Carta a la luna 357 – Viaje y cambio

El sol cayó dormido, llueve en sal
el universo encendido, vuelve a gritar
nada más que un latido y todo acabó
este traje de cera se marchitó

El aire sigue extinto, todo acabó
lo que golpeaba en el pecho, no resistió
nada más que el abismo y todo empezó
la historia en las estrellas se fracturó

La melodía indigente, hoy renunció
cerré los ojos muy fuerte y todo vibró
nada más que un instante y algo murió
el viaje por la galaxia pronto cambió…

Carta a la Luna 272 – Cosas pasan

Superstición
y premonición
mente demente
corazón potente
grito, ruido y vibración
destrucción sentimental
mente de madera
corazón de metal
oxidándose en tu sonrisa
lejana y ajena ahora a mi
sin dinero para el rescate
asfixiado y sin aguante
brisa cero en mis ventanas
noche entera en mis mañanas
destino sin piedad
ciego por luchar
escapista y camino sin final
media luz entre sombras
sol calentándome las sobras
caminando caminar
no parar y es verdad
que todo fue mentira
o el movimiento previo a esquivar
ensayar, la función debe continuar
es igual, todo gira por girar
el destino y su siniestro
arrancándome el camino
y mis manos sin parar
escribiendo
regalándome a trozos sin parar
para ti y para mi
a la luna o a ninguna
a la vida que empieza
para poderse terminar
a pasar sin encontrarnos
si prefieres, ignorarlo
a pesar de lo que siento
si revivo o si muero
lo que quiero es lo de menos
mientras muerdo la galaxia
para que no se me pierda
mientras relleno el espacio
de tu cero a la izquierda.

Carta a la Luna 233 – Quisiera junto a ti

Quisiera ser de hierro y aguantar un poco más, la lluvia oxidaría las tierras al sur de mis ojos, quisiera ser eterno sólo para poderte acompañar por tu historia y empezar juntos al final, quisiera que quisieras regresar, quisiera el corazón libre de conflicto, quisiera otra sonrisa tuya, quisiera tanto junto a ti…

Quisiera ser aire puro y ayudarte a respirar, ser alas para tu risa y poderte abrazar, quisiera ser las manos en tus manos, el astronauta enamorado de la luna con algún final feliz, quisiera que quisieras dar la vuelta y regresar, quisiera el corazón alegre como un niño, quisiera otra vez esa mirada, quisiera tanto junto a ti…

Quisiera demostrarte lo posible en lo imposible, por la noche junto a ti por la galaxia a pasear, quisiera que te creas mi verdad y que sientas sin pensar, aún puedo esperar, quisiera que quisieras venirme a buscar, quisiera el corazón curado de este dolor, quisiera otra vez tu energía espacial, quisiera tanto junto a ti…

Carta a la Luna 181 – Entre nubes

Entre nubes viejas espaciales, hay efectos especiales y se nubla la razón, entre el lápiz y mis manos hay un nexo, siento fuego, el papel resistirá, entre el cielo y el infierno, la galaxia y tú, entre música estridente hoy me pierdo y no estoy, entre estrellas y cometas nada vibra sin tu voz.

Entre golpes, meteoritos no me dejan maniobrar, hay defectos especiales pero voy a continuar, entre tanto mis latido necesitan ser oídos, entre todo lo que tengo y lo que he perdido, tu mirada está presente, entre el frío del ambiente tu calor se me grabó, entre estrellas y cometas, si no estás no hay color.

Entre todo lo que quiero, tú siempre estás primero, aunque duela y me mantenga respirando de ilusión, siento tanto, si te veo, siento más si eres feliz, entre mares y siluetas juro que una vez te vi, hace años, ya soñaba con tu vida, utopía en carne y hueso que se hizo realidad, pero quizás, no pueda llegar a ti, aún así, jamás me voy a rendir, entre la suerte y el uno por ciento, entre el milagro y todo lo que siento…entre tantos universos, si no estás, no está completo…

Carta a la Luna 178 – Escribiendo para ti

Esta noche, escribiendo para ti todo es mejor, cada texto empezando en el corazón, tu recuerdo como el cielo sobre mi, si te escribo te revivo y parece que estás junto a mi, eres luna en la galaxia, la mujer y la elegancia, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti te puedo ver, si recuerdo tu sonrisa, el pecho late a prisa, tu recuerdo mi pretexto para volver a sentir, si te escribo te abrazo a lo lejos y parece que una fiesta se organiza desde dentro, la mujer más espacial, luna nueva especial, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti bella mujer, incendiaste el espacio, me enseñaste a creer, tu recuerdo es muy fuerte, todo el tiempo y de repente, si te escribo me confieso de algún modo, te confieso que cada día me enamoro otra vez, la mujer más sorprendente, orbitando en mi mente, agradezco a la suerte por tu vida y por quererte, desde el alba, eres mi inspiración.

Carta a la Luna 167 – A veces, confieso

A veces creo que prefiero no saber, a la mentira en la verdad, prefiero tu sonrisa en mi mente, o si aparece de repente, prefiero nada seguro, prefiero casualidad, y las miradas desde dentro, la palabra desde el pecho, prefiero encontrarte o morir en el intento, prefiero escribirte en cada carta lo que siento y aunque lejos, quererte de verdad.

A veces siento que no llego, pero sigo respirando, a veces creo que voy cantando y el viaje es aún mejor, siento algo por dentro, todo el día está latiendo al compás de esa canción, siento que no cabe el corazón, siento que a veces no puedo, pero te observo, me pongo a escribirte en cada carta lo que soy y lo que eres para mi, todo lo que tengo aquí lo doy.

A veces creo que me prefiero perder en tus corrientes estelares, contarte los lunares para no perder el juicio, esto no es un sacrificio, esto es absoluta libertad, porque prefiero apagarme en tú soplido, que incendiarme en el desquicio del olvido personal, es que prefiero, sin dudar, un sólo momento en tú mirada, sumergido en la galaxia, que tenerlo todo en mi mundo y no tener nada de nada, prefiero escribirte y dedicarte cada día…un momento de mi vida espacial.

Carta a la Luna 92 – Viaje Lunar 2 – Día 5

Con la sinceridad a niveles espaciales,
te digo que te quiero y que te espero,
viví en el mar, luego volé a otra ciudad
y ahora soy astronauta en cero gravedad,
no estoy loco, pero me faltó poco,
ahora estoy contento y te siento hasta en el viento,
no soy del cuento ni el príncipe ni el dragón,
mientras pelean soy el que trepa a tu balcón,
ese que sueña mientras dibuja un corazón,
el que sonríe cuando escucha tu canción,
soy este tipo que no se quiere rendir,
ese que haría lo que sea…por verte feliz.

Estoy seguro que no soy el primero,
pero tal vez sea el único que en tú galaxia es forastero
por una oportunidad, perdida en un millón,
de poderte tocar y tenerte a mi lado,
no estoy solo, tu siempre estas conmigo al volar,
yo quiero darte un abrazo estelar…
de esos que dejan huella y que se suelen extrañar,
yo quiero ser ese motivo principal
para que sonrías y tengas ganas de cantar,
soy la esperanza de ese que late en mi pecho,
ese que viaja sin parar y va derecho,
soy este tipo que te puede asegurar,
el infinito no se puede comparar
cuando apareces y me pones a temblar,
la existencia es muchísimo mejor, si es contigo.

Carta a la Luna 52 – Buen viaje

Te vas de paseo a visitar otra galaxia, pero aquí conmigo siempre estás,

en las canciones que más quiero y el instante donde empieza mi alegría,

sigues siendo lo más lindo que veo, oigo y siento todos los días…

Aquí yo cuido de tu espacio, cada mañana te veré ahí sentada sonriendo,

y por las noches si tengo suerte, esperándome en algún sueño…

Yo caliento el corazón entre mis manos para escribirte alguna oración,

mientras tu energía, que es fuerte y se queda, me regala inspiración.

Hice un alto en mi camino y me detengo un momento a descansar,

y les cuento una historia a las estrellas que se tuvieron que quedar,

sobre un tipo nadando entre nebulosas a la luz de una princesa espacial.

Estar aquí con tu recuerdo y aún sintiéndote tan fuerte me asusta un poco,

no entiendo a veces este magnetismo inevitable, pero sé que no estoy loco.

Me despertaste de manera irreversible, ya no estoy varado, ahora fluyo…

luna viajera, jamás sentí tanto como lo que siento con sólo estar cerca tuyo.

Buen viaje y no temas volar, sonríe no te muerdas las uñas y ponte a cantar…

este astronauta enamorado, aquí escribiendo contento, te va a esperar.

Carta a la luna 24 – A veces

A veces, pido tardes para mi y olvido que me regalas las mejores mañanas,

todas las semanas y mi día ya es mejor…

que como tú no hay dos, ni una y ni siquiera media…

lo recuerdo cuando sonríes y me ragálas tu calor

y esos ojos de universos con estrellas

Y es que a veces hasta digo que me rindo y que me voy, tan convencido…

sabes bien que no me muevo…solo estoy haciendo ruido…

y con paciencia y en silencio tu me vas siguiendo el juego…

¿cómo no voy a seguir viajando?…si eres el sueño que tanto quiero

Me acuerdo que te dije que daría hasta mis manos por tu amor…

¿pero entonces cómo escribirte o ponerte una canción,

para iluminarte el rostro y alegrar tu corazón?

Con poco aire en el espacio a veces me confundo…

y parezco desviar un poco el rumbo…

pero vuelvo a encontrarte en un minuto,

siempre alegre y resolviendo el problema en un segundo…

De regalo yo te traigo con un “te quiero” infinito y verdadero,

inundando la galaxia,…luna, si me pierdo ya no me altero

sacas lo mejor de mi y aquí te espero…

Y es que tú me enseñas más maneras de querer cuando me miento

cuando me siento acorralado por el frío estelar ,

eres mis ganas de luchar…

Como un dragón enamorado de la princesa, y que la quiere rescatar…

aburrido hasta los huesos de tanto pelear y asustar…

A veces te escribo y con suerte te lo digo:

Luna, eres tú, desde el alba de mi vida…

lo mejor que me ha podido pasar.

Carta a la luna 16

El astronauta, empezaba a sentir el frío colándose una vez más en su cuerpo…y las ganas de rendirse cantando por momentos, como sirenas a lo lejos…pero él había dejado todo  atrás, cada temor, cada inseguridad y cada segundo de culpa…y confiaba en este viaje y en poder llegar a ella, como no había confiado jamás en nada, no se rendiría, él seguiría…hasta llegar a la más bella, entre tantas estrellas…

Tal vez no sea tan grande como el sol,

pero lo que siento, seguro a más grados está ardiendo,

soy solo un ser humano, pero abrazado por tus ojos, soy espacial

tal vez parezca difícil, pero sé que es real,

y sin ninguna duda me voy a arriesgar

entre galaxias y sueños de verdad,

te quiero más de lo que puedes imaginar…

Tal vez no pueda llevar regalos, sólo cada uno de mis latidos

y mis besos más largos,

puedo ser de carne y hueso, pero me quiero unir contigo…

en este enorme universo, abrazarte si hace frío

y susurrarte otra vez, un “te quiero” al oído…

Tal vez no quería esperar, a dejar de respirar en mi planeta…en esa gran roca,

yo sólo quiero el aire de tu boca

y atreverme a vivir de verdad,

nada más importa, que ser feliz de verdad…

seguir emocionándome cada vez que te puedo mirar,

y sentir que todo se detiene

aunque sea sólo por un segundo,

fuera de mi mundo…

si contigo puedo estar…