Carta a la Luna 404 – Lejos

Sigue el recuerdo, aquí pegado al suelo
me caí de una estrella, aún pienso en ella
sigue el tiempo empujando, el aire asfixiando
se perdió tras un cometa y yo en este planeta

Y escribo otra vez, al final y empecé
sin corazón y sin saber
Pero lo sé y lo sé muy bien
ahora estoy lejos, no volveré

Sigue el incendio, quemando y me enciendo
se acabó el juego, sé muy bien lo que quiero
sigue la cabeza, la memoria empieza
se tardó la conciencia, nada me interesa

Y escribo otra vez, al final y empecé
sin corazón y sin saber
Pero lo sé y lo sé muy bien
ahora estoy lejos, no volveré

Carta a la Luna 390 – Siendo

He llegado al fin, a la luz de una estrella
todo abierto hacia mi, resolviendo el dilema
fui una idea cortando el espacio
fui también prisionero del sol y fui

He iniciado el fin, perdiendo la cabeza
el latido senil, golpeando con fuerza
fui un astronauta, fui un emisario
fui también un eclipse de sol y fui

He caído al fin, al sur de este planeta
todo bien, sobreviví, sigo de una pieza
fui un sueño que ha despertado
fui también exiliado del sol y soy.

Carta a la Luna 387 – Y yo

El cielo embiste la marea en sal
silencio triste, sólo quiere gritar
y somos sombras deseando brillar
un sueño extraño, sin poder despertar

Y yo me perderé, por esa ciudad
río por no llover, era un instante de sed

El bosque sopla, el camino no está
hojas de cera, lentamente caerán
y somos voces en el eco que va
una tormenta tras mi estrella fugaz

Y yo me encontraré, cuando no hay más
escribo en mi papel, era un mensaje sin piel

Carta a la Luna 350 – Medianoche y más

Medianoche, escribiendo en una estrella
desechando, sin problema mis ideas
el espacio ahora gira, entre vértigo y caída
soy de mi, ahora de todos
estoy rodeado, estoy solo

Medianoche, asomado a la ventana de mi vida
sujetando fuerte al corazón en la cornisa
el espacio ahora sabe a despedida
soy momentos, poco eterno
tanto frío, aún latiendo

Medianoche, a la sombra de un recuerdo
anestesia enamorada, pateando el proceso
el espacio ahora fluye más despacio
soy el mismo, ahora extraño
soy la huella, dando un paso.

Carta a la Luna 305 – El tiempo de hoy

Y la lluvia habló
se calló cuando el sol despertó
la estrella partió
incendió las pupilas del tiempo
destronó al silencio eterno
vino y se marchó
mis segundos rompieron la pena
las cadenas cumplieron condena
tu sonrisa alada corrió y voló
una noche dio el paso y partió
debe ser así
por ahora el veneno es mejor
el remedio sabia a dolor
despintando la espera camino hoy
astronauta o un tipo cualquiera
quién te escribe desde el corazón
un susurro, la palabra fuera del renglón
pero aquí estoy, todavía no me voy
si quisieras, sabrías que hacer
la canción es la misma de ayer
todo parece estar bien
cierra los ojos y empieza a ver.

Carta a la Luna 299 – Dicen tanto

Dicen, que seguro cambió la estación
a pesar de lo que congeló
que se escucha hasta mi corazón
que quizás ya perdí la razón
dicen, que por fin aprendí a querer
que encontré sólo porque perdí
que seguro no pueda volver
dicen, que robé una nave espacial
de la luna y de la mujer
que por fin aprendí a esperar
que abracé una estrella fugaz
dicen, que aprendí a reírme de mi
que escribí cada día por ti
que pinté tu sonrisa en papel
dicen, que se acerca a galope el final
la mentira juega a ser verdad
que la música otra vez cantará
dicen, que la vida vuelve a girar
que un segundo sabe a eternidad
que subió y que caerá
dicen, que me importa y que así será
y tal vez lo correcto esté mal
que aún respiro y vuelvo a soñar…

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 197 – A veces creo verte

Otra vez vuelve a anochecer, cubrió una sombra la ilusión, en mi cabeza la razón se extinguió, por los caminos de mis venas, sigue viajando el calor, sobre la piel el frío me anestesió, no sé dónde fuiste a parar, ¿por qué no te puedo encontrar?, a veces creo verte pero no estás.

Otra vez vuelve a anochecer, cantó una estrella tu canción, en mi sistema tu sonido se quedó, perdí la luz y el color, perdí el aroma y el sabor, cuando te fuiste te llevaste lo mejor, no sé dónde fuiste a parar, ¿por qué ya no puedo soñar?, a veces creo verte pero no estás.

Otra vez vuelve a anochecer, perdido siento que me voy, en mi cabeza todo ya desconectó, por el recuerdo que se aferra, resiste aún mi corazón, el traje de astronauta ya se me rasgó, el aire dice que se va, mientras escribo para ti, envío en el sobre un trozo más de mi, no sé dónde fuiste a parar, si estas palabras llegarán, a veces creo verte pero no estás.

Carta a la Luna 189 – Poder llegar

Mis brazos alrededor de la luna, de ti, o de ninguna, alrededor de un sueño, desperté, mis ojos sumergidos en los tuyos, se apaga todo el ruido y flotando sin pensar, en tu sonido espacial, imaginé llegar, una noche, conectado a una estrella, enchufado a tu belleza lunar, el deseo a mi vida fugaz siempre fue, resistir y poder llegar.

Mi mente de repente, ya no sirve, el pecho me advierte, que soy libre quisiera abrazarte otra vez, quisiera acercarme y poder decirte que te quiero, decirte que te espero, me muevo ahora ya sin parar, ahora mismo, si muero me da igual, siempre me vuelves a reanimar, cuando te siento, aunque no estás, sabré resistir y espero poder llegar.

Mis manos dibujando tu sonrisa, mis poros respirando de tu brisa, quisiera tanto y me vuelvo a olvidar, entiendo que ahora sé caminar, paso a paso, ahora tengo claro que no hay descanso, por ti me alejé de la falsa seguridad, salté a el espacio en un viaje final, sin regreso, porque me gusta hasta tu forma de parpadear…espero resistir y tal vez, un día, poder llegar.