voy a parar.