Carta a la Luna 369 – Miedo a las alturas

Viví en este lugar, soñando con una sonrisa
algo pronto va a pasar, camino por la cornisa
me hice amigo del bien y del mal, crucé la linea del miedo
escribiendo vuelvo a hablar y prefiero siempre estar contento

El principio es el final, partido ahora estoy completo
nunca quise renunciar a seguir haciéndome viejo
me hice artista personal, sin respirar, de la luna
salté del planeta sin más y tengo miedo a las alturas…

Carta a la Luna 300 – Después de todo sigo aquí

Después de trescientas cartas
sigo escribiéndole a la luna
sigo entre estrellas, entre tantas
pero similar, ninguna
después de un golpe de suerte
y otro del olvido
después del tiempo
aquí sigo vivo.

Después del pasado
sólo tengo presente
voy más desgastado
pero jamás ausente
un beso y sonrisa
aprendí por fin a verte.

Después pero antes
que sea tan tarde
después de hablar tanto
y al final, en realidad, nadie sabe
después todo, es igual
después, volveré a estar.

Carta a la Luna 187 – Ojalá estuvieras

Estuviste siempre ahí, al salvarme de mi mismo, eres esa medicina y una dulce enfermedad, me volviste a inspirar, lo que dice tu mirada sin hablar es espacial, energía que alimenta cada carta hambrienta, me haces mucho bien y no sé si te das cuenta, sé que puedo esperar, pero a veces es difícil porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Saliendo de un abismo, con tu mano en la mía, el universo estalló, empezó a llover color y el silencio me gritó, tu sonrisa es una droga espacial recorriéndome las venas, yo intentaré llegar en una pieza, te quisiera encontrar aunque me pierda, pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Entre el espacio y la pared, a veces yendo al revés, eres musa inevitable, batería infinita entre mis manos y el papel, me empecé a mover cuando aprendí a no correr, empecé a respirar casi sin aire a tu lado y reviví, tengo tanto para ti…pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.