Carta a la Luna 306 – Estirando el tiempo

Cada paso pisa fuerte
a veces duele
a veces puede
despistándome la calma
quiere entrar, distorsionarla
aprovecha mi cabeza en la luna
se disfraza de problema y desenfunda
el espacio es un lugar en cualquier sitio
donde hasta mi final es un principio
estirando un poco el tiempo sigo vivo
apretando el corazón aún te escribo
quiero nada y daría todo
esperando de algún modo
resumir mi eternidad
tu sonrisa, una vez más
el tal vez y un quizás
de esta historia espacial.

Carta a la Luna 299 – Dicen tanto

Dicen, que seguro cambió la estación
a pesar de lo que congeló
que se escucha hasta mi corazón
que quizás ya perdí la razón
dicen, que por fin aprendí a querer
que encontré sólo porque perdí
que seguro no pueda volver
dicen, que robé una nave espacial
de la luna y de la mujer
que por fin aprendí a esperar
que abracé una estrella fugaz
dicen, que aprendí a reírme de mi
que escribí cada día por ti
que pinté tu sonrisa en papel
dicen, que se acerca a galope el final
la mentira juega a ser verdad
que la música otra vez cantará
dicen, que la vida vuelve a girar
que un segundo sabe a eternidad
que subió y que caerá
dicen, que me importa y que así será
y tal vez lo correcto esté mal
que aún respiro y vuelvo a soñar…

Carta a la Luna 177 – Hoy te vi

Si te veo, el espacio es un punto negro al final de cada carta, si te veo, veo al universo entero frente a mi, si te veo me enamoro otra vez y hoy te vi, es perfecto estar vivo junto a ti.

Si te veo, el cielo sé cae al mar, la marea es espacial, sólo me dejo llevar, si te veo, veo musas y sirenas flotando entre las estrellas y hoy te vi, es perfecto, respirar cerca de ti.

Si te veo, es un sueño despertando en realidad, la sonrisa que sabe a eternidad, si te veo tengo todo, si te veo resucito de algún modo y hoy te vi, es perfecto, desde que te conocí.

Carta a la Luna 176 – Posiblemente

Posiblemente esté perdido, sumergido en este momento, todo el tiempo naufragando en tu recuerdo, estoy de acuerdo si no vuelvo a soñar, prefiero la realidad y tu sonrisa un segundo, que sin ti la eternidad, posiblemente esté perdido, pero siempre estás conmigo.

Posiblemente esté ausente, escapando de mi mente, todo el tiempo estás tú apareciendo, estoy de acuerdo si no logro escapar, prefiero encerrarme en lo que siento y perder por fin la llave, recordando tus mañanas en la nave, puede ser que esté perdido, pero siempre estás conmigo.

Posiblemente me mantenga enamorado, sin opción a ignorarlo, todo el tiempo escribiéndote poemas, desde el corazón que me gobierna, prefiero perderme en el espacio y perder hasta la luz, si lo último que veo eres tú…parece que estoy perdido, pero siempre estás conmigo.

Carta a la Luna 175 – En ti

En tus ojos una mañana me perdí, me dejé llevar y vi lo que había ahí, en tus ojos, filtros verdes de energía y tu verdad, en tus ojos una historia que no puede terminar, en tus ojos, ilusión y un par de musas mirando por el cristal, en tus ojos me olvidé de respirar.

En tus manos una tarde me encontré, me dejé llevar y aprendí a confiar, en tus manos un tatuaje artificial y yo tu artista personal, en tus manos el calor cuando empezaba a tiritar, en tus manos el universo en un segundo cuando te pude tocar, en tus manos es más fácil respirar.

En tu boca una sonrisa especial, una curva imposible de olvidar, en tu boca se detiene hasta el tiempo y un momento supera la eternidad, en tu boca un concierto de tu risa, esa magia en la brisa cuando te pones a hablar, en tu boca, sólo un beso es un incendio espacial, en tu boca no hace falta respirar.

Carta a la Luna 155 – Luna veintitrés

Luna veintitrés, tú energía va creciendo, hoy entré navegando desde el alba, por tu mirada y sus mares verdes como gemas, hoy no temas que la suerte es para ti, chica de plata, de risa intacta, esta mañana te encontré y naufragué en la belleza, el artista despertó de prisa, dibujé la curva en tú sonrisa, te abracé y vi el primer regalo hoy, ya no siento que no estoy, inspiraste a las estrellas al nacer.

Luna veintitrés, muchos años recogiendo las miradas, ahora inspiras mil palabras desde mi, a pesar del frío que empieza a nacer aquí, calentaste al que late y dice más sin hacer ruido, me regalaste un motivo, chica lunar, estar contigo siempre es algo espacial, a pesar que casi no pueda respirar, eres la brisa que vuelve a soplar, dibujé escuchando esa canción, que dispara la emoción, inspiraste a las estrellas al nacer.

Luna veintitrés, tantos años en tú piel, pero también en el aire, ese plus de eternidad, junto a ti no se hace tarde, hoy alguien nos recordó que dar es dar, te di un setenta por ciento y algo fresco en el aliento, por favor vuelve a cantar, no lo haces nada mal, esta mañana estabas tú al otro lado de la mesa, desconecto por un rato la cabeza y funciona el corazón, es más sabio y no miente, es verdad lo que se siente, inspiraste a este astronauta otra vez.

Carta a la Luna 153 – Tiempo y más

Ahora que no puedo de dormir, ahora que recuerdo vivir, ahora que vivo junto a ti, aunque casi no estés por aquí, ahora que sonrío y me pierdo, ahora que revivo y no muero, ahora quisiera besar, también ponerme a cantar, tengo en mis manos un texto y más, tengo un tiempo en la eternidad.

Ahora que escapé de la farsa, ahora que sé ver más allá, ahora te veo en mi ventana, aunque no te pueda tocar, ahora que cerré mi cabeza y abrí la puerta lunar, ahora quisiera abrazar, quizás volver a soñar, tengo en mis manos el fuego y más, tengo un tiempo en la eternidad.

Ahora que escapé del deshielo, ahora que caliento el sendero, ahora que te vi y no te encuentro, pero me volviste a inspirar, ahora que exilié a mis miedos, ahora que quisiera gritar, ahora un recuerdo intenso me volvió a visitar, tengo en mis manos la fuerza y más, tengo un tiempo en la eternidad.

Carta a la Luna 70

Cualquier día contigo es mejor y te lo demuestro a mi modo,

cualquiera de tus sonrisas y por dentro tiembla todo,

cualquiera de tus miradas y en un segundo me enamoro.

Cualquiera de tus palabras y cuando arrugas la nariz,

cualquiera de mis canciones si las canto junto a ti,

cualquiera de mis mañanas si te quedas cerca a mi.

Cualquier golpe en el hombro cada vez que te provoco,

cualquiera de tus abrazos y el corazón se vuelve loco,

cualquier momento tuyo y la eternidad dura muy poco.

Cualquiera de tus silencios, que me dicen mucho más,

cualquiera que sea el problema, para ti yo voy a estar,

cualquier momento es bueno para decirte que te quiero…

cualquier noche es perfecta si te encuentro en mis sueños.

Causa y Efecto – El viaje interior 4

Me gusta medir todo en términos del ahora, incluso al llamado “futuro”

porque cuando llega, es otra vez mi presente, mi “ahora”

Me considero un viajero estático de la belleza del instante,

un soñador despierto que, ahora confía en mi vida al segundo

y en lo que verdaderamente siento…

lo que pienso ya no importa mucho, porque no conocí ilusión más grande

que el pensamiento y su efecto sobre algunas cosas…

puede maquillar y quererte engañar…

Pero el sentimiento es real, cuando viaja sólo,

como lo hago yo ahora, es una proyección

de tu deseo interior, del cúmulo sensorial que te define

y que fluye de manera natural…

No piensas mucho cuando quieres reír, sólo te ríes porque así lo sientes,

y es hermoso, es real…después de reír, ¿te arrepientes de ello?

Ahora, sigo por el camino espacial, sabiendo todo lo que hice mal

y corrigiéndolo desde dentro, profundamente

sabiendo que no va a ser fácil en muchos niveles, pero, a la vez,

por la motivación que me mueve, si lo será

Los errores siempre sirven, si tu dejas que sean útiles…

si los ves como una parte intermitente del decorado de tu vida,

siempre estarán allí saturando tu escenario hasta cubrirlo totalmente…

yo prefiero ir quitándolos, para que al final,

mi universo quede sólo adornado por mi sentimiento verdadero

y mi creatividad, muchas veces impulsada por tu luz.

Necesito vivir de verdad, me engañe durante demasiado tiempo…

necesito saber lo que quiero, por más complicado que sea, e ir a por ello.

No quiero filtros, mentiras ni comodidad.

No sé lo que dure aquí, respirando, escribiendo…amando este sueño…

y recuerdo una frase de Oscar Wilde:

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto,

y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.”

Yo siento que encontré ese instante, y ahora quiero descubrirlo cada día…

y repetirlo durante el segundo presente y el siguiente.

Lo que siento es real, siempre me voy a arriesgar por un sueño…

prefiero vivir de verdad un segundo que mentirme por la eternidad.

Hoy te vuelvo a escribir Luna, y te cuento sobre mi.

Sobre la historia de un astronauta que nunca se va a rendir.