Carta a la Luna 363 – Peor el sol

Caminando por la noche y el espacio
apretando en las manos una carta
no me importa el final, porque tiene que llegar
y la luna ya no sale, por aquí no se ve a nadie
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando paso a paso, muy despacio
me acompaña un recuerdo que no calla
la cordura es pesada, la dejé por ahí tirada
y la luna se ha marchado, ni un cuarto ha quedado
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando, hace frío, no me paro
voy curado por haberme enfermado
las estrellas despertando, todo otra vez girando
y la luna está dormida, se olvidó la despedida
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Carta a la Luna 103 – Girando

Girando en una esquina del espacio, otra vez te vuelvo a ver,
viajo ahora muy lento y muy despacio, aprendí a no correr,
voy soñando con tus labios entonando en el silencio una canción,
que me habla de los dos y me enciende como un rayo el corazón, 

Girando en la curva de tu sonrisa, aprendí en un segundo a renacer,
viajo sólo y no me rajo ni un momento siempre que te pueda ver,
voy soñando por tu galaxia con mis brazos amarrados a tu piel,
aunque sólo sea un sueño, se siente increíblemente bien.

Girando en la estrella, que ilumina con un guiño mi camino hacia ti,
viajo sólo, muy contento e inspirado en la magia de tu efecto en mi,
voy soñando que aterrizo en el patio de tu casa y te digo que te quiero,
la verdad es que aún no llego, pero todavía me muevo, te aseguro no me rindo,
quisiera no morir nunca, por si el tiempo caprichoso hace el viaje infinito,
porque sé que es verdadero, el que golpea en mi pecho, preguntándome por ti.