Carta a la Luna 314 – Paisajes y pasajes

Constelación sabor a sal
agujeros negros, gravedad parcial
salto al vacío y toco el mar
rompiendo las olas sabré naufragar

Paseo inmerso, paseo espacial
bloqueo adverso de tanto pensar
desprendió el silencio, se sumergió
ya pagué el precio, estoy mejor

Pasos tras mis pasos, ya no estoy
mientras me desgasto, mientras me voy
mantra germinando en bosque estelar
hoy por las venas, por fin, libertad.

Carta a la Luna 301 – Rumbo cero

Rápido, me gatillo en respuesta
a la pregunta espacial de mi final
entre estrellas hubo encuesta
apostaron que no respiro de verdad
¿fui un loco por quererte?
¿fui más cuerdo por callar?
nada importa en realidad
el camino va a acabar
y empezar en otro giro
eterno, extraño, tan voraz
astronauta, más o menos
luna llena, sonreirás
las heridas siempre cierran
y las huellas quedarán
siempre te miré con el iris de mi vida
y soñé por el espacio estelar
recordé la canción sobre un tipo
que te vino a buscar…

Carta a la Luna 298 – Cercano a lo lejos

Encierro abierto y campo espacial
libertad que interpreta el silencio
melodía inquilina lunar
haciéndome eco
estoy muy despierto
descifrando el principio final
voz alada rompiendo a cantar
un susurro ganando terreno
y este cuento, estoy más atento
afluencia en masa estelar
los cometas partiendo al llegar
grados menos y gravedad cero
ya no me detengo y no me contengo
precipicio sensual sideral
la mirada de nunca acabar
astronauta, escribo sin pausa
revivo en papel algo más
sonrisa en tsunami del mar
quemando este hielo
quebrando el cielo
el desgaste hoy me dejó nuevo
la caída me pone de pie
y el dolor me cura el cuerpo
y siento la piel, latiendo otra vez.

Carta a la Luna 92 – Viaje Lunar 2 – Día 5

Con la sinceridad a niveles espaciales,
te digo que te quiero y que te espero,
viví en el mar, luego volé a otra ciudad
y ahora soy astronauta en cero gravedad,
no estoy loco, pero me faltó poco,
ahora estoy contento y te siento hasta en el viento,
no soy del cuento ni el príncipe ni el dragón,
mientras pelean soy el que trepa a tu balcón,
ese que sueña mientras dibuja un corazón,
el que sonríe cuando escucha tu canción,
soy este tipo que no se quiere rendir,
ese que haría lo que sea…por verte feliz.

Estoy seguro que no soy el primero,
pero tal vez sea el único que en tú galaxia es forastero
por una oportunidad, perdida en un millón,
de poderte tocar y tenerte a mi lado,
no estoy solo, tu siempre estas conmigo al volar,
yo quiero darte un abrazo estelar…
de esos que dejan huella y que se suelen extrañar,
yo quiero ser ese motivo principal
para que sonrías y tengas ganas de cantar,
soy la esperanza de ese que late en mi pecho,
ese que viaja sin parar y va derecho,
soy este tipo que te puede asegurar,
el infinito no se puede comparar
cuando apareces y me pones a temblar,
la existencia es muchísimo mejor, si es contigo.

Carta a la Luna 51 – Te vi

Te vi la primera vez a nivel del mar agitando las mareas,

y ahora me agitas el corazón a un nivel totalmente espacial…

tú me inspiras como no creí fuera posible en esta vida.

Te vi y me contagiaste un mal de amores que no tiene cura,

una sonrisa increíble que ningún espejo podría imitar,

un beso que fue como un trueno y me puso a soñar.

Te vi y tu efecto fue como un big-bang en mi mente,

se me derrumbo todo lo conocido y construí un viaje estelar,

para estar cerca a ti, para poderte abrazar en una carta todos los días,

eres también esa música que amo y en el dibujo perfecto, el trazo final.

Te vi hoy otra vez y agradezco estar aquí en tu tiempo, y en este lugar,

compartiendo alguna risa y estrenando mis latidos sólo al oírte hablar,

Me haces sentir tanto por dentro que a veces parece que no lo puedo contener,

es difícil, pero me hace sentir tan vivo…tanta energía, me diste un motivo.

No cambiaría por nada en el mundo, cada segundo contigo.

Carta a la Luna 38 – Viaje

El astronauta lanza una carta más, confiando que el espacio la haga llegar a los ojos de la Luna…hoy es la número 38 y su corazón late igual de fuerte y un poco más, que la primera vez que escribió para ella…El espacio parece turbio y calcula que éste clima le acompañe una semana…pero no siente miedo, esta vez viaja con calma…

 

Hay momentos en los que te siento al lado mío, siempre te llevo conmigo,

los recuerdos de ti son como tatuajes en mis sentidos…

hoy viajo por un camino nebuloso pero contento, tu sonrisa la llevo dentro.

Llevo conmigo tu alegría como único equipaje y mis latidos en aumento,

la suerte de poder decirte lo que siento,

desde que te encontré, sin haberte buscado…

ahora parece que viajo sólo pero la verdad, nunca estuve mejor acompañado.

Hoy me despido sólo por un rato, pero me llevo tus canciones que ahora canto,

tú mañana cantaras en un concierto estelar, serás feliz y eso me gusta tanto…

hoy que viajo, sólo quería decirte que me haces bien…no sabes cuánto…

Carta a la Luna 34

En la oscuridad del espacio, iluminas para recordarme la belleza,

oculta en cada segundo de mi viaje y el pecho golpea con fuerza.

En la curva del final de tu sonrisa esta alojada la curiosidad de mi alegría,

al flotar entre estrellas silenciosas, es tu risa la música que me abriga.

En la punta de mis dedos, nace palabra a palabra, cada carta que me inspiras

te agradezco lo que significas para mi, escribiéndolo día a día.

En ésta inmensidad, tu creatividad y energía vibran, se expanden, déjalas volar

porque es ahí donde empieza tu propia alegría estelar que no deja de brillar

eres el instante más intenso expandido al infinito que éste astronauta

ha podido experimentar

Carta a la luna 24 – A veces

A veces, pido tardes para mi y olvido que me regalas las mejores mañanas,

todas las semanas y mi día ya es mejor…

que como tú no hay dos, ni una y ni siquiera media…

lo recuerdo cuando sonríes y me ragálas tu calor

y esos ojos de universos con estrellas

Y es que a veces hasta digo que me rindo y que me voy, tan convencido…

sabes bien que no me muevo…solo estoy haciendo ruido…

y con paciencia y en silencio tu me vas siguiendo el juego…

¿cómo no voy a seguir viajando?…si eres el sueño que tanto quiero

Me acuerdo que te dije que daría hasta mis manos por tu amor…

¿pero entonces cómo escribirte o ponerte una canción,

para iluminarte el rostro y alegrar tu corazón?

Con poco aire en el espacio a veces me confundo…

y parezco desviar un poco el rumbo…

pero vuelvo a encontrarte en un minuto,

siempre alegre y resolviendo el problema en un segundo…

De regalo yo te traigo con un “te quiero” infinito y verdadero,

inundando la galaxia,…luna, si me pierdo ya no me altero

sacas lo mejor de mi y aquí te espero…

Y es que tú me enseñas más maneras de querer cuando me miento

cuando me siento acorralado por el frío estelar ,

eres mis ganas de luchar…

Como un dragón enamorado de la princesa, y que la quiere rescatar…

aburrido hasta los huesos de tanto pelear y asustar…

A veces te escribo y con suerte te lo digo:

Luna, eres tú, desde el alba de mi vida…

lo mejor que me ha podido pasar.

Carta a la Luna 23 – Te…

El astronauta, en su viaje a la luna, esta noche, como ninguna, la quiere tanto y mucho más…solo sentimiento puede respirar y se prepara a escribirle una carta, una vez más…

Te miraría, hasta gastar mis ojos y luego seguiría con el corazón.

Cuando te miro siento que me olvido del temor

y todo es posible entre esas lunas verdes

y el magnetismo entre los dos…

Te abrazaría, hasta perder la fuerza en mis brazos…

y luego me cosería a tu razón para anestesiarla un rato

y ser libres y ya no sentir dolor…

Te besaría, cada día hasta poner celoso al universo

y me inventaría en un minuto en tus labios,

algún verso que censure al “control” entre tú y yo…

Te contaría, cada noche una historia de amor

entre un hombre y la luna…y sobre el fracaso del temor

cuando se quiere, cuando se encuentra

lo que encontraron esos dos…

Te alentaría, cada día a incendiar tus ganas por crear

Me gusta ver el arte que eres capaz de inventar,

y no te puedo dejar de admirar…

Te confesaría, que me quiero perder en tu cintura

y caminar por la curva de la sonrisa de cada respirar

que tú me sueles inspirar…

Te cantaría, cada mañana al despertar,

en honor a tu belleza y a tu energía estelar…

Terminaría cada día con un beso y un “te quiero”,

para darte algo que soñar…